RebeldeMule

La revolución acabó en mayo (Mikel Muñoz, 2015)

Historia, ciencia, sociedad, política y esos conceptos.
La revolución acabó en mayo
Mikel Muñoz (España, 2015) [140 min]

Portada


Sinopsis:

    [fuente] Primavera de 1937: la Guerra Civil española se encuentra en pleno apogeo. El ejército republicano y las milicias de partidos y sindicatos luchan contra las tropas franquistas. A cientos de kilómetros, en la retaguardia, el gobierno asalta el edificio de la Telefónica en Barcelona, gestionado por la CNT. Lxs anarquistas resisten, estalla la huelga general: comienza una guerra civil dentro de la Guerra Civil. Cinco días que sellan el epitafio de la revolución.

Agustín Guillamón, en "Tesis sobre la Guerra de España y la situación revolucionaria creada el 19 de julio de 1936 en Cataluña", en Correspondencia entre Abel Paz y García Oliver, ed. Descontrol, 2016, escribió:El movimiento revolucionario del 19 de julio de 1936 se produjo como reacción a un alzamiento militar. Desde octubre de 1934, y durante toda la campaña electoral de febrero de 1936, tanto la CNT-FAI, como el POUM, consideraban inevitable un enfrentamiento con las fuerzas fascistas, de las que conocían sus preparativos para un golpe de Estado, y contra las cuales prepararon concienzudamente un enfrentamiento armado, aunque nunca rechazaron el enlace y la colaboración con los partidos republicanos o con el gobierno de la Generalidad.

Esa insurrección armada victoriosa del proletariado, en la zona republicana, supuso la inutilización de los aparatos coercitivos del Estado capitalista, y por lo tanto su incapacidad represiva. Esa insurrección supuso también una serie de "conquistas revolucionarias" de tipo social y económico. El Estado republicano se fragmentó en una multiplicidad de poderes locales o sectoriales, y muchas de sus funciones fueron "usurpadas" por las organizaciones obreras. Perdida su capacidad coercitiva, el Estado republicano vio cómo surgían poderes regionales autónomos, totalmente independientes del Estado central, que a su vez (como el gobierno de la Generalidad en Cataluña) vieron cómo se desmoronaba su autoridad. Los distintos comités revolucionarios, locales, sectoriales, de barriada, de fábrica, de defensa, de abastos, sindicales y de partidos, milicias populares y de retaguardia, desempeñaban aquellas funciones que el gobierno no podía ejercer, a causa de la pérdida de su aparato de represión y del armamento de las organizaciones obreras.

Julián Vadillo, en "Y el 18 de julio estalló la revolución en España", en Diagonal, el 18 de julio de 2016, escribió:[...] La sublevación militar fue frenada en la mayoría de puntos de España. El anarquismo, que era uno de los movimientos más dinámicos del país, se hizo con el control de la situación en muchos lugares.

Mientras se organizaban milicias para combatir a los rebeldes en los frentes de batalla, los libertarios españoles ocuparon puestos en los centros de trabajo y en los campos. Muchos empresarios, complotados con los rebeldes contra la República, huyeron de la España republicana. Los obreros se vieron con el control de la producción. Las fábricas tenían que producir. Los campos tenían que ser cultivados. Y los trabajadores y sus organizaciones, tras décadas de formación, tomaron el control de la situación. En las fábricas se constituyeron comités obreros que gestionaron la producción. En el campo se desarrollaron colectividades agrarias que puso la tierra al servicio de quien la trabajaba. Aunque existieron individualistas que siguieron cultivando a su manera la tierra, estar en la colectividad se planteaba como beneficioso para la marcha de la sociedad. Producción al servicio de guerra pero también para mostrar que las cosas se podían hacer de otra forma.

