RebeldeMule

El Cine: ¿comunicación de ideas o control de masas?

Espacio para analizar y criticar esos trabajos que no recomendaríamos nunca pero que también merecen nuestra atención.
He encontrado este texto en la red y pienso que es interesante compartirlo.

Confio que su autor "SISIFO" no le importe...

supongo que él lo hubiera posteado por acá si lo hubiera sabido ;)


Como podeis ver se trata de una copia de un par de hilos de un foro, pero creo que es interesante y no tiene desperdicio:

Propaganda política y cine


Foros de discusión -> Cine
Autor Mensaje
Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mar Feb 12, 2002 08:33 Asunto: Propaganda política y cine

--------------------------------------------------------------------------------


En cuanto los estados tuvieron conciencia del poder de difusión del nuevo arte (el cine), o bien cuando los cineastas se involucraron políticamente, nació una de las tendencias subliminales (o no tanto) más importantes del siglo XX: el cine con mensaje propagandístico.

Habrá precedentes, pero probáblemente el primer caso notorio es precisamente el de uno de los mejores directores de la historia, uno de los mayores genios de Europa: SERGEI M. EINSENSTEIN.

Einsenstein nació en Letonia, por entonces parte de Rusia, en los prolegómenos de la Revolución Bolchevique, la vivió de adolescente, y creció y se hizo hombre en los primeros años de sistema socialista sovietico de Lenin. Después de un breve tiempo en el sevicio militar en el Ejercito Rojo, y sin mayor conciencia política quiso ser artista, fijándose en el cine, ese arte nuevo, en el cual en seguida demostró un enorme talento.

Sin embargo, para los socialistas sovieticos todo el Arte debía estar al servicio del pueblo, o de lo contrario corría el peligro de "aburguesarse" y revertir en un estado de injusticia similar al zarista. El proletario era soberano, el proletario así, en termino colectivo, y el individualismo se convirtió en una de las características peor vistas. Todo para todos, y para ninguno en concreto, la tierra para el que la trabaja, igualdad entre hombres, y rotunda condena al arte ocioso, y a los poetas que no se prestasen al servicio del movimiento. Son los años del funcionalismo y del Constructivismo. Y ahí aparece el joven Einsenstein, en este "tómalo o déjalo". Tenía que trabajar para el estado, o renunciar a hacer cine. Y trabajó para el estado.

Su primer film será HUELGA (1922), título harto descriptivo del tema socialista de la película, una película asombrosa pero que apenas es un anticipo de lo que habría de llegar, porque después vino EL ACORAZADO POTEMKIN.

EL ACORAZADO POTEMKIN (1924), otra vez al servicio del socialismo, es la recreación cinematográfica de los hechos reales sucedidos a bordo del buque de guerra Potemkin, en el cual durante los años previos a la revolución leninista, los marineros se amotinaron y se sublevaron ante sus oficiales llevados por las insoportables condiciones de su vida, el trato injusto, y los constantes atropellos a los que son sometidos. Por encima del mensaje revolucionario, la película es una de las mejores obras de la historia del cine, repleta de momentos arrebatadores, de una tensión y densidad dramática sin parangón con películas anteriores ni posteriores, como la célebre escena de las escaleras y el cochecito del bebé (literalmente copiada por Brian de Palma en "Los intocables de Eliot Ness"), o el momento del fusilamiento colectivo.

Gracias a estas películas, Einsenstein fue elegido por el Partido Comunista para dirigir un proyecto de máxima envergadura y de importancia nacional: OCTUBRE (1927), una película que rememorara la Revolunción de 1917 con motivo de su décimo aniversario, para mayor gloria de Lenin, de los Soviets y del pueblo ruso proletario. Fue un proyecto faraónico. En general, en todas las películas rusas de la época, por estar detrás el apoyo del Estado, los medios son siempre muchísimos, cuentan con cientos de extras y decorados, y por rublos no queda. En OCTUBRE, por si fuera poco, se puso toda la carne en el asador, y Einsenstein rueda con maestría y constante innovación artística la epopeya del levantamiento popular, repleta de escenas impactantes (ríete de "Salvad al soldado Ryan" y "Pearl Harbour"). Con todo, en aquella época ya estaba en el poder Stalin, y la película una vez terminada tuvo problemas, y fue censurada y ordenada en montaje. Stalin pretendía que el papel de Stroski, su enemigo jurado, fuera relegado en la película a un segundo plano, falseando la historia del fundador del Ejercito Rojo. Propaganda y manipulación pura, que Einsenstein tuvo que sufrir sin rechistar (Siberia es un sitio al que los rusos no quieren ir ni en vacaciones, porque les recuerda las deportaciones políticas que te aplicaban por menos de nada...)

Intervencionismo de Stalin que con los años iría todavía a más. En la década de los 30 Stalin ha hecho encarcelar o deportar a la mayoría de directores de cine rusos que no han tenido la suerte de huir, incluidos los antiguos colaboradores que antaño, como Einsenstein, hicieron cine para el Partido. Einsenstein, por ser la vaca sagrada, logra librarse, pero encuentra continuos problemas para moverse con normalidad creadora.

Con la llegada del cine sonoro, a Einsenstein se le autoriza para viajar a Estados Unidos y Méjico a aprender, países en los que también rodaría algunas películas menores (aunque ya sabéis: las menores de los mayores son mejores que las mayores de otros), pero termina regresando a su país.

Allí, también rodaría otras películas más pequeñas de caracter educativo para el Partido. Hasta 1938, en que la URSS está metida en la Segunda Guerra Mundial, como toda Europa. Y a raíz de ello, Einsenstein vuelve a conseguir la autorización para rodar otra maravillosa macro-película, otra de las mayores obras maestras de la historia: ALEXANDER NESWKY (1938)/subs. Se trata de un film de época medieval, absolutamente épico y rodado como en los anteriores casos con todos los medios habidos y por haber, que narra la azaña de Alexander Neswky, una suerte de Cid Campeador ruso, un heroe legendario de los cantares medievales de aquel país, que en el siglo XII logró unificar a las tribus esteparias rusas para defender al país del ataque expansionista del Sacro Imperio Germánico. Se trata por lo tanto de un film de exaltación patriótica, y de un filo afiladísimo por ser los malos de la película precisamente los germanos, cuando la URSS estaba en el bando de los aliados luchando contra Hitler, ese nuevo bárbaro de las Germanias. Pero otra vez, por encima de todo, es una película asombrosa, que constantemente le hace a uno estremecer ante el montaje y la fotografía, la intensidad dramática y épica de los combates, y la poesía en blanco y negro de sus interludios.

