RebeldeMule

Beholder (Warm Lamp Games, 2016)

Programas libres para dar la batalla política, juegos con mensaje...


Sinopsis:

    Carl Stein es el nuevo administrador de una comunidad de vecinos en la calle Krushvice, 6, de una ciudad ficticia en un Estado ficticio. En calidad de funcionario, su tarea encubierta será vigilar a los inquilinos y denunciar a las autoridades cualquier desorden político y social.

Comentario personal:

    Como la función de los porteros durante el franquismo.

Clover Harker, en Gamereactor, el 15 de diciembre de 2016, escribió:[...] Después de la mudanza, inmediatamente te mandan instalar una cámara en uno de los apartamentos de tus inquilinos con orden de espiarlos, pero esto no acaba aquí. Tus superiores te exigen que hagas un seguimiento de todos los inquilinos con el fin de delatar a los rebeldes que se oponen al Estado. Con leyes que son extremadamente estrictas (por ejemplo, comerse una manzana está prohibido y no poseer un patito de goma es una ofensa grave), es solo cuestión de tiempo de que se considere a todas las personas como criminales.

Desde la oficina de tu sótano, puedes motorizar todos los apartamentos en los que hayas instalado una cámara. En tu oficina también se te permite perfilar e informar a tus inquilinos y almacenar toda evidencia que tengas contra ellos. El teléfono de tu oficina está conectado directamente con el Estado, el cual contactará contigo con misiones como perfilar, espiar o eliminar inquilinos. El Estado te mandará dos o tres misiones principales pero los inquilinos o incluso tu familia también pueden tener peticiones para ti.

Cada pieza de información que consigas sobre tus inquilinos te supondrá inmediatamente una recompensa del Estado en metálico, así como con puntos de reputación. Incluso cuando los inquilinos ni siquiera están dentro del radar (todavía), se te anima a conseguir información sobre ellos. Con leyes que cada día se vuelven más estrictas, es solo cuestión de tiempo de que también se salten las leyes en algún momento.

Puedes conseguir información simplemente hablando y conociendo a los demás inquilinos pero esto no es suficiente. Si realmente quieres saber que pasa en sus vidas, tendrás que entrar en sus casas cuando no estén y registrar sus cosas. O si quieres hacerlo más fácil, instala un par de cámaras. El dinero que ganas te permitirá comprar mejores programas de espionaje (spyware) o puedes invertirlo en el mantenimiento del bloque de apartamentos.

Cada vez que juegues será diferente ya que depende de las decisiones que tomes. Siempre empiezas con los mismos inquilinos pero después del tutorial eres libre de llevar la historia por cualquier dirección. Por ejemplo, después de desalojar a unos inquilinos o de restaurar apartamentos vacíos, puedes elegir a la próxima persona que se mudará ahí.

Cada inquilino tiene una historia única la cual se ve afectada por tus decisiones. Las historias son realmente inmersivas, pero después de jugar unas cuantas veces parece que sean un poco limitadas, estas cosas son inevitables. Sin embargo, pensamos que los acontecimientos y resultados aleatorios le darían al juego más libertad.

Al principio te presentan el juego como un point & click de humor, pero las decisiones que tendrás que tomar comenzarán a cuestionar tu moralidad. ¿Dejarías huérfanos a los residentes más jóvenes delatando a su padre? ¿Seguirías al pie de la letra las leyes dictadas por el Estado incluso si eso significara perder tu humanidad? ¿Qué es lo primero: tu familia o el país? Quizás hayas crecido con algunos inquilinos pero... ¿son de confianza? ¿De verdad el Estado sabe lo que es mejor para sus ciudadanos? Esto nos recuerda un poco a "Papers, Please". [...]