En la mayoría de los casos los anarquistas fueron entusiastas seguidores de un proceso revolucionario que habían reivindicado desde sus orígenes. En otros muchos la UGT también participó de ese control obrero y de esas colectividades. En sitios se llegó a la situación, incluso, de la desaparición del dinero. Una sociedad horizontal, antiautoritaria y comunista plena. Todo en la vida de la retaguardia se colectivizó. La CNT desarrolló una intensa propaganda a favor de la socialización de los medios de producción y consumo. Se crearon Consejos Económicos con el objetivo de hacer eficiente de la producción. Se crearon organismos como el CLUEA (Consejo Levantino Unificado de Exportación de Agrios) para poder controlar la producción. Todas las fábricas tuvieron su comité de control o consejo obrero. Pero no sólo fue en el ámbito económico. En Cataluña, por ejemplo, se desarrolló el CENU (Consejo de la Escuela Nueva Unificada) para el desarrollo educativo. Algo que también se hizo en otros puntos de España. El Sindicato Único de Industria de Espectáculos Públicos de la CNT se hizo con el control de los principales centros audiovisuales y creó todo un sistema de cine. Propaganda y cine ficción estuvo en manos de los trabajadores del espectáculos. El celuloide se hizo colectivo. Las salas de cine, de teatro, de ocio, estaban bajo el control obrero. También el transporte, la vivienda, etc. Todo un esfuerzo revolucionario que fue defendido con tesón por muchos trabajadores porque veían así algo tangible por lo que luchar.

Sin embargo, los anarquistas, que siempre fueron los grandes olvidados al haber sido derrotados por varios frentes, también vieron que la realidad de la guerra imponía sacrificios. Los anarquistas eran antiestatalistas y sin embargo dieron cinco ministros, alcaldes, concejales, consejeros, etc,. Los anarquistas eran antimilitaristas y sin embargo dieron cargos al Ejército Popular de la República, a los carabineros, etc. Se imponía la victoria sobre el fascismo. Y eso lo entendían a cualquier precio pero sin perder lo conquistado. Y esfuerzo y un sacrificio que bien es cierto que no todos hicieron.

Ese desarrollo revolucionario hay quien lo vio como lesivo e hizo todo lo que tuvo a su alcance para frenarlo. Fuerzas que eran igual de antifascistas que los libertarios, pero que diferían en estrategias y tácticas. En ocasiones los procedimientos fueron criminales. Lo cierto fue que esas colectividades, que ese control obrero, tuvieron exitosos resultados en muchos lugares. En otros no lo fue tanto. No hay que olvidar que se desarrollaron en un contexto de guerra. Y aunque a partir de 1937 la efervescencia revolucionaria fue en declive, lo cierto es que hasta el final de la guerra las experiencias comunistas libertarias tuvieron desarrollo en muchos puntos de la España republicana. [...]

Chris Ealham, en La lucha por Barcelona: clase, cultura y conflicto, 1898-1937, ed. Alianza, 2005, escribió:El 21 de julio: la revolución desde abajo

Mientras los líderes anarquistas se comprometían a la ‘colaboración democrática’ con los representantes políticos de las clases medias, las bases de la CNT-FAI llevaban adelante su revolución en las calles de Barcelona, reorganizando los medios de producción y asumiendo el control de las fábricas y la propiedad en lo que sería el mayor festival revolucionario de la historia contemporánea europea. En la mayor parte de las zonas donde se había sofocado la sublevación, los sectores más revolucionarios de la clase obrera urbana y rural no tenía ningún interés en volver al status quo vigente antes del fallido golpe militar, e interpretaron el triunfo sobre el ejército como una oportunidad para cumplir con su sueño colectivo de justicia social y económica.

Resulta irónico que la fiesta urbana revolucionaria de las calles comenzase el mismo día en que los líderes anarquistas accedieron a compartir el poder con otros partidos del Frente Popular en el CCMA [Comité Central de Milicias Antifascistas] (efectivamente un Ministerio de Guerra dominado por los sindicatos pero vinculado a la Generalitat de Catalunya): el 21 de julio de 1936. Grupos de obreros, en su mayoría organizados a través de los comités revolucionarios locales, y otras organizaciones políticas y sindicales, ocuparon los barrios de las elites, las propiedades de la Iglesia, las oficinas de empresas, los hoteles y los palacios de los ricos. Esta pauta se repitió por toda la ciudad, con grupos antifascistas, e incluso pequeños grupos de anarquistas, ocupando las casas de la gente acomodada. Y, así, justo cuando la dirección de la CNT-FAI se comprometía a colaborar con las fuerzas democráticas, sus partidarios de base iniciaban la revolución en la calle.


Ficha técnica


Intervenciones:


Idioma original: Castellano.