Ya casi terminada la guera, Einstenstein trata de reincidir y reincide en el cine histórico, esta vez contando la historia de otra figura imprescindible de la historia rusa: IVAN EL TERRIBLE (1945). Esta, como todas las del director, será un proyecto largo, con un rodaje de tres años, y el resultado vuelve a ser una obra maestra. Sin embargo, Stalin está cada vez más inflexible y autoritario, y resulta cada día más complicado saber lo que se puede decir en una película y lo que no, incluso cuando se trabaja de su lado.

Rodada simultáneamente, y montada poco después que la anterior, llegaría su segunda parte: LA CONJURA DE LOS BOYARDOS (1948), y aquí es cuando surge el problema. Stalin la prohibe.

A pesar de toda la colaboración del director con el sistema, para Stalin eso no significa nada. Arma una comisión para evaluar la obra, y ésta está a punto de desaparecer. El director se deprime, y no volverá a realizar ninguna película. Poco después, muere de un ataque al corazón.

A Einsenstein, dejando a un margen la política y el mensaje panfletario de sus obras, le debemos grandes innovaciones técnicas. Fue el gran genio del montaje, que revolucionó, inventó esa particular utilización del inserto, innovo en fotografía y en planificación escénica, fue de los más grandes en dramatismo y en convicción épica. Fue de lo más grande que hemos tenido, pero la política de un sistema inaceptable le manchó, y arrugó sus alas.

Sus películas, sobre todo las mencionadas (hizo más, por supuesto), son un legado suficientemente elocuente, y forman ya parte de nuestra cultura, una y otra vez estudiadas, una y otra vez imitadas.



Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mar Feb 12, 2002 09:06 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


El otro caso notabilísimo de la época, es el LENI RIEFENSTAHL, que también es otra de las artístas más asombrosas del siglo XX (por encima de otras consideraciones), una de las personalidades femeninas por excelencia, multidisciplinar, fotógrafa, cineasta, bailarian, deportista... Ejemplo (ejem, con matices) para posteriores feministas, ella nació en Berlín a principios del siglo XX, en un momento en el que era bastante dificil para una mujer llegar a hacer tantas cosas, o de ser tan reputada como ella lo fue gracias a su caracter y a su genio.

Se inicia en el arte como bailarina y luego como actriz. Posteriormente decide ponerse detrás de la cámara y comienza su propia filmografía. Llega a rechazar el papel de "EL ANGEL AZUL"/subs que luego le darían a Marlene Dietrich, y se niega igualmente a emigrar a Hollywood, donde en un momento dado la quieren.

Pero desgraciadamente, y por encima de las demás películas de Riefenstahl, que ni tan siquiera he podido ver, Leni se hace famosa por haber sido íntima de Adolf Hitler antes de que éste subiera al poder. Hitler, había querido conocerla porque conocía su trabajo, y además por que ella era una mujer aria preciosa. Cuando Hitler se autoproclama "füther", ella comienza a comprender lo peligrosa que puede llegar a ser esa amistad, pero Hitler sigue prendido de su arte (y quizás de ella), y muy interesado en que se ocupe ella de los documentales de propaganda del Tercer Reich. Goebels, con el que sintió una animadversión mutua, se opuso a su apogeo, pero no pudo evitar que fuera designada directora oficial del partido.

Cuentan sus biógrafos, que Leni Riefenstahl no era nazi, y que no simpatizaba con los ideales de Hitler. Que se horrorizaba cada vez que poco a poco se iba enterando de lo que sus "jefes" estaban haciendoles a los judíos. Pero en cualquier caso, no hizo nada. Ni tan siquiera huyó, como hicieron todos los demás cineastas de nombre. Aunque no quiero que en esto nadie vea un juicio, sino una mera realidad histórica.

En cualquier caso, las dos películas más importantes de Leni Riefenstahl son:

EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD (1934). Se trata de un larguísimo e intensísimo documental de más de dos horas de duración, a mayor gloria y loa de Hitler y del partido nazi. Muestra, retratado con una fotografía deliciosa y con una innovación técnica incontestable, distintas escenas de mitines, discursos, logros y eventos exaltantes, de una épica casi imperial, de un poder visual magnífico, como toda la parafernalia fascista. Sin considerar el significado del mensaje en sí, el documental es precioso, y piense el lector lo que quiera. Cuando el cine es buen cine, y está rodado por un auténtico poeta, es difícil no darse cuenta.

La otra película es OLIMPIADA (1936) CD1 /CD2, otro documental propagandístico sobre los Juegos Olímpicos de Berlín de ese mismo año (aquellos juegos en los que Jesse Owen, un negro, le dió a Hitler el racista un baño de humildad obligandole a colgarle del cuello siete medallas). Como el anterior, la realización es épica y magnífica, inusual en un documental y propia de un film artítistico puro. ¿Pero acaso un puede un documental ser artístico? Claro que sí, tanto como un ensayo.

Leni era ante todo una mujer inteligentísima con muchísimo talento. Su ingenio no tiene barreras: en una época en la que la cámara era una artefacto pesado y los planos casi siempre fijos, ella inventa la cámara movil y la panorámica, el travelling, e introduce sugestivas innovaciones en el montaje. Su fotografía es tan excelente como se puede esperar de alguien que además de cineasta es fotógrafa artística, y en el sentido del ritmo se percibe su etapa de bailarina. Pero por lo que destacan los citados documentales, es por su estética. La influencia de la arquitectura y los volúmenes en el espacio filmico, y las influencias greco-latinas tan propias del Tercer Reich, son perfectamente recogidas por ella, que las hace propias, y recrea con ellas (en el caso de los juegos olímpicos) momentos de una belleza plástica que muy bien podría pasar por clásica (si no supiéramos que en la antigüedad no existía el cine), obra de un fídeas que pudiera dotar a sus estatuas de movimiento.

En realidad, estos valores eran muy positivos para el criterio nazi, que exaltaba entre otras cosas (más despreciables) la autosuperación y el culto al hombre (ario) perfecto (al superhombre).

Cuando la guerra termina, y los nazis pierden, llega el juicio de Nuremberg, pero nadie piensa que ella haya cometido mayor delito que la pasividad ética y su asociación con asesinos. Riefenstahl continua su carrera, aunque ya manchada para siempre por la sospecha de su pasado.

