RebeldeMule

Ciudadano Negrín (S. Monleón, C. Álvarez, I. Uribe, 2010)

Historia, ciencia, sociedad, política y esos conceptos.
Ciudadano Negrín
Sigfrid Monleón, Carlos Álvarez, Imanol Uribe (España, 2010) [83 min]

Portada
IMDb
(Filmaffinity)


Sinopsis:

    La vida de Juan Negrín, médico e investigador, militante socialista y último jefe de Gobierno de la II República española entre 1937 y 1939, en plena Guerra de España, a través de sus discursos y escritos, de los recuerdos de sus nietos Juan y Carmen y de las imágenes de cine familiar que el propio Negrín filmó en el exilio, voluntariamente retirado de toda visibilidad pública.

El comité de Rebeldemule, en el canal de Telegram, el 4 de julio de 2017, escribió:Negrín fue una formidable inteligencia política en una situación desesperada. Comprendió como pocos que la Guerra de España era el primer capítulo de una contienda internacional, y que a esa escala se jugaba ajedrez. Por esta visión preclara, en RBM nos negamos hoy a llamar "Guerra Civil" lo que él llamó "Guerra de España".

El historiador Ángel Viñas, en entrevista en Público, el 22 de diciembre de 2008, escribió:[...] Una parte del pueblo español, los republicanos, fueron agredidos desde el interior por los militares sublevados y desde el exterior por las potencias fascistas. En lugar de rendirse, como hizo el Ejército checo, aquí esos españoles, españoles [reitera], se batieron contra los militares sublevados, contra los nazis y contra los fascistas ellos solitos. Hay que recuperar el honor de la República y el honor del presidente del Gobierno de entonces, Juan Negrín, que logró poner a un conglomerado de fuerzas políticas y sociales muy dispares al servicio de la resistencia en condiciones en las que la República ya tenía la guerra perdida.

El compañero Juan Negrín escribió:Resistir es vencer.

El historiador Paul Preston, en entrevista con Público, el 19 de diciembre de 2014, escribió:[...] Negrín es el único que mantiene su palabra, que se vuelca en la causa de la República y casi se destroza físicamente. Es el único que no decepciona, que actúa con un coraje digno de admirar.

El historiador David Jorge, en entrevista con Público, el 22 de diciembre de 2016, escribió:[...] El gran hombre de Estado de la República durante la Guerra es Negrín. [...] La política de resistencia que plantea Negrín es la única opción que le queda a la República. No es una resistencia a ultranza, insensata o que cueste vidas. La política de Negrín responde a varias motivaciones claras. Negrín interpreta claramente que lo que ocurre en España es una guerra internacional. Hace poco me escribía Carmen Negrín para decirme que por fin se habla de Guerra de España y no de Guerra Civil. Esto fue hace unos días. La única solución que tenía la República era esperar que el conflicto se extendiera por Europa. Por otro lado, en caso de que tardara en extenderse la Guerra por Europa, había que resistir para hacer una evacuación ordenada de los cuadros más comprometidos. Y en el caso de que hubiera posibilidades de una paz acordada con Franco, ésta sólo podría ser a través de una mediación internacional. Para lograr ese escenario, también había que resistir. Esas son las tres motivaciones que explican la resistencia de Negrín. Es una resistencia funcional. De hecho, hay solo cinco meses de diferencia entre el final de la Guerra Civil española y la declaración de guerra anglofrancesa.

A la pregunta de si Negrín fue una marioneta en manos del PCE, Fernando Hernández Sánchez, en entrevista en Rebelión, el 19 de diciembre de 2011, escribió:En absoluto. Esa es la lectura que se impuso a posteriori, merced, entre otros, a algunos de sus antiguos compañeros de partido, como Largo Caballero, Indalecio Prieto o Luis Araquistáin. Todos ellos encontraron un terreno común en la debelación de la figura de Negrín, cuando lo cierto es que fueron sus respectivas posiciones contrapuestas las que privaron a Negrín de una base organizativa propia en la que sustentar su política de resistencia. Ante ello, tuvo que recurrir al apoyo proporcionado por el PCE, pero lo que sabemos a partir de las fuentes primarias de la época es que era Negrín el que trazaba el rumbo y los comunistas quienes le seguían, no al revés. Esto se fue poniendo de relieve cada vez más en los últimos y decisivos compases de la guerra. Los informes internos del PCE recogieron amargas quejas acerca de que Negrín jugaba sus cartas sin comunicar nada. En los balances de postguerra elevados a la Komintern, no son pocos los cuadros que se quejaron de que los dirigentes del partido que tenían responsabilidades ministeriales o cercanas al gobierno no habían hecho otra cosa desde 1938 que vagar tras Negrín y alejarse de la realidad imperante en la zona republicana. [...] Hay que añadir que, como se dice, la victoria tiene muchos padres, pero la derrota es huérfana. Fueron muchos los que lavaron sus errores volcando dicterios contra Negrín: los seguidores de Caballero, cuyo radicalismo revolucionario se había demostrado como poco más que un testimonialismo gesticulante; los de Prieto, que se apoderó del aparato y los recursos del PSOE en el exilio expulsando a Negrín y los suyos; los anarquistas no repuestos de la quiebra abierta en la práctica entre su teoría antiestatalista y su colaboración gubernamental...

En Macguffin007, el 5 de abril de 2011, se escribió:Juan Negrín, jefe de Gobierno de la Segunda República entre 1937 y 1945, vivió los últimos años de su exilio en el anonimato, ocupado de la tutela de sus nietos Carmen y Juan. Negrín supo, nada más llegar a la jefatura de Gobierno, que saldría malparado. Convertido en el chivo expiatorio de unos y otros, actuó siempre de acuerdo a su conciencia, sin hurtarse una sola vez al deber que le marcó el destino. Ha debido pasar mucho tiempo, cuando el olvido pesa más que todas las afrentas, para que el trabajo de los historiadores, distanciado de los antagonismos y deslealtades que acarrea todo conflicto bélico, pudiera restituir el calado intelectual, político e histórico de Juan Negrín, finalmente reconocido como un exponente clave de la Edad de Plata de la ciencia española y como el gran estadista de España en guerra. El documental "Ciudadano Negrín" dirigido por Carlos Álvarez hace justicia a su figura. Se trata de una película-documental sobre la vida de Juan Negrín a través de sus discursos y escritos, de los recuerdos de sus nietos y de las imágenes de cine familiar que el propio Negrín filmó en el exilio, cuando, retirado de la política, vivía como un ciudadano anónimo.


Ficha técnica


Intervienen:


Premios:

    Nominada al Goya al mejor documental (2010).

Idioma original: Castellano.





DVBRip VO - AVI (fuente)





DVDRip VO - AVI





:str: Reproducción:



[ Add all 2 links to your ed2k client ]

Volver a Cine documental

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.