WEBRip VO - MP4
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
Nombre completo : La revolución acabó en mayo (Mikel Muñoz, 2015) [WEBRip VO].mp4
Formato : MPEG-4
Formato del perfil : Base Media
ID Códec : isom (isom/iso2/avc1/mp41)
Tamaño del archivo : 1,95GIB
Duración : 1h 20min.
Tasa de bits total : 3 498Kbps
Aplicación de codifición : Lavf55.42.101

Video
ID : 1
Formato : AVC
Formato/Info : Advanced Video Codec
Formato del perfil : High@L3.1
Ajustes del formato, CABAC : Si
Ajustes del formato, RefFrames : 5marcos
ID Códec : avc1
ID Códec/Info : Advanced Video Coding
Duración : 1h 20min.
Tasa de bits : 3 365Kbps
Ancho : 1 280pixeles
Alto : 720pixeles
Relación de aspecto : 5:4
Modo de velocidad de cuadro : Constante
Velocidad de cuadro : 23,976 (24000/1001)fps
ColorSpace : YUV
ChromaSubsampling/String : 4:2:0
BitDepth/String : 8bits
Tipo de exploración : Progresivo
Bits/(Pixel*cuadro) : 0.152
Tamaño de pista : 1,88GIB (96%)
Librería de codificación : x264 core 142 r2431 ac76440
Opciones de codificación : cabac=1 / ref=5 / deblock=1:0:0 / analyse=0x3:0x111 / me=hex / subme=6 / psy=1 / psy_rd=1.00:0.00 / mixed_ref=1 / me_range=16 / chroma_me=1 / trellis=1 / 8x8dct=1 / cqm=0 / deadzone=21,11 / fast_pskip=1 / chroma_qp_offset=-2 / threads=6 / lookahead_threads=1 / sliced_threads=0 / nr=0 / decimate=1 / interlaced=0 / bluray_compat=0 / constrained_intra=0 / bframes=3 / b_pyramid=2 / b_adapt=1 / b_bias=0 / direct=3 / weightb=1 / open_gop=0 / weightp=2 / keyint=250 / keyint_min=25 / scenecut=40 / intra_refresh=0 / rc_lookahead=50 / rc=crf / mbtree=1 / crf=20.0 / qcomp=0.60 / qpmin=0 / qpmax=69 / qpstep=4 / ip_ratio=1.41 / aq=1:1.00
Idioma : Inglés

Audio
ID : 2
Formato : AAC
Formato/Info : Advanced Audio Codec
Formato del perfil : LC
ID Códec : 40
Duración : 1h 20min.
Tipo de tasa de bits : Constante
Tasa de bits : 128Kbps
Canal(es) : 2canales
Posiciones del canal : Front: L R
Velocidad de muestreo : 48,0KHz
Velocidad de cuadro : 46,875fps (1024 spf)
Tamaño de pista : 73,2MB (4%)
Idioma : Inglés
Default : Si
Alternate group : 1





:str: Reproducción:





Relacionado:


fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=132566



Mayo del 37 no existe



Manuel M. Navarrete

Rebelión // 20 de julio de 2011




Introducción

No es la primera vez que escribo sobre la Guerra Civil. La primera vez (“Revisando a los revisionistas”) me centré en combatir a la historiografía neofranquista. Pienso que dividir las fuerzas revolucionarias en función de las diferentes lecturas de hechos históricos del pasado sería un error sólo al alcance del surrealismo montypythoniano habitual en la izquierda. Quiero -y estoy encantado de- militar con gente que haga lecturas históricas diferentes a las mías acerca de hechos puntuales, como las Jornadas de Mayo del 37.

Sin embargo (o mejor dicho: por eso mismo), en esta ocasión he decidido pronunciarme sobre algo que se ha convertido en un auténtico tema tabú para las izquierdas. Creo en la importancia del debate para construir una memoria histórica veraz como palanca para conquistar el futuro. Y es que, en mi opinión, en el subconsciente colectivo del anticapitalismo sociológico parece haberse instalado una visión muy injusta de la actuación del PCE en la contienda civil.