Deja el cine, y se dedica exclusivamente a la fotografía, consiguiendo en esta disciplina todavía un buen número de obras maestras. Se convierte en submarinista, y retrata el fondo marino. Decide cambiar de aires y perderse en Africa, y nos regala muchas de las mejores y más famosas fotografías artísticas que se han hecho sobre este continente. Sus álbumes de fotos son verdaderos clásicos.


(Este mensaje ha sido editado por Sísifo (editado 12 Febrero 2002)).




Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mar Feb 12, 2002 13:35 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Pero en Estados Unidos las cosas no están mucho mejor. Ya desde sus propios comienzos también sus pioneros dejaron huella de sus ideologías, aunque al principio al menos lo hacían por iniciativa personal.

D.W.Griffith, nada más y nada menos que el padre del cine en América, el pope, el revolucionario de la técnica al que se le atribuyen invenciones como las del corte, el ángulo de cámara y otras... el autor de "INTOLERANCIA" y "EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN" por ejemplo, era sin embargo en su vida personal una persona muy discutible...

Imagen

Intolerance.1916.Restored.DVDRip.[Griffith].CD1-sUPerFLY.avi
Intolerance.1916.Restored.DVDRip.[Griffith].CD1-sUPerFLY.spanish.srt

Intolerance.1916.Restored.DVDRip.[Griffith].CD2-sUPerFLY.avi
Intolerance.1916.Restored.DVDRip.[Griffith].CD2-sUPerFLY.spanish.srt

Intolerance.1916.Restored.DVDRip.[Griffith].CD3-sUPerFLY.avi
Intolerance.1916.Restored.DVDRip.[Griffith].CD3-sUPerFLY.spanish.srt

Imagen

El Nacimiento de Una Nación (1915) CD1.avi
El Nacimiento de Una Nación (1915) CD1.srt

El Nacimiento de Una Nación (1915) CD2.avi
El Nacimiento de Una Nación (1915) CD2.srt

Griffith era miembro del Ku-Kux-Klan. Un racista, un negrero, un ultraconservador derechista de los de allí. Quizás por ello, y para convencernos de que eso es bueno, en "EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN" nos habla del fundador del KKK, y lo hace de un modo idealizador, como de uno más de esos héroes americanos.

Desde luego, el cine también sirve para mostrar tus propias ideas, y no sólo las de tu gobierno...





Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mar Feb 12, 2002 13:44 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Por lo demás, al principio el gobierno de la poderosa nación Norteamericana no era muy proclive a intervenir en lo que los nacientes estudios de Nueva York (ciudad en la que estaba asentada la productora de Thomas Edison) y Hollywood rodaban o dejaban de rodar.

Ahora eso sí, no se podía dejar mostrar "cualquier cosa", y por eso, y quizás siguiendo el modelo británico, a partir de los años treinta se impuso un código de CENSURA puritano para las películas. Eras aquellos años después de la crisis del 1929, cuando aquellas damas del "Ejercito de Salvación" iban por las calles con el bombo, salvando pecadores...

A partir de la segunda mitad de la década de los años 30, ni tan siquiera las películas de terror logran superar este código. La Universal paraliza temporalmente su ciclo (lo reanudaría ya a principios de los 40, pero con películas más baratas, de serie B). Películas como "La isla de las almas perdidas" (literalmente: "Island of the lost souls") o el "Freaks" de Browning, os podéis figurar la de problemas que tuvieron.

Pero no se puede hablar de propaganda en sí. Todavía.

Hasta la Segunda Guerra Mundial. Ahí empieza todo.




Juliano el apóstata
Miembro Senior



Registrado: 02 Ago 2001
Mensajes: 4536
Ubicación: España
Publicado: Sab Feb 16, 2002 18:38 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Tuve la suerte de conocer las peliculas de Einsistein y Griffith en mi temprana juventud,en los ambientes izquierdistas de Madrid en plena decadencia de la dictadura.No asi en cambio el de Leni Riefenstah, que me resulta completamente desconocida.Resultó asombroso y reconfortante encontrar tanto talento y belleza en unos principios bastante heroicos si quieres.Desconocia,hasta ahora,la mayor parte de los antecedentes politicos de ambos autores,y tal vez el que mas me choca es el de Griffith.En cualquier caso siempre se tuvo mas en cuenta su genio artistico que otra cosa.No debe extrañar esa aparente contradiccion entre una obra artistica de enorme calidad y una catadura dudosa e incluso censurable.Muchos escritores,pintores,cineastas,etc... han sido tipos y tipas comprometidos personalmente con ideas mas o menos nefandas,visto desde otras perspectivas éticas y épocas.Todos somos,de alguna forma,producto de unas circunstancias historicas y sociales.Lo que importa,despues de todo,es hacia donde se inclina la balanza.Gracias por un foro tan interesante,y ojala haya mucha participación.



Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mar Feb 19, 2002 14:29 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Bueno, abandono mi papel de toca-pelotas en otros foros haciendo de "abogado del Diablo" (!), y continuo:

Nos habíamos quedado en la Segunda Guerra Mundial. Con Hitler en Europa, y los USA en guerra con el Japón y metido de lleno en el eje Aliado.

Entonces se produce aquella célebre reunión entre miembros del Gobierno Norteamericano y los grandes productores de Hollywood. El gobierno ha notado el gran influjo que el cine tiene sobre el pueblo. Según las compañías tabacaleras americanas, por ejemplo, el consumo de tabaco en USA subió espectacularmente durante los años de eclosión comercial de las salas de cine, ya que los americanos de a pie veían fumando a las estrellas de cine y los imitaban (era también la edad de oro del "star system"). En vista de esto, el Tío Sam insta a los magnates del entretenimiento a colaborar en los tiempos difíciles, por un lado realizando una labor de subida de la moral del pueblo, y por el otro exaltando el fervor patriotico americano, haciendo de la guerra un acto justo.

Como se mencionó anteriormente, estos empresarios en auge eran europeos judíos, huídos de Europa bien ante las penúrias económicas dejadas por la Primera Guerra, bien huídos ante al ascenso del nazismo. Para ellos el "sueño americano" sí había sido un buen sueño, habían llegado, y después de algunos problemas en la costa este (a Edison no le gustaba la competencia), habían podido afincarse desde cero en California, y muy concretamente alrededor de la (al principio) pequeña ciudad de Hollywood y el valle de San Fernando. En pocos años, habían levantado una industria, se habían comido a los de la otra costa, y se habían hecho ricos. Eso es el sueño americano, ¿no? Aquellos tipos sí que bendecían a America, ¡y de qué manera! Pero no por ello dejaban de ser extranjeros, y ellos querían dejar de serlo, ser americanos de primera, y fortalecer aún más su posición en los Estados Unidos y que sus hijos fueran hijos de esa nación de pleno derecho.

