RebeldeMule

ZEROCALCARE (1983)

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones...

ZEROCALCARE (1983)

Nota Dom Abr 23, 2017 10:09 pm
Zerocalcare
Michele Rech

Portada
(Página oficial | Wikipedia | Twitter I Tebeosfera)


Introducción

    [fuente] Zerocalcare es el seudónimo de Michele Rech. Nacido en Arezzo, Italia, el 12 de diciembre de 1983.

    Es un dibujante de cómics e ilustrador italiano. Su trayectoria artística comenzó cuando, al terminar la educación obligatoria con dieciocho años, ilustró en julio de 2001 los acontecimientos de la Contracumbre del G8 en Génova. En sus inicios también publicó en fanzines fotocopiados y diseñó carteles para conciertos de punk hardcore, lo que sigue haciendo regularmente. Desde entonces, ha colaborado en varias publicaciones, como Liberazione, La Repubblica XL o la revista Mamma!.

    A finales de 2011 autoeditó su primer libro, La profecía del armadillo, un éxito popular que, al ser reeditado en color por la editorial BAO Publishing, le valió el Gran Guinigi, el premio más importante del cómic italiano, y lo dio a conocer a una gran masa de lectores.

    Sus siguientes obras han sido Un polpo alla gola (2012), Ogni maledetto lunedì su due (2013), Dodici (2013), Dimentica il mio nome (2014), L'elenco telefonico degli accolli (2015) y Kobane Calling (2016), todas ellas destacadas en lo más alto de las listas de los libros más vendidos durante varias semanas tras su publicación.

    Zerocalcare es sin duda uno de los mayores de referentes del cómic europeo, y su éxito lo ha llevado a despachar más de dos millones y medio de ejemplares en apenas cinco años.

Natàlia Farré, en El Periódico, el 8 de mayo del 2016, escribió:Viene de la cultura marginal. Es punk. Es más que punk, es 'straight edge' (un subgrupo que abomina del tabaco, del alcohol y de las drogas). Y es un fenómeno de masas en Italia. Una contradicción que supera siendo lo más "coherente" posible. Sigue estando donde estaba; eso quiere decir que sigue formando parte de los mismos movimientos sociales y contraculturales en los que militaba hace cinco años, antes del éxito, y viviendo en la Rebibbia, un barrio del extrarradio romano que no piensa abandonar. Eso sí, ahora vive mejor. "Puedo pagar el alquiler", afirma. Es Zerocalcare (Arezzo, 1983), un autor de cómics con dos millones de ejemplares vendidos de sus obras. La primera de las cuales, La profecía del armadillo, salió en el 2011 y acaba de editar en España Reservoir Books.

El nombre de guerra (en realidad se llama Michele Rech) lo sacó de un anuncio antical, y la inspiración para su primera obra gráfica, de la muerte de una amiga: "Es 100% autobiográfica; incluso los nombres de las personas son reales", apunta. El objetivo no era tanto exorcizar el dolor por la desaparición como retener la memoria de la fallecida: "En la escena alternativa sabemos cómo recordar a nuestros muertos: un concierto, una pintada en un muro, una manifestación. Pero Camille no pertenecía a este mundo. Y todas estas maneras de recordar no funcionaban para ella. Quería evitar que dentro de 30 años no fuera más que un meteoro atravesando mi vida. Y lo único que sé hacer son cómics, así que pensé en hacer uno para fijar su recuerdo en mi cabeza", afirma.

Así nació 'La profecía del armadillo'; el armadillo en cuestión no es más que su conciencia. El porqué de la elección tiene explicación: "El armadillo es el animal sociópata por excelencia, se encierra en sí mismo; y esta es una historia de sociopatía, y el armadillo representa la parte más introvertida de mi esencia". Pese a sus afirmaciones, no es una crónica dramática o quizá sí, pero el humor y la ironía que destila la hacen más que digerible.