Yo, que no soy del PCE (pues considero a sus actuales dirigentes unos usurpadores de siglas), quiero decir que los comunistas tienen muchos motivos para sentirse orgullosos de la que antaño fuera su organización. Más allá de sus errores (que aquí no rehuiremos de ningún modo), fue el PCE quien más y mejor resistió al fascismo en el Estado español. Puede decirse que sin el PCE, al igual que sin la CNT, la defensa de Madrid no habría sido posible.

Sin embargo, suele recordarse con frecuencia que la política de Frente Popular respondía a los intereses de la política exterior soviética. También es habitual oír que la división interna del bando antifascista fue una de las causas de nuestra derrota en la Guerra Civil. Y ambas cosas son ciertas, pero han de ser contextualizadas si verdaderamente queremos entender las cosas.

En primer lugar, habría que preguntarse por qué queda excluida automática e inexplicadamente la posibilidad de que los intereses soviéticos y los intereses de la clase trabajadora de los pueblos del Estado español fueran coincidentes. Pero además, con respecto a la cuestión de “la división”, habría que preguntarse quién fue su culpable, quién rompió la unidad antifascista y quién, en cambio, la defendió al defender el Frente Popular.


Libertades y tierras

Viendo la película "Tierra y Libertad", de un cineasta algo lineal pero interesante como Ken Loach, puede uno llegar a hacerse una idea tremendamente inexacta de lo que ocurrió en la Guerra Civil y, particularmente, en los Sucesos de Mayo. La película, de un maniqueísmo panfletario desbocado, se inspira parcialmente en Homenaje a Cataluña, de George Orwell. Tanto Gabriel Jackson como Pierre Vilar subrayan que este autor estaba imbuido de cierto romanticismo exotista y mitificador. Vilar, define a Orwell como “el testigo más despistado en el combate más confuso de la historia”; Jackson, por su parte, opina que Orwell, como extranjero poco familiarizado con la coyuntura política española, era incapaz de comprender sus particularidades.

Tras ver este filme (es curioso que una película sin demasiada calidad como ésta se haya hecho tan famosa, mientras que poca gente conoce la extraordinaria trilogía sobre la Guerra Civil del director catalán Jaime Camino), el público puede quedarse con la impresión de que, en los Sucesos de Mayo del 37 en Barcelona, las balas sólo se disparaban en una dirección (hacia el POUM). Pero ese Mayo del 37 no existe. Nada más lejos de la realidad: muchas de las víctimas fueron militantes del PSUC o Guardias de Asalto. Igualmente, se publican en el Estado español incesantes libros sobre la “desaparición” de Andreu Nin. Efectivamente, el asesinato de Nin por parte de los comunistas fue un acto despreciable, pero no más que el asesinato de Antonio Sesé, dirigente del PSUC y secretario general de la UGT, por parte de los anarquistas, como narra Fernando Hernández Sánchez en su último y recomendable libro, Guerra o revolución. El Partido Comunista de España en la guerra civil. De igual modo, es cierto que debe denunciarse que el PCE no supiera defender su línea política sin inventar calumnias (como que el POUM estaba “conchabado con el fascismo”); pero también lo es que deben denunciarse las calumnias del POUM hacia el PCE, tachado de contrarrevolucionario y siervo de la burguesía.

Si jamás se produjo entre ellos un debate respetuoso sobre líneas políticas, desde la convicción de que defender una vía diferente no implicaba estar aliado al enemigo, no caigamos nosotros ahora en el mismo error. Estamos, al fin, en disposición de hacer un juicio histórico mesurado, equilibrado, menos sesgado que Orwell y Loach desde un lado, pero también menos sesgado que Ibarruri y Díaz desde el otro.


Camuflajes enormes

Esto no será posible mientras gentes presuntamente de izquierdas sigan recomendando libros tan inaceptables como The Grand Camouflage: the comunist conspiracy in the spanish civil war, de Burnett Bolloten, publicado en la España de Franco por Manuel Fraga Iribarne y, posteriormente, con un título más adaptado a los nuevos tiempos, en la España de Juan Carlos I.