Así que los productores de Hollywood colaboraron.

De este modo el cine de los grandes estudios se orientó conscientemente en dos vías:

- Un cine optimista y confiado en el orden interno del país (un país que en el cine aparece espléndido, en donde la depresión ya parece olvidada), un excelente escenario para comedias amables, musicales, historias de amor, historias de hombres de la calle que se alzan sobre las adversidades, e inevitables "happy ends" para todas las películas. Es la época de Capra, Billy Wilder, Howard Hawks, el cine de niños prodigio, la "screw-ball comedy", etc.

- El apogeo del cine bélico y promilitarista, un cine en el que los muchachos de uniforme aparecen simpáticos y de gran corazón (a menudo cantarines y bailarines), y en el que cuando están en combate se tienen que enfrentar a malvados japoneses y alemanes sin caracterizar, o peor aún, a malvados japoneses y alemanes maniqueos y folletinescos, esencialmente diabólicos.

Algunos de los más importantes profesionales de la época llegan a realizar su servicio militar prestando su talento a películas documentales, noticiarios y films de propaganda sobre el desarrollo de la acción en el frente, como el mismísimo John Ford.

Al mismo tiempo, se potencia la imagen patriotica de una América (los USA se adueñan de la denominación de un continente entero, como si al Sur del río Grande no hubiera nadie) profunda y tradicional (cosa curiosa en un país con tan corta historia, y que tiene como fundamento precisamente su falta de tradición única, su diversidad), buscando para ello una épica nueva en el "western" o cine del Oeste, que también, como casi todos los demás géneros, llega a su cima de madurez. John Wayne encarnará como nadie estos ideales del americano justo y viril.

En resumen, y en general, tendremos un cine trabajando al servicio de la victoria final. Pero ante todo, es un cine ENTRETENIDO, que fomenta el sentido de la maravilla y la ilusión en el presente y el futuro.

Aunque claro, la guerra terminará, y comenzará otra guerra, esta vez de tipo silencioso: la Guerra Fría, y con ella el delirio anti-comunista. Y con ello... LA CAZA DE BRUJAS.




Juliano el apóstata
Miembro Senior



Registrado: 02 Ago 2001
Mensajes: 4536
Ubicación: España
Publicado: Mar Feb 19, 2002 17:33 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Y aqui comienza una epoca francamente interesante.Siga Ud.,caballero.Ya noté su inclinacion a tocar las pelotas y a jugar a favor del diablo cojuelo.Pero, sinceramente, ¡que mas dá! Nos hemos divertido.



Ubermensch
Miembro Senior



Registrado: 23 May 2001
Mensajes: 2596
Ubicación: Walhalla
Publicado: Mar Feb 19, 2002 23:35 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Bueno, no tengo mucho que decir aqui, ya que el mejor enterado sobre todo esto es justamente SISIFO.

Pero quisiera aportar algo:
he leido Toda la historia sobre estos Directores, Genios y creadores "obligados" de cine de propanganda. Y Creo que hay una cosa muy importante por resaltar, y es que para haber hecho obras tan magnificas(hablo de las que he tenido oportunidad de ver y que me han agradado) de manera tal que no surgieron por idea propia de ellos, sino que de alguna forma fueron inducidas por aquellos que los empleaban tiene mucho mayor merito que cuando uno hace simplemente lo que desea.
Es decir... no es lo mismo pintar un cuadro de algo que yo quiero expresar, a pintar uno de algo que OTRO quiere expresar. y si aun asi lograron tanta calidad dentro de sus peliculas pues hablamos entonces de Grandes Directores del Cine.

Si me equivoco en algo pro ahi, corrijanme porfavor.





Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mie Feb 20, 2002 14:48 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Sí, LA CAZA DE BRUJAS y el ANTICOMUNISMO es un tema tan interesante, que creo que justamente merece foro propio. Véase.




La CAZA DE BRUJAS, el senador McCarthy y Hollywood.


Foros de discusión -> Cine
Autor Mensaje
Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mie Feb 20, 2002 15:25 Asunto: La CAZA DE BRUJAS, el senador McCarthy y Hollywood. La liber

--------------------------------------------------------------------------------


Terminada la Segunda Guerra Mundial, el antiguo aliado, la URSS, se destapa como un enemigo potencial y jurado para el llamado "mundo libre". Los Estados Unidos, único y auténtico vencedor real del conflicto, se dispone a hacerle frente, y se declara tácitamente una enemistad entre ambas superpotencias que se conocería como GUERRA FRÍA. Esta rivalidad se ve fortalecida por el usurero reparto de una Europa en ruinas y arrasada por el desastre bélico, así como por el terror al armamento recien descubierto, la bomba atómica, posibilidad más que real de destrucción absoluta y completa de toda vida en el planeta. Como resultado, cuatro décadas de tensión constante, en la que el fantasma de una guerra física inminente y de una horrible aniquilación instantanea parecía algo verdaderamente palpable, tanto en un bando como en el otro.

El comunismo en Estados Unidos se convierte en tabú y anatema, señal de identidad del enemigo, del traidor, y del agresor de la libertad y el modo de vida de los americanos.


Respecto al cine... el acuerdo alcanzado con la administración durante la guerra se vuelve completamente en su contra. En 1946 (si no recuerdo mal), las elecciones son ganadas por el partido Republicano, y los nuevos congresistas se detienen a considerar otra vez el poder y la difusión que puede llegar a tener el cine si fuese dirigido a favor del enemigo, y no dirigido "correctamente" como lo había sido durante la guerra. Los Estudios están un poco pillados por los pactos anteriores, y dados los precedentes se encuentran en una situación incómoda, comprometidos a obedecer.

En general, en todo los Estados Unidos comienza un periodo muy duro para los intelectuales liberales, que se convierten de la noche a la mañana en sospechosos de simpatizar con el enemigo. En el mundillo cinematográfico esto no sería una excepción.