"Meto la ironía por delante para protegerme. Lo que me estimula a hacer cómics son siempre, siempre, cosas tristes. Disuelvo este aspecto con elementos humorísticos y con la ironía. No quiero que la gente me trate de llorón", confiesa. El resultado es una divertida autoparodia que ha llegado a todas las generaciones y grupos sociales. Los ejemplares vendidos lo atestiguan, y las colas de estos días en Barcelona (ha sido uno de los invitados del Salón del Cómic) para conseguir una firma suya, también. El jueves pasado en la librería Le Nuvole no cabía ni un alfiler. La mayoría de los presentes eran compatriotas, pero es que en Italia Zerocalcare ya va por la séptima obra y, además, el año pasado fue finalista del premio Strega, la máxima distinción literaria del país.


Los cómics te romperán el corazón

El joven historietista atribuye el éxito de 'La profecía del armadillo' a dos motivos: "La necesidad de mi generación de verse retratada. Se había hecho en cine, en series y en novelas, pero no en cómic. Llené ese vacío"; y a las muchas referencias a la cultura popular que hay en el libro, que "hacen que todo el mundo se reconozca". La transversalidad de la obra la achaca a una realidad innegable: "Hay unos denominadores comunes que compartimos todos los que vivimos este periodo histórico que no dependen del movimiento político al cual perteneces, como la inseguridad, la incerteza, el miedo, la fragilidad... Mis historias hablan de eso", reflexiona.

Pero ni quiere ser ni se siente portavoz de una generación de futuro y presente inciertos: "Muchos de mis amigos están donde estaba yo hace cuatro años. Sin dar un paso adelante ni construir nada, de trabajo precario de seis meses a trabajo precario de seis meses. Yo llegué a volver a casa de mi madre porque no podía pagar el alquiler", se lamenta.

Ahora la vida le ha cambiado pero no sin cierto sufrimiento. "Desde que hago cómics me han roto mil veces el corazón. Vengo de un mundo en el que cuando arrestan a alguien, rápidamente se hace un gesto, una viñeta de solidaridad con el arrestado. Ahora no tengo tiempo material de participar en todas las causas que me piden, y muchos piensan que ya no me interesa y lo ven como una traición. Para mí es doloroso". De ahí el tatuaje que luce en el antebrazo derecho: 'I fumetti ti spezzeranno il cuore' (Los cómics te romperán el corazón). "Una cita de Jack Kirby", aclara.

    Otros comentarios:
    :str: Entrevista en Wired (en italiano): Vimeo




Bibliografía

    La profezia dell'armadillo - (BAO Publishing, 2011)
    Un polpo alla gola (BAO Publishing, 2012)
    Ogni maledetto lunedì su due (BAO Publishing, 2013)
    Dodici (BAO Publishing, 2013)
    Dimentica il mio nome (BAO Publishing, 2014)
    L'elenco telefonico degli accolli (BAO Publishing, 2015)
    Kobane Calling (Bao Publishing, 2016)




Obra



[ Add all 2 links to your ed2k client ]

Re: ZEROCALCARE (1983-...)

Nota Lun Abr 24, 2017 10:43 am
Sobre La profecía del armadillo

    Al saber de la muerte de Camille, amiga de la infancia y primer amor de Zerocalcare, el autor y su voz interior, representada por un armadillo gigante, evocan con grandes dosis de humor la dicha y los traumas de la adolescencia. Juntos se ven empujados a una espiral de rememoración y flashbacks para conformar el tejido de su vida. La profecía del armadillo supuso el descubrimiento de uno de los mayores talentos del cómic italiano de los últimos años. El estilo fresco y original de Zerocalcare le valió un reconocimiento que lo ha llevado a la más alta cumbre de la historieta dibujada, y los personajes principales del libro se han convertido ambos en icónicos. De hecho, una de las singularidades de la historieta son las dos figuras que la protagonizan: por un lado, el mismo autor; por el otro, el Armadillo, que representa su voz interior, la conciencia del dibujante. Las escenas en las que, con grandes dosis de humor, evoca antiguos días se van sucediendo para conformar el tejido de su vida.

Sergio Benítez, el 23 de agosto de 2016, en Fan Cueva escribió:De auténtica sorpresa podría calificarse a lo que Reservoir Books, uno de los muchísimos sellos que se cobijan bajo ese gigante que es Random House Mondadori, nos traía no hace mucho: un tebeo italiano “independiente” —entendamos por tal en el ámbito del mundo de la publicación en el citado país a aquello que no es ni Panini ni Sergio Bonnelli— que habiendo comenzado a publicarse como webcomic, ha llegado a alcanzar un éxito descomunal en Italia hasta el punto de llegar a vender más de dos millones de ejemplares. Todo un récord que Zerocalcare, el seudónimo tras el que se esconde Michelle Rech, atribuye a la franqueza y cercanía con la que expone todas las experiencias autobiográficas a las que podemos asomarnos en un volumen que, de principio a fin, no tiene desperdicio.