Ya Herbert R. Southworth, quien pasa por ser el mayor experto que ha habido nunca sobre la Guerra Civil española, ajustó cuentas con este auténtico panfleto anticomunista de la Guerra Fría, que incluye testimonios falaces supuestamente atribuidos a "El campesino", pero que en realidad escribió Gorkin (confesándolo más tarde). En esa época, Gorkin se había degenerado por completo y trabajaba para el "Congreso para la libertad de la cultura" (abiertamente financiado por la CIA). Bolloten, en sus últimos años, supo la verdad por medio de una carta del propio Gorkin, pero no hizo nada por modificar los errores de su libro en la última edición que realizó. Ni siquiera -y esto es incomprensible- le reprochó nada a Gorkin por la falsa información suministrada.

Contra los comunistas valía todo. Pero nosotros no podemos seguir viendo las cosas así. Intentemos, pues, analizar los hechos de la manera lo más objetiva posible, antes de posicionarnos.


¿Qué sucedió en Barcelona?

Los Hechos de Mayo del 37 supusieron un antes y un después en la historia de la guerra. Siguiendo a Tuñón de Lara, nos encontramos con que el edificio de la Telefónica de Barcelona, que en teoría debía ser controlado por la CNT y la UGT, había sido ocupado por los autodenominados “Amigos de Durruti”. Huelga decir que Buenaventura Durruti, ya muerto por aquel entonces, jamás habría aprobado la política de dicho grupúsculo, ya que el digno dirigente de la CNT había acabado por aceptar, a grandes rasgos, la prioridad de vencer en la guerra contra el fascismo.

Los Amigos de Durruti no permitían (en mitad de la guerra) una normal comunicación entre el gobierno republicano y la Generalitat. El comisario de Orden Público se personó por dicho motivo en la Telefónica y fue recibido a tiros. Más tarde, las Juventudes Libertarias, los Amigos de Durruti y el POUM llamaron a la huelga general (insistamos: en mitad de la guerra), levantaron barricadas y así comenzó el enfrentamiento. A pesar de la oposición de los máximos dirigentes de la CNT (como Joan Peiró, García Oliver o Federica Montseny), que pedían a los anarquistas serenidad y abandonar las barricadas, dos batallones (la 46 división, anarquista, y la 29, poumista) abandonaron el Frente y trataron de marchar sobre Barcelona, sin éxito.


La inversión de Ken Loach

Más tarde, como sabemos, la sublevación fue derrotada y el POUM ilegalizado. Sin embargo, en "Tierra y Libertad", Laverty y Loach realizan una crucial inversión en el orden de los hechos: en la película, es la persecución contra el POUM la que motiva los Hechos de Mayo, no (como sucedió en la vida real) los Hechos de Mayo los que motivan la persecución contra el POUM. ¿Casualidad o manipulación?

Por otro lado, si este director quería narrar traiciones de la Guerra Civil, ¿por qué no narró el golpe de Estado del coronel Casado, en el cual elementos de todos los grupos no comunistas del Frente Popular (empezando por elementos anarquistas y socialistas), negociaron a espaldas del Presidente de la República y se rindieron a Franco, encarcelando y entregando al enemigo a cientos de comunistas?

Carece también de sentido afirmar, como han hecho Gorkin y otros, que el proceso judicial contra el POUM fue una reproducción de los procesos de Moscú. Con ello, en realidad, le han dado alas a la teoría de Pío Moa de que la República se había transformado en un régimen “totalitario” y sin garantías jurídicas, por lo que Franco fue un mal menor. El caso es que, para empezar, sólo se juzgó a varios líderes del POUM, sin inculpar a sus militantes de base.

Sólo cuatro de los líderes fueron condenados, pero, a diferencia de lo sucedido en la URSS, el tribunal no aceptó las calumnias vertidas contra el POUM que se referían a espionaje y traición. Sólo se aceptó la acusación de sublevación contra la República en los Hechos de Mayo. Aunque condenados a cárcel, fueron liberados al final de la guerra, para que pudieran escapar a Franco (a diferencia de las víctimas del golpe de Casado…).

Estas notables diferencias con respecto a los Procesos de Moscú fueron resaltadas por Antonio Elorza y Marta Bizcarrondo, autores de Queridos camaradas. La internacional comunista en España, 1919-1939, un libro, pese a todo, muy crítico con la Komintern y la URSS. ¿Resultado? Una airada acusación de “estalinistas” contra ellos por parte de Pierre Broué. Voltaire decía que en geometría no existen las sectas; lástima que no pueda decirse lo mismo de la historiografía.