Y efectivamente, hay algún director declaradamente comunista, como Lewis Milestone, pero en general se tiende a confundir a socialistas moderados, demócratas liberales y librepensadores, que quedan en entredicho.

En 1944, ya había habido un grupo de artistas de ideas políticas conservadoras (o incluso ultraderechistas) que habían formado la ALIANZA PARA LA DEFENSA DE LOS VALORES AMERICANOS. Entre ellos se encontraban nombres tan conocidos como John Wayne, Cecil B.de Mille, Clark Gable, Rod Taylor o Gary Cooper. Para estos artistas, y para otros de simpatías republicanas, no era admisible que desde su posición privilegiada de cineastas se arrojaran ideas que atentaran contra una "moral americana", sea lo que fuere eso.

A pesar del peso de estos artistas, aquello no fue más que un precedente de lo que habría de venir:

En 1947 se funda a nivel de Estado, y promovido por el senador conservador del esado de Wisconsin JOSEPH R. McCARTHY un organismo siniestro que tomaría el nombre de:

LIGA DE ACTIVIDADES ANTI-AMERICANAS.



Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mie Feb 20, 2002 15:40 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


El COMITE (no liga, como dije antes) DE ACTIVIDADES ANTIAMERICANAS fue formado como una especie de comisión o jurado para evaluar la posible "infliltración" de criminalidad comunista que pudiera amenazar la libertad y el estado de bienestar del pueblo, justo en aquel momento tan crítico de la historia.

Para semejante estudio, son llamados a declarar, así para empezar, 41 profesionales del mundo del cine, todos ellos que habían flirteado en algún momento de su pasado con el Partido Comunista, simpatizantes, o simplemente izquierdistas reconocidos públicamente.

De esos 41 profesionales, 19 alzan su protesta y recurren al Tribunal Suprema, presentando una denuncia por INCONSTITUCIONALIDAD de semejante citación. El Tribunal no les hace caso, y son obligados a presentarse.

De ellos, aún así, 10 se negarían a testificar. Serían conocidos como LOS DIEZ DE HOLLYWOOD, e irían TODOS A LA CARCEL.

Entre ellos había guionistas como DALTON TRUMBO o ALBERT MALTZ, y directores como JOSEPH LOSEY, EDWARD DMYTRYK o HERBERT BIBERMAN. Les siguieron a la carcel Abraham Polonsky, John Garfield y otros.

Cada uno de los convocados es "amablemente" invitado a colaborar DELATANDO a los verdaderos comunistas de la industria. La situación es verdaderamente terrible, y estalla la paranoia en el sector.

Se establece una LISTA NEGRA de sospechosos, profesionales que no volverían a trabajar jamás, o encontrarían todo tipo de trabas para poder regresar al mundo del cine. 214 PERSONAS pierden su empleo, y se tienen que dedicar a otros menesteres fuera de la industria cinematográfica. De muchos actores, técnicos y profesionales, no se vuelve a saber nada más, a pesar de que en la época comenzaban a destacar con carreras pujantes y ascendentes, gente como Larry Parks ("La diosa de la danza"), Betty Garret ("Un día en N.Y."), Zero Mostel ("Golfus de Roma") o John Roberson ("Magnolia), absolutos desconocidos hoy. Cientos de carreras de gente que hoy habría sido considerada, fueron condenadas al anonimato por sus tendencias políticas.

Herbert Biberman sale de la carcel después de un año de condena (y no había hecho nada más que ser de izquierdas), y rueda a modo de protesta el film "LA SAL DE LA TIERRA". Lo hace fuera de la industria, por supuesto, y con actores y equipo no profesional, bajo la vigilancia constante del FBI.

Muchos artistas deciden emigrar en sentido contrario: si llegaron a America buscando libertad, ahora regresan a Europa huyendo de la represión. Entre ellos, el más famoso sería CHARLES CHAPLIN, que pasaría el resto de su vida viviendo en Europa.

Y otros se derrumban y colaboran. Edward Dmytryk no sólo le teme a la carcel (comprensiblemente), sino que no puede soportar su DESPIDO del estudio RKO. Decide acogerse a los beneficios de la colaboración, Y VENDE A ALGUNOS COMPAÑEROS.

No sería el único: Robert Rossen y el mucho más importante ELIA KAZAN serían dos de los muchos nombres de "soplones" que sobrevivieron en la industria a consta de la caída de otros...

(sigue)




Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Mie Feb 20, 2002 15:57 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Se suceden las comparecencias ante la COMISIÓN. En alguna ocasión, y como expertos invitados por su pertenencia "al mundillo", forman parte de ella actores y cineastas republicanos como RONALD REAGAN o Roy Brewer.

Y entranto, los excarcelados, que ya han cumplido su condena, se ven enlistados en la dichosa lista negra, y necesitan de su ingenio para trabajar con absoluta subterraneidad: DALTON TRUMBO se consuela con firmar guiones BAJO PSEUDÓNIMO y manteniendo en secreto que los escribe él. Otros, ponen a hombres de paja y les hacen firmar un guión que no es suyo. ALBERT MALTZ
(guionista de films como EL PUENTE SOBRE EL RÍO KWAI) utilizan esta "técnica".

El CINE NEGRO, especialmente, se ve muy perjudicado por esta época. Dadas sus posibilidades de reflexión social, en él se habían reunido muchos guionistas de izquierdas, y el espolio cometido por la Comisión de McCarthy deja al género en franco declive.

Las testificaciones llegan a absurdos increíbles. Es el caso del director Leo McCarey al que se le critica por el sorprendente éxito que han tenido en Rusia dos de sus films (de temática religiosa). El realizador se ve obligado a declarar que ninguno de esos films ha recibido un solo rublo. Al preguntarle la razón contesta que se debe a que uno de los personajes de esas películas no gusta a los rusos. Se le responde que si se refiere al protagonista de ambos títulos, el cantante Bing Crosby, McCarey dirá que no, que ese "personaje" es Dios.

Hasta películas como Los mejores años de nuestra vida de Wyler son acusadas de marxistas.

Esta época ha quedado reflejada en películas tan interesantes como "UN REY EN NUEVA YORK", de Chaplin, en la que introduce una secuencia en la que se rie del comité. Más recientemente, se ha mostrado en "ONE OF THE HOLLYWOOD TEN", que trata de aventura sufrida por H. Biberman hasta el rodaje de su "LA SAL DE LA TIERRA". Mejor aún es el trabajo de TIM ROBBINS "THE CRADLE WILL ROCK" ("ARRIBA EL TELÓN" en España), en la cual, mezclandolo con otros temas más contemporaneas, también satiriza y denuncia lo que fue ser un artista en aquellos años.