Danny Panizo, en Nivel Oculto, el 24 de mayo de 2017, escribió:[...] En "Beholder" las historias son previsibles y están escritas con poca gracia. Parecen seguir un patrón claro en el que quieren que el jugador se pare y tenga que tomar una decisión difícil. No obstante, los personajes rara vez consiguen implicar al jugador, y si lo hacen la dificultad siempre radica en conseguir una cantidad absurdamente desorbitada de dinero para resolver el problema.

Y es que la curva de dificultad en "Beholder" tiene más que ver con el dinero y el equilibrio que damos entre proteger a nuestra familia y ayudar a los inquilinos. Sin embargo, todos los problemas se solucionan a base de billetes, dando lugar a un desarrollo poco imaginativo en el que rara vez podemos intercambiar favores, extorsionar a los vecinos o hacer tráfico de influencias dentro del sistema político para el que trabajamos.

Así mismo, al haber extrapolado las mecánicas de otros títulos, "Beholder" sufre de sus mismos errores. Por ejemplo, al igual que en "Papers, Please", en "Beholder" se nos da una familia que nos pide dinero para solucionar problemas. Unas cantidades mayores de las que verán en la totalidad del juego. Sin embargo, como estos personajes simplemente deambulan por el mundo sin tener un desarrollo mayor que el que tendría una lavadora, por ejemplo. Así que no les costará cortarles el grifo y olvidarse totalmente de sus siluetas, totalmente indistinguibles de las de los demás habitantes del inmueble.

En el último tramo el juego trata de emular a "This War of Mine", tratando de sorprender al jugador con momentos y puzles que nos sacan de la rutina, pero que salen de ninguna parte. También aparece la que a mí parecer es la única historia bien escrita e interesante de todo el juego. Sin embargo, como todo ocurre al mismo tiempo, con hasta cinco tramas activas al mismo tiempo, la mayoría de las veces totalmente independientes unas de otras, y algunas con un límite de tiempo, da una sensación de absoluto caos que casa muy poco con un universo totalitario donde desde el primer minuto nos dicen que la “gente aún cree que tiene derecho a la intimidad”. Y a pesar de proclamar esta máxima interesante en el primer minuto del juego, el juego rara vez hace gala de intimidad. Los personajes que se supone que son pareja pueden ser vistos haciendo vidas al margen de sus compañeros sentimentales. Los habitantes de este mundo son siluetas de cartón deambulando sin orden ni concierto por el mundo, dejando sus hogares porque tenemos que entrar a cotillear entre sus cosas para poder denunciar sus infracciones.

Lamentablemente, cuando las infracciones son cosas tan absurdas como poseer pescado o tener un patito de goma, conviviendo con algunas normas que tenían un potencial totalmente desaprovechado como prohibido llorar, leer o escuchar música, el juego no puede ser tomado en serio. [...]


Ficha técnica


Requisitos de sistema

    - Mínimos (PC): SO Windows 7/8/10; procesador Intel Pentium Dual CPU E2180 2.00GHz; memoria 2 GB de RAM; gráficos GeForce 600M / ATI Radeon HD 5450 (1GB); directX Versión 9.0c; almacenamiento 1600 MB de espacio disponible.

    - Mínimos (Mac): SO MacOSX 10.10; procesador Intel Core i5 – 2.4 GHz; memoria 2 GB de RAM; gráficos AMD Radeon HD 6490M 256 Мb; almacenamiento 1600 MB de espacio disponible.

    - Mínimos (Linux): SO Ubuntu 12.04 LTS; procesador 1.7 GHz Dual Core; memoria 2 GB de RAM; gráficos 1 Gb; almacenamiento 1600 MB de espacio disponible.




Secuencias





PC DVD - ISO (fuente)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Incluye el DLC "Blissful Sleep / Sueño feliz"

Instrucciones de instalación
1.- Montar o grabar la imagen ISO.
2.- Instalar el juego.
3.- Copie el contenido de la carpeta "Crack" en "C:\Program Files\Beholder" y reemplazar los archivos.
4.- Jugar.





:idea: Compra


Volver a Software

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.