La verdadera colectivización

Dejaré de lado, no obstante, los documentos alemanes que prueban que Faupel informó al gobierno alemán de que los Sucesos de Mayo habían sido originados por provocadores franquistas. Estoy de acuerdo con Tuñón de Lara, que considera que dichas informaciones fueron inventadas o exageradas, probablemente para apuntarse un tanto en los ámbitos diplomáticos. Sin embargo, hay que hacer ciertas precisiones sobre la actitud de los sublevados.

Lo primero es que estaban haciendo su revolución armada en la retaguardia en mitad de una guerra civil. Esto era catastrófico. Por un lado, se retiraban fuerzas del frente para alimentar la “revolución” de la retaguardia. Por otro, se decretaba una huelga general que suponía un grave perjuicio para el esfuerzo de guerra. Por no hablar de los 500 muertos y de los miles de heridos.

No es, en suma, que los dirigentes de la CNT (opuestos, recordemos, a la sublevación) se hubieran transformado de repente en unos “traidores” vendidos a la burguesía, sino que entre ellos y los sublevados existía una discrepancia acerca de lo que es el poder revolucionario y del alcance de la política en alianzas en la revolución.

En opinión de Ferrán Gallego, autor de La crisis del antifascismo. Barcelona, mayo de 1937, los anarquistas sublevados continuaban entendiendo el poder como una configuración fragmentaria, en la que cada fuerza debe tratar de mantener sus posiciones. Así, no defendían la Telefónica como propiedad de la clase obrera ni del pueblo, sino como propiedad de su sindicato.

Los sublevados nunca comprendieron que una verdadera colectivización habría supuesto el establecimiento un servicio público, y no la propiedad exclusiva de una u otra organización. Y los Hechos de Mayo no son, en realidad, más que el capítulo final de una larga lucha entre las distintas organizaciones de la izquierda barcelonesa por hacerse con los resortes del poder.


¿Contrarrevolución o superrevolución?

Cuando se contrapone “revolución y contrarrevolución” de manera simplista, habría que pensar mejor de lo que se está hablando. Aun con distinto éxito dependiendo del lugar, las tierras nunca fueron devueltas a sus antiguos propietarios (que, por otro lado, estaban en el bando franquista), sino por lo general nacionalizadas, como es natural en una economía de guerra. Lo mismo cabe decir de una importante porción de la industria.

¿Por qué los “superrevolucionarios” (como los ha llamado en alguna ocasión Fidel Castro) no dicen jamás una sola palabra acerca de las dificultades económicas del Consejo de Aragón, la hiperinflación, la falta de planificación que acabó conllevando el caos económico, los casos de comités que fabricaban productos innecesarios para la guerra y hacían el comercio exterior por su cuenta, los casos de indisciplina entre las milicias, los abusos contra campesinos y pequeños propietarios, los asesinatos innecesarios de clero y un largo etcétera?

Quizá porque no quieren admitir que ganar la guerra era el modo de hacer la revolución, pero que para ganar la guerra era precisa, lógicamente, una economía de guerra, una centralización de la producción y un ejército regular con un mando único. Ideas no aceptada fácilmente por los anarquistas, pero tampoco por Orwell, quien, sobrado de romanticismo pero falto de realismo, consideraba que un miliciano estaba espiritualmente predispuesto a rendir mejor que un soldado.


La dialéctica entre guerra y revolución

En “Sobre la contradicción”, Mao expone cómo un proceso complejo está atravesado por múltiples contradicciones imbricadas, resultando una de ellas la principal (la que permite avanzar al proceso) y el resto secundarias o aplazables. Por ejemplo, para derrotar al invasor japonés era imprescindible unirse a los nacionalistas burgueses chinos, aplazando provisionalmente la contradicción de clase que los separaba de los campesinos. Sólo tras expulsar al ocupante, los comunistas chinos habrían conquistado un escenario en el que desarrollar la lucha de clases contra su propia burguesía y alcanzar el socialismo.

A pesar del lenguaje dogmático, propio de la época (y presente también en autores como Lenin), la noción creada por el guerrillero chino es muy importante, porque algo similar argumentaba el PCE en relación a la revolución española. No puedes profundizar la revolución cuando estás siendo atacado por el ejército de tu propio Estado, aliado a dos potencias fascistas y sin olvidar a las tropas coloniales. Sencillamente, había que ganar la guerra primero, no ya para pensar en la revolución, sino para pensar en cualquier otra forma de vida que no fuera el fascismo.