En teatro Arthur Miller plasma todo aquel clima de represión de forma simbólica en LAS BRUJAS DE SALEM.

En cualquier caso, es un asunto que aún colea.


¿Cual fue el papel de Kazan en esta historia?

Antes de acudir al Comité en 1952 realiza películas muy significativas, algunas de las cuales curiosamente no han sido estudiadas como participes de su postura (o defensa) personal. Concretamente en 1950 (ya en pleno periodo de la "caza de brujas") dirige PANICO EN LAS CALLES. En ella cuenta, curiosamente, la necesidad de parar un epidemia de peste que viene de "fuera" y que amenaza con contaminar a Nueva York. En 1952 realiza "VIVA ZAPATA" donde muestra la inutilidad de las revoluciones. De 1953 es FUGITIVOS DEL TERROR ROJO (sin comentarios). En 1954 realiza LA LEY DEL SILENCIO donde defiende la necesidad de "delatar". El guionista es, por cierto, Budd Schulberg, otro delator. Aún en 1972 Kazan filma (en 16 mm) una película sobre una delación. Se trata de LOS VISITANTES. La presenta en el festival de Cannes. El presidente del jurado es Joseph Losey. La película no es incluida en el palmares. Kazan dirá: "No esperaba que un intelectual de izquierdas olvidase en 1972 lo que había sucedido en 1952, porque tampoco yo lo he olvidado".

Kazan leyó a la Comisión, en abril de 1952, una exhaustiva confesión sobre su historial político, denunciando así a varios de sus compañeros por pertenecer o haber pertenecido al Partido Comunista. Afirma, "algunos de nosotros hemos sufrido la experiencia comunista porque no conocíamos muy bien lo que era". Ese mismo mes paga una página de publicidad en el "New York Times" explicando lo mismo que ya ha hecho al Comité. Con los años Kazan sigue considerando que hizo lo justo. Así lo explica en sus "memorias". Otros delatores se arrepintieron. Fue el caso del actor Sterling Hayden quien posteriormente a su declaración se paseó delante de las puertas donde tenían las comparecencias, con una pancarta que decía: "No digáis nada. Son innobles".

Hoy Kazan, por su postura, por seguir siendo fiel a ella, se ha visto pagado con el silencio o la protesta de sus (ex) compañeros de entonces. Jules Dassin, siguiendo el ejemplo del director teatral y cinematográfico, ha llegada pagar personalmente una página de los periódicos más influyentes americanos denunciando a Kazan.

En la gala de los Oscars en la que fue homenajeado (recientemente) muchos permanecieron con los brazos cruzados o sentados en las butacas mientras Kazan recibía un Oscar honorífico por su labor. Innecesario, por otra parte, ya que había recibido dos a lo largo de su carrera. Un anciano Kazan, que quizás no entendía nada, estaba sobre el escenario. Su única defensa, de aquellos tristes años, era el haber podido seguir trabajando, aunque para ello se convirtiese en "un traidor". Triste espectáculo el de un gran realizador, que un día (como el protagonista de su AMERICA, AMERICA), prefirió arrastrarse por suelos y lamer (limpiar) las botas de sus "patronos", antes de permanecer (como siempre) erguido y fiel a sí mismo y a sus amigos.

Al menos otros, como DMYTRYK han confesado arrepentimiento. El nunca, jamás.

(sigue... ya mañana)


Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Jue Feb 21, 2002 09:13 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


LA CLARIVIDENCIA DE "LA RATA":

En honor a la verdad, y para no se injustos, no quiero cerrar el caso Elia Kazan sin alguna palabra positiva a su favor. Releyendo mi mensaje anterior, me doy cuenta de su sentimentalidad y su parcialidad, y eso tampoco es correcto.

En general, a Elia Kazan se le conoce aún en nuestros días en Hollywood como LA RATA, es una especie de "leproso moral". Lo que hizo está muy feo, es posiblemente el acto menos compensable con la solidadidad y el perdón que se pueda cometer. Ese corporativismo que habitualmente cierra filas en torno al miembro en tela de juicio de un colectivo, en este caso se vuelve en su contra, ya que precisamente vendió a aquellos que podrían haberle arropado: atacó a la "corporación".

Sin embargo, también ha habido razonadas reivindicaciones de lo que él hizo (con matices). Una de las más inteligentes, es la de Angel Fernández Santos, que asegura que en realidad, Kazan está pagando también injustamente sólo por su CLARIVIDENCIA.

Fue esa "visión adelantada" de los acontecimientos la que le llevó a decir, ya desde 1934, en una época en la que el prestigio entre los liberales aún cubría la revolución leninista, y cuando sólo los críticos del sector disidente seguidor de Trotski se atrevían a decirlo, que la Revolución había fracasado, y que el stalinismo no era otra cosa que una forma solapada e integral de fascismo. Movido por un activismo (perfectamente de izquierdas, pero de izquierda democrática), fue que se decidió a luchar contra ese sistema inaceptable, incluso denunciando a sus compañeros, convencido (como aún sigue) de que obraba bien. Fue ese mismo convencimiento el que le mueve a rodar VIVA ZAPATA, metafora crítica contra la revolución, a la que ataca, pero a la que ataca por la izquierda. Y es que no parece que, a pesar de todo, Kazan se volviera en ningún momento conservador. La intensidad de algunas de sus películas (NIDO RE RATAS, AL ESTE DEL PARAISO, ESPLENDOR EN LA HIERBA, etc), es en muchos casos de una corrosividad suversiva mucho mayor que la obra completa de otros puros, inamobibles e incorruptos, que no delataron a nadie, pero que tampoco se comprometieron con nadie.

Y lo peor, ahora lo sabemos, es que respecto al comunismo Kazan tenía básicamente razón.

¿Justifica eso la traición?




Sísifo
Miembro Semi-Senior



Registrado: 07 Feb 2000
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid
Publicado: Jue Feb 21, 2002 09:55 Asunto: Vacío

--------------------------------------------------------------------------------


Pero... políticamente, en una democracia, con medios informativos, un alto poder adquisitivo, cultura a disposición del pueblo, y una opinión pública... ¿CÓMO ES POSIBLE LLEGAR A ESTA SITUACIÓN? ¿Cómo se pierde la libertad, y a pesar de la democracia el pueblo delega en manos de auténticos degenerados?