Cercanía y franqueza que el autor asocia de forma indisoluble a la extrema facilidad con la que un treintañero —o un cuarentón temprano, como es el caso— puede verse reflejado en unas páginas que dimanan universalidad por los cuatro costados. De acuerdo, ciertas situaciones y algunos chistes son tremendamente localistas y sólo se pueden entender si uno conoce la cultura popular italiana —que no es el caso—, pero son los menos en un conjunto que nos habla de los convulsos tiempos que tuvimos que vivir, y seguimos viviendo, asociados a la crisis económica y social que reventó allá por 2008: sin que ni ésta ni la muerte de una gran amiga que sirve de premisa intermitente para el avance de la lectura hagan mella en el humor que se refleja en las páginas de Rech, leer ‘La profecía del armadillo’ se convierte por momentos en un repaso personal de algunos de los peores momentos vividos en estos últimos ocho años.

Pero, como decía, es el espléndido prisma humorístico bajo el que se enfoca toda la narración el que mejor caracteriza a unas páginas que se mueven entre lo hilarante y lo desopilante dejando ancho hueco para tocarnos la fibra sensible por la sutil fuerza con la que se acomete la traslación de esa pérdida que deja al protagonista completamente desolado: siempre con su particular Pepito Grillo al lado —el armadillo que da nombre al volumen— el discurrir de la vida de Zerocalcare está trufado de altibajos que se trasladan a una estructura alterna entre los episodios de mayor carga dramática y los de marcado talante humorístico plagados de referencias “frikis” y dispuestos, qué duda cabe, para aliviar la hondura trágica que comporta el fallecimiento de la antigua amiga y amor del autor.

Acompañado todo ello con un dibujo de personalidad caricaturesca que no tiene reparos en heredar influencias del manga —el propio artista admite que muchas de las expresiones de sus personajes son 100% Akira Toriyama— y que, en última instancia, ayuda también a aligerar el peso de la vertiente “seria” de la lectura, ‘La profecía del armadillo’ es, al igual que los tres volúmenes publicados por Aleix Saló, adquisición obligada para aquéllos cuyos sueños y aspiraciones fueran aplastados por la cruda realidad de la crisis: no es que el tomo sea la solución definitiva al malestar por aquélla generado, pero si que provoca la suficiente catarsis en el lector como para que, tras su finalización, sintamos como parte del pesado lastre que arrastramos se ha hecho algo más ligero.

Re: ZEROCALCARE (1983-...)

Nota Jue Abr 27, 2017 10:00 pm
Sobre Kobane Calling

    En su último cómic, Zerocalcare relata en primera persona, con una mirada lúcida y solo a veces irónica, una de las batallas por la libertad más importantes que se están librando en el mundo. En silencio. La Guerra de Siria.

Gustau Nerín, el 2 de abril de 2017, en El Nacional, escribió:Kobane Calling es una obra muy especial porque en realidad es la crónica de dos viajes que hizo el autor al Kurdistán, donde presenció en directo la lucha de los kurdos contra el Daesh, pero también la salvaje represión a que son sometidos por parte del Estado Islámico. Kobane Calling es, sin duda, un canto de amor para el pueblo kurdo y a su revolución, y una denuncia sin paliativos de la falta de solidaridad occidental con los kurdos. Y, a pesar de todo, uno de los méritos que tiene Zerocalcare es que no pretende pontificar: sabe que su experiencia es muy limitada, que la situación es muy compleja, que hay cosas que se le escapan... Pero aun así constituye un documento magnífico que nos ayuda a acercarnos al Oriente Próximo y que nos ayuda a entender, también, la crisis de los refugiados.