Sólo la victoria contra el fascismo podía garantizar la persistencia de las profundas transformaciones que se llevaron a cabo durante la guerra, abriendo las puertas al socialismo. De lo contrario, si Franco vencía, las organizaciones obreras serían prohibidas y aniquiladas, como de hecho sucedió. En todos los procesos revolucionarios, el primer paso es ganar la guerra a la contrarrevolución, para generar las condiciones en las cuales pueda iniciarse el proceso revolucionario. Fidel Castro, por ejemplo, no nacionalizó la United Fruit Company en 1956, sino en 1960.

Así se comprende la política de Frentes Populares: como rectificación de la línea del tercer periodo (la política de “clase contra clase”), que, en su negativa a cualquier pacto con elementos reformistas, facilitó el ascenso al poder de Hitler en Alemania (hecho duramente criticado por Trotsky). Hay que recordar que tanto el POUM como la CNT apoyaron a -o participaron en- el gobierno del Frente Popular (hecho… también duramente criticado por Trotsky). Así eran cosas con el profeta desarmado: por activa o por pasiva, todo lo que se hiciera sería calificado de error.


Los paralelismos históricos…

Existen casos similares que pueden examinarse a modo de ejemplo. Por ejemplo, el caso del MIR chileno, que abandonó la lucha armada en cuanto, en 1970, accedió al poder la Unidad Popular de Salvador Allende, sin por ello dejar de mantener una actitud crítica hacia el gobierno y rechazar la teoría de la “vía pacífica” al socialismo. O el actual PCV, que apoya críticamente al gobierno de Chávez, a pesar de no estar integrado en el PSUV.

Tanto la Unidad Popular de Allende como el PSUV de Chávez son gobiernos de tipo frentepopulista. Por eso, si establecemos el paralelismo con la Revolución Bolivariana de Venezuela, la actitud de Jaime Balius y los sublevados poumistas en mayo del 37 sólo puede parangonarse a la actitud de la LIT-CI (trotskista ortodoxa), para la cual el gobierno de Chávez ni siquiera es de izquierdas, sino “bonapartista” e incluso habla de “derrocarlo”, como a “cualquier Estado burgués”.

Un último paralelismo podría establecerse con la Rebelión de Kronstadt, en marzo de 1921, duramente reprimida por Trotsky. Los sublevados rusos luchaban por gobierno de los comités y soviets obreros y contra un gobierno del “contrarrevolucionario” partido bolchevique que, recordémoslo, en esas fechas proponía el establecimiento de la NEP, que el propio Lenin definía como una etapa intermedia de “capitalismo de Estado”.

Marta Harnecker escribió en una ocasión que lo más revolucionario no es lo más radical, sino lo que permite avanzar al proceso. Y es que lo más revolucionario sobre el papel puede llegar a ser un freno para la revolución, si se incurre en precipitaciones estratégicas.


… y los límites del paralelismo

Creemos que hacer paralelismos históricos es posible. Hemos comparado las similitudes relativas entre algunos gobiernos populares latinoamericanos y el gobierno de la España del 36 (que, recordemos, era entonces un país atrasado, analfabeto, semi-feudal y dependiente del capital extranjero, con un 70% de la población concentrada en el medio rural, etc.).

Sin embargo, en ocasiones se hacen paralelismos inaceptables, para ocultar la realidad en lugar de para arrojar luz sobre la misma. Por ejemplo, recientemente Cayo Lara intentaba convencer a la federación extremeña de IU para que pactara con el PSOE. ¿El argumento? Emular al Frente Popular.

Obviamente, Lara fue abucheado por los extremeños. Entre el PSOE de Largo Caballero, dirigente que defendía incluso la “dictadura revolucionaria del proletariado”, y actual PSOE de Zapatero, ¿de verdad no encuentra Lara alguna que otra diferencia? Nadie es tan ignorante como para no saber que la II República, con sus luces y sus sombras, fue la mayor conquista de la clase trabajadora en la historia del Estado español, aunque la entendamos sólo como revolución democrática y burguesa, que trató de construir un Estado laico, una red de transportes moderna o un cuerpo jurídico para garantizar las libertades mínimas, así como de suprimir el latifundio, alfabetizar a la población y construir un marco autonómico para las distintas nacionalidades.