El anticomunismo ya había existido tras la Primera Guerra Mundial, en 1919-1920. De 1939 existía un precedente, cuando se aprobó la Smith Act persecutoria de los defensores del comunismo, y se toman medidas legales para frenar su difusión. En aquel momento había en Estados Unidos más de un millón de comunistas reconocidos o simpatizantes, y al gobierno le preocupaba eso, visto que el comunismo atacaba el concepto de PROPIEDAD PRIVADA, capital y base del capitalismo y de la sociedad democrática americana. Su prevención era una cuestión de seguridad nacional, y en la teoría parecía lícita, aunque en la práctica daba lugar a muchas arbitraridades y atropellos.

Sin embargo, fue en la posguerra de la Segunda Grande cuando todas esas actitudes se demostraron más peligrosas en la vida política y cultural norteamericanas, porque tanto el FBI como la CIA, organismos que en teoría debían servir para la defensa de las libertades personales, fueron empleados en sentido contrario de lo que debía ser su propósito auténtico.

Edgar Hoover fue director del FBI durante décadas. A él se deben triunfos tan enormes como la detención de Al Capone, pero también se le caracteriza por su falta de escrúpulos y sus métodos carentes de control. Obseso del orden y la rutina, apasionado por los rumores insignificantes, sobre todo si se referían a la vida sexual de los presuntos subversivos, fue utilizado sucesivamente por todos los presidentes norteamericanos, y se le permitió, a él y a otros, carta blanca. Soterradamente se fue tolerando esta "guerra sucia" y silenciosa contra los enemigos públicos, pero al hacerlo, se aumentaban las posibilidades de cometer injusticias, y el Estado de Derecho quedaba con el culo al aire, completamente vulnerable en la negación de su propio sentido.

Pero con esto tapado y bien tapado, entretanto el temor al peligro comunista no hizo otra cosa que crecer. Una serie de incidentes, que tenían un aparente fundamento pero que en realidad fueron muy exagerados, contribuyeron a una histeria anticomunista que se trasladó al conjunto de la sociedad norteamericana, calando incluso en el pueblo.

Ya en 1945 se planteó el asunto del periódico Amerasia, partidario de los comunistas chinos, al que se descubrió que poseía documentación secreta. Hubo otros escándalos, y pequeñas facciones radicales sirvieron para que los alarmarmistas se rearmasen contra los "rojos".

Y así llegamos a la formación de la célebre COMISIÓN DE ACTIVIDADES ANTIAMERICANAS, y a los interrogatorios y las listas negras. Todo ello supuestamente a favor del orden, la libertad, y el mantenimiento del sistema.


Los interrogatorios eran como sucesiones de llaves de judo: si, por ejemplo, los interrogados recurrían a la quinta enmienda de la Constitución para no responder acerca de lo que no eran más que sus relaciones personales con otros miembros de su profesión, ésa, para quienes preguntaban, era la señal de que algo tenían que ocultar y, por lo tanto, entraban en las listas negras que les impedían en muchos casos trabajar.


Sobre el creciente anticomunismo de la sociedad norteamericana da cuenta el hecho de que, en 1947, el 61% de los electores era partidario de la ilegalización del partido comunista pero, sobre todo, la realidad de que auténticas fortunas individuales en el campo político fueran conseguidas a base de esgrimir un anticomunismo.

Este fue el caso del senador McCarran, uno de los más conspicuos defensores del régimen del Francisco Franco en España ante el Congreso norteamericano. Como Franco era anticomunista, Franco era para McCarran un aliado, independientemente de su filiación filo-fascista antes y durante la Guerra Mundial. Los votantes pudieron ser convencidos.

También Richard Nixon, el futuro presidente, se inició en la política norteamericana con esta actitud, identificando incluso el antiamericanismo con la propensión de que el Estado se entrometiera excesivamente en la vida de los ciudadanos, de modo que una actitud muy característica del Partido Demócrata podía ser asimilada a una peligrosa deriva hacia el comunismo. Fueron malos tiempos para ese partido. Los votantes fueron convencidos.

Nixon, por ejemplo, jugó un papel importante en el caso de un funcionario prestigioso, Algernon Hiss, denunciado por un antiguo comunista Whittaker Chambers. Ambos personajes eran la antítesis y todo parecía favorecer al primero desde el punto de vista de su fiabilidad, pero acabó siendo condenado por perjurio a tres años de cárcel, aunque nunca reconociera sus culpas. Casos como éste fomentaron la histeria anticomunista porque dieron la sensación de que existía una conspiratoria penetración de espías en los niveles más altos de la Administración norteamericana gracias a una fuerza poderosa y tentacular.

La verdad distaba mucho de esta descripción. En 1949 el partido comunista era, en realidad, una fuerza despreciable y ni siquiera recibía ayuda alguna de la URSS. Los dirigentes comunistas fueron finalmente procesados en 1951 cuando su influencia había quedado reducida a la nada. En 1956 el número inicial de simpatizantes comunistas en USA había sido reducido hasta no más de los 5.000. El número de agentes del FBI infiltrados en su interior era tan grande que, si hubiera querido, el propio Edgar Hoover hubiera podido convertirse en su presidente. A estas alturas había pasado ya el momento peor de la histeria anticomunista pero todavía no había desaparecido por completo del horizonte quien quedó principalmente identificado con ella:

El tristemente famoso senador por Wisconsin, Joe Mc Carthy. En realidad Mc Carthy fue un tardío llegado a este fenómeno pero también quien más se benefició de él. Mc Carthy denunció doscientos supuestos casos de comunistas infiltrados que trabajarían en el Departamento de Estado, y eso le volvió muy popular como un "luchador contra la corrupción". Era, en realidad, un mentiroso patológico dispuesto a inventarse un pasado de héroe de guerra del que carecía y fabular conspiraciones de las que nunca ofreció pruebas. Bebedor, con un escaso balance positivo en su trayectoria en el Senado, necesitaba buenos argumentos para ser reelegido. Su estrategia consistió siempre en argumentar a base de documentos que no revelaba porque decía que eran secretos.
(¿no os suena eso?)