Kobane como mito

Kobane se convirtió en un mito: la ciudad asediada por el Daesh, que vivió un asedio durísimo, y que fue capaz de resistir gracias al heroísmo de sus hombres y mujeres, aunque la frontera turca, muy próxima, permaneció cerrada a la solidaridad. Zerocalcare fue a Kurdistán impresionado por las noticias que recibió de la revolución que se había producido en los territorios liberados por los combatientes kurdos: libertad religiosa, convivencia interétnica, respeto a los derechos de las mujeres, apuesta por los derechos humanos... Pero el viaje hacia el Kurdistán fue, ante todo, un vertiginoso viaje por la guerra. En Kobane Calling hay muchas historias escalofriantes: decapitaciones, restos de coches bomba, jaulas donde el Daesh metía las cabezas de sus enemigos, niños huérfanos, mutilados, familias separadas... El aterrizaje en el campo de batalla, para el que viene de Italia es brutal. Y también para el lector del cómic, que probablemente sólo haya visto escenarios bélicos desde el sofá de tu casa, mirando la televisión. Zerocalcare explica, en el libro, su angustia. Kobane Calling es un libro con más interrogantes que respuestas. ¿Qué hacer ante la guerra? ¿Cómo ser solidario? ¿Cómo defenderse de la opresión? ¿Cuál es el papel de los extranjeros en un conflicto así? ¿Puede haber una guerra limpia?

Desorganizados

Que nadie piense que Zerocalcare forma parte de una gran estructura subversiva de apoyo a los nacionalistas kurdos. Cuando el dibujante se fue hacia Kurdistán, el movimiento de solidaridad con los nacionalistas les pasó algunos materiales que tenían que llevar hasta las zonas rebeldes. Entre otros les dieron varias cámaras de vídeo. Las cámaras iban rotuladas con un cartelito que indicaba, claramente que las destinaban "Para Kobane". Evidentemente, el patinazo les supuso un conflicto larguísimo con los policías turcos, que los interrogaron duramente, que los controlaron en adelante... El dibujante, sin embargo, es consciente de su papel privilegiado: probablemente su pasaporte europeo le libró de maltratos, de torturas, de encarcelamientos... Y, en el peor de los casos, Zerocalcare sabe que siempre tiene una casa a la que volver, frente a las víctimas de la guerra, que huyen hacia donde pueden. Y en este contexto, Zerocalcare no deja de preguntarse por las miserias de los movimientos solidarios.

Los más marginados

Zerocalcare, en este cómic, muestra su empatía con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, el PKK, un partido progresista que se ve sometido a una gran presión por muchos frentes, y por las Unidades de Protección Popular (YPG), las unidades paramilitares que protegen la Rojava, el Kurdistán bajo dominio sirio, de los islamistas. Los integristas del Daesh combaten su pensamiento laicista y feminista, y ejecuta a sus militantes si logra capturarlos. Al mismo tiempo, el Estado turco aprovecha el conflicto de Iraq y de Siria para combatir a los nacionalistas kurdos e incluso niega la existencia del pueblo kurdo. Y la comunidad internacional, para satisfacer en Turquía, acaba traicionando a aquellos que luchan en primera línea contra los integristas del Daesh. El mayor movimiento progresista de Oriente Próximo acaba siendo ahogado por una combinación de sus enemigos locales y sus aliados internacionales.

El valor de Zerocalcare

Kobane Calling expresa, de forma vívida y realista, la experiencia de Zerocalcare en Kurdistán. Una experiencia que va mucho más allá de lo político. Zerocalcare explica los traumas que le provoca la guerra, pero también las incomodidades que siente al tener que desayunar lentejas, u olivas. Zerocalcare no pretende vender una historia de heroísmo: reconoce los problemas que les suponen el pésimo alojamiento, la incomodidad de los viajes, los problemas aduaneros... Zerocalcare tiene el valor de haber ido a una zona en guerra, pero su cómic es mucho más que la historia de un viaje arriesgado: el dibujante tiene el valor de dudar de aquello que le explican, tiene el valor de cuestionarse los temas más incómodos... Y de plantear al lector sus interrogantes, sin ningún intento de venderle grandes certezas. Pero, sobre todo, Kobane Calling es un cómic que quiere transmitir un gran amor por los héroes olvidados del Kurdistán, los hombres que no se resignan a someterse a las normas teocráticas y totalitarias del Daesh.


Portada




Volver a Biblioteca

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.