Evidentemente, el Frente Popular fue una táctica defendida de manera excepcional, ante el riesgo de caer en el fascismo (como comprendieron la CNT e incluso, inicialmente, el propio POUM). Un riesgo que, desgraciadamente, ningún “superrevolucionario” puede ya tachar de exagerado. Evidentemente, existía una gran diferencia entre la República y el régimen autoritario de corte fascista implantado por el general Franco. Sin embargo, hoy día no existe la menor diferencia entre un gobierno del PSOE y otro del PP, ya que ambos defienden el mismo proyecto político, conformando, en palabras de Carlos Tena, el Partido Único del Capital, ya que el bipartidismo es una trampa para desarmar a la izquierda con chantajes morales como ese que habla de una fantasmagórica “pinza”.


Conclusión

Pero volvamos al asunto que nos ocupa. ¿Qué era lo correcto? ¿La sublevación contra la República o la defensa del Frente Popular?

A nivel ideológico-político, es indudable que el Frente Popular fue un rotundo éxito. Mientras se había llevado a cabo la política del tercer periodo, el PCE había sido una fuerza marginal y de escasa influencia (como lo fue siempre el POUM). Sin embargo, ahora, tras la bandera de la cultura antifascista, el PCE se convirtió en una fuerza muy popular entre las masas; en un espacio nutrido por las ricas tradiciones autóctonas de republicanismo, laicismo, instrucción popular… Surgió así una “galaxia PCE” de organizaciones sociales (Socorro Rojo, Amigos de la Unión Soviética, Mujeres Antifascistas) que extendieron su hegemonía ideológica y su mensaje a sectores sociales tradicionalmente alejados del marxismo.

¿Era, pues, correcta la política de Frentes Populares? En un pequeño inciso de El orden de El Capital, Liria y Zahonero afirman que había sin duda buenos motivos para optar por una u otra estrategia política o bélica. Y es cierto. Por eso mismo, va a ser absurdo que, por este artículo, se me tilde sin más de complicidad con los horrores del Gulag, sin necesidad –por supuesto- de refutar mis argumentaciones políticas o mis motivaciones tácticas.

No importa. Por mi parte, defiendo al Frente Popular por el mismo motivo por el que defiendo gobiernos de Unidad Popular como los de Allende y Chávez y por el que me opongo a quienes, como la LIT-CI, llaman a derrocar a dichos gobiernos, dando muestras de una precipitación táctica suicida y poniendo en peligro un escenario que permite a las organizaciones populares acumular fuerzas y desarrollarse.

Para ir concluyendo, debemos recordar una cita que el propio Joaquín Maurín, primer secretario general del POUM, escribió muchos años después en carta a Víctor Alba. Citada por Javier Iglesias Peláez en Stalin en España. La gran excusa, la carta decía lo siguiente:

    “El ejecutivo del POUM no comprendió nunca que lo primero era ganar la guerra. Antepuso la revolución a la guerra, y perdió la guerra, la revolución y se perdió a sí mismo. Lo que Engels dijo de los anarquistas españoles en 1873, es decir, que actuaron como no debían haber actuado, puede decirse aproximadamente del POUM en 1936-1937”.

En suma, la repulsa justa y necesaria ante el asesinato de Nin o ante la difamación “fascista” del rival político no debe confundirse con un cheque en blanco, por el cual haya que entregar la razón eterna a quienes con demasiada frecuencia han jugado la carta del victimismo para justificar las políticas más sectarias. Y es que la escena final de "Tierra y Libertad", en la que los militantes del PSUC prácticamente son equiparados a los fascistas, es un auténtico insulto contra la memoria de mucha gente que padeció la ejecución, la cárcel o el exilio a causa de su militancia comunista.

Cierro con las palabras de uno de aquellos comunistas muerto en los calabozos de Franco y que se llamaba barro aunque Miguel se llamara:

    Un albañil quería... Pero la piedra cobra
    su torva densidad brutal en un momento.
    Aquel hombre labraba su cárcel. Y en su obra
    fueron precipitados él y el viento.


Volver a Cine documental

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.