Nunca identificó a un solo subversivo y, además, éstos en realidad no le interesaban sino para armar ruido. Sus adversarios reales eran personas pertenecientes al "stablishment" liberal de la costa Este, como Dean Acheson, de quien abominaba de sus pantalones a rayas y su acento inglés. Pronto logró un apoyo populista entre quienes pertenecían a medios sindicales y culturales muy distintos y veían en Washington una administración lejana y prepotente. Lo que más llama la atención de Mc Carthy es el éxito que logró pese a la endeblez de sus argumentos. Una encuesta aseguró, a comienzos de los cincuenta, que el 84% de los norteamericanos le había oído y el 39% pensaba que sus denuncias tenían al menos una parte de razón. Sin duda, tuvo el apoyo de Taft, la figura más prominente de los republicanos conservadores, pero también el futuro presidente Kennedy pensó que podía haber algo de verdad en sus acusaciones. En 1954, durante algunos meses, las encuestas parecieron probar que una mayoría de los norteamericanos consideraba que podía tener razón.

El balance de esta degeneración politica, y de este retroceso de libertades se salda de la siguiente manera:

- miles de personas habían perdido sus puestos de trabajo
- unos centenares fueron encarcelados
- unos ciento cincuenta fueron deportados
- dos fueron ejecutados

Sí, hubo dos CONDENADOS A MUERTE acusados de ser espías a favor de la Unión Soviética: el matrimonio Rosenberg. Detenidos después de una operación de la CIA, fueron juzgados y encontrados culpables en base de pruebas hoy por hoy muy dudosas. Fueron ejecutados, y la opinión pública durmió tranquila, porque los vigilantes por la paz velaban por ellos...

Y ahora reflexionemos: ¿NO NOS HAN ENSEÑADO NADA ESTAS COSAS? ¿NO? Relaciono: comunismo -> Terrorismo; Stalin -> Bin Laden; caza de brujas -> ¿lo que está pasando ahora en los USA?

Nuevos perros, viejos collares.

(seguirá, y esta vez sí hablaremos de cine)...


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


Fin del documento encontrado en el foro del Aleph.

Confio sea de su interes y nadie se sienta molestado.

la cultura: para el que la necesita

[ Add all 35 links to your ed2k client ]

Nota Vie Jun 02, 2006 5:10 pm
Si que parece interesante, estoy pensando en editarlo para incluír los links a eMule de las películas que menciona (o el del correspondiente foro, de aqui o DXC) directamente sobre el comentario.

Es algo que quería hacer desde hace tiempo (me lo has puesto en bandeja :D ) Saludos.

Nota Sab Jun 03, 2006 6:23 pm
:D Somos un equipo...

Avanti ;)

Nota Lun Jun 05, 2006 4:09 pm
Primera edición concluída, queda otra.

Los enlaces en nombres propios de directores y actores van a la correspondiente filmografía de Divxclasico, los de las peliculas son los enlaces a eMule.

Algunas películas tenían más de un ripeo por lo que he priorizado las que llevan los subtítulos pegados y las que están dobladas al español, personalmente prefiero la VO pero sé que somos una minoría. Por supuesto no garantizo que sea el ripeo que tenga mejor calidad (ni siquiera puedo garantizar que no sea una porno a la que han cambiado el nombre) por lo que andaros con pies de plomo.

Por último Olimpiada necesita subtítulos y, usando el buscador de eMule, el film Intolerancia de Griffith tiene dos rips diferentes en 3 cds, uno dice estar restaurado pero no he encontrado el cd1 por lo que lo dejo de momento a ver si encuentro a alguien que me confirme los enlaces.

Me gusta como queda, es una especie de WikiArtículo, quizá faltan unas imágenes pequeñas (Sisifo podía pasarse por aquí).

Decir también (para futuros proyectos en esta página) que si no me hubiese dado por editarlo, el sitio de este mensaje sería el Ateneo, aquí cosas con links. ;)

Nota Lun Jun 05, 2006 5:01 pm
Reconozco que no soy un buen seguidor del cine clásico, pero la curiosidad me corroe. Me pongo a bajar la de Octubre y ya os contaré.

Gracias y salud.

Nota Mar Jun 20, 2006 3:53 am
Segunda edición, incluídos los dos trabajos de Griffith y sus correspondientes subtítulos. Como son muchos links de una vez lo he puesto "independiente" del texto, y con cartel.

Falta el corto eLink de eMule the hollywood ten 1956 [XviD.MP3.VO].avi  [102.80 Mb] que enlazaré al hilo de DXC cuando vuelvan a estar on-line, ya que no encuentro los subtítulos.

Anímo a los eruditos y estudiosos a currarse artículos así, con los links incluídos, sobre cualquier tema interesante (peliculas con mensaje ecologista, punk, gay...)

Saludos.

Nota Mié Sep 27, 2006 9:37 am
A pesar de la aparente inocente y democrática pregunta que se hace en el título de este hilo, el escrito que se postea lejos de buscar una comprensión sobre a qué sirve el cine y cómo se ha utilizado el cine, más bien da respuestas finales, con el típico análisis liberal burgués que nos bombardean a diario con su estúpida mentalidad los medios de "comunicación" de masa capitalistas.
El hecho de poner todo en un saco, ya sabemos que es la estrategia que se usa en los últimos años. Hitler = Stalin, Nazismo = Socialismo y ahora el articulillo nos trata de demostrar que Einsenstein = Riefensthal. Eso es, tratemos de demostrar que todo es lo mismo para que todo siga siendo lo mismo.

OCTUBRE (1927), una película que rememorara la Revolunción de 1917 con motivo de su décimo aniversario, para mayor gloria de Lenin, de los Soviets y del pueblo ruso proletario. Fue un proyecto faraónico. En general, en todas las películas rusas de la época, por estar detrás el apoyo del Estado, los medios son siempre muchísimos, cuentan con cientos de extras y decorados, y por rublos no queda.


Ya vemos en esta frase la poca comprensión de la película "Octubre", precisamente de la película más filosófica Einsenstein, de la que no sólo se habla de la Revolución de Octubre, sino de la necesidad de hacer una revolución y no solo en Rusia. La película Octubre precisamente expone la necesidad del hombre de liberarse de la tiranía de los objetos, de la tiranía del dinero, que trata de reemplazar los verdaderos valores humanos.
Cuanto de nuevo hay en el cine de Eisenstein, aunque parezca viejo! Qué poca comprensión del cine soviético (aunque el autor lo llame "películas rusas") se desprende de este articulo, y que mala fe en que no se comprenda realmente, aunque el autor trate de ponerlo todo muy "democráticamente"


Volver a La trituradora

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.