RebeldeMule

El desencanto (Jaime Chávarri, 1976)

Historia, ciencia, sociedad, política y esos conceptos.
El desencanto
Jaime Chávarri (España, 1976) [97 min]

Portada
IMDb
(wikipedia | filmaffinity)


Sinopsis:

    [del comité de Rebeldemule]
    Ocaso del franquismo. Donde la propaganda del estado presentaba una familia ejemplar de la élite intelectual, recta y católica, se revela un padre brutal y alcohólico, exizquierdista tránsfuga para salvar la vida, que compensa su frustración anulando a su mujer, de por sí envenenada por el aire tóxico de provincia; unos hijos alejados del ideal fascista: rojos, anómalos sexual y socialmente, locos; y un patrimonio familiar dilapidado en mantener el estilo de vida propio de su estatus.

Marc, en @Libroscinecómic, el 6 de septiembre de 2017, escribió:El discreto encanto de la burguesía en un genial film documental. Secretos y mentiras de los Panero al descubierto, familia de poetas locos.

El comité de Rebeldemule, en el canal de telegram, el 18 de enero de 2018, escribió:Leopoldo Panero, poeta, es un intelectual orgánico del franquismo, más por cobardía y comodidad que por convicción. Su núcleo familiar es representativo de una fracción de clase que sería clave en el sostén social del orden franquista: pequeñoburgueses rurales, de la Castilla profunda para más inri. Desconocen los rigores mayores del trabajo asalariado y practican el juego de apariencias propio de su entorno. En 1962 desaparecen el padre y su autoridad, y en 1974 sus subordinados (el resto de la familia) comparecen ante las cámaras: Felicidad Blanc, su mujer, y sus tres hijos bohemios: Juan Luis, Michi y Leopoldo María. De resultas, un retrato de esta fracción de clase, de sus contradicciones; de la debilidad de su cuentecito ideológico justo cuando el franquismo arranca su crisis, a saber, que su modelo familiar es un semillero de frustraciones y violencias ocultas; que el equilibrio social se sostiene a costa de reprimir la diversidad y nuestra naturaleza sexual; que esa represión desemboca en amargura y la amargura en la dependencia de drogas legales (alcohol) como modo necesario de evasión; que los frutos culturales oficiales vienen de la amenaza y la compra-venta (caso del padre) y no de una adhesión sincera, mientras los mejores florecen contra él (caso de los hijos); que la promesa de prosperidad del desarrollismo termina para esta familia rural en subexistencia rentista y hospitales psiquiátricos. Tal vez la moda del destape en el cine debió ser esto, y no lo otro, y el país habría hecho su catarsis.

A la postre la -en aquel entonces- excentricidad de los hijos de Panero y Blanc, su vocación por la marginalidad ideológico-cultural, sería abono para la contracultura a la española, la llamada Movida madrileña de finales de esa década y parte de la de 1980, significada por el desencanto postmoderno, entre los intelectuales al menos, de los grandes relatos, tanto religiosos (catolicismo) como de emancipación (marxismo, anarquismo), que redundará en el hedonismo, el arte por el arte y el recogimiento individual.

Miguel Ángel Ortega Lucas, en "Los Panero, la muerte del padre, la vieja del visillo", en CTXT, el 2 de marzo de 2016, escribió:[... este documental fue] un seísmo de magnitud considerable en la escala Viejadelvisillo Posfranquista de aquel 1976, año I después de Franco. (La película se empezó a rodar en el 74 y no se estrenó hasta después de la caída del patriarca.) [...] "El desencanto" levantó una gloriosa polvareda, sí: no había más remedio. Ese espectáculo –inédito e inaudito– de una decadente familia burguesa del franquismo plácido montando una pira con los restos del derrumbe y con los restos del padre difunto y quemándose ellos mismos a lo bonzo, sin pudor alguno, sin trampa ni cartón y tan naturalmente (porque se veía a la legua que no era algo impostado, a pesar del histrionismo visceral de los protagonistas; aquellos herejes podían tener esas conversaciones a diario), debía forzosamente liarla parda. Porque el problema no era el número en sí; el problema era –fue– que media España podía verse chamuscada por el mismo fuego salvaje que devoraba la máscara honorable del padre y la máscara biempensante de La Familia y la máscara sórdida, a la postre, de un sistema de vida (de vida: no sólo político o de valores) [...]

Nacho Vegas, en "Leopoldo María Panero. Noticias del desastre", en LDNM, nº 5, en 2003, escribió:[...] Más relevancia para entender el universo de la familia Panero cabe otorgarle a "El desencanto", la película rodada en 1975 por Jaime Chávarri, que partiendo de los recuerdos de Felicidad Blanc y sus tres hijos (Juan Luis, Michi y Leopoldo María) a la muerte del esposo de aquélla y padre de éstos (el poeta Leopoldo Panero, simpatizante “a la fuerza” del régimen franquista) traza un retrato de una familia compleja, contradictoria y desestructurada. Leopoldo María, que en principio apenas iba a aparecer en la cinta, absorbe todo el protagonismo en la segunda mitad, cuando con una media sonrisa burlona comienza a hacerle reproches a la madre por haber permitido que lo encerraran en diversos manicomios (los internamientos de Leopoldo María continuarán hasta hoy). Es a partir del estreno de la película cuando se empiezan a verter ríos de tinta sobre la singular familia, sobre la leyenda y la realidad, y las miradas se centran en Leopoldo María por tratarse del personaje más controvertido. Él, confinado o no, seguirá escribiendo y publicando con regularidad. [...]

Belén Castellanos, en facebook, el 4 de marzo de 2016, escribió:Leopoldo María Panero nos dejó hace dos años un día como hoy y, con él, se nos fue el último personaje de ese filme, "El desencanto" (1976), icono y pedazo imprescindible de la cultura española y ejemplo de cómo una película-documental crea y performa la realidad de una familia, no conocida con anterioridad más que en círculos poéticos y especializados. La exposición de sus testimonios de vida constituye uno de las expresiones artísticas más revolucionarias y vanguardistas, de extrema belleza, de extremo humor y de extrema tragedia: síntoma exquisito de la biopostmodernidad, en el que hacen presencia la literatura, la memoria, la microhistoria, el psicoanálisis, el postestructuralismo, lo queer, lo anomal..., en definitiva, el ultrahombre. No soy entendida en poesía. Estos sus primeros poemas, rescatados de la infancia, me encantan y me encanta seguir escuchando, sobre todo ese que dice: "Y mi corazón temblaba, no era un sueño, y fueron muriendo todos los soldados de la guardia del rey, y mi corazón seguía temblando".

Leopoldo María Panero, sobre su padre Leopoldo Panero, en entrevista con Federico Urtera el 26 de diciembre de 2006, según recoge el libro Después de tantos desencantos, y reproducido aquí, escribió:Mi padre empezó por ser rojo y Franco lo condenó a muerte en la cárcel de San Marcos de León; y lo salvó que fuéramos parientes lejanos de Carmen Polo de Franco, porque si no, yo no existiría. En cualquier caso, a raíz de esa experiencia, se volvió católico y fascista; y sospecho que el fascismo era el secreto de su alcoholismo.

Leopoldo María Panero, en el documental, a propósito de su condición de preso político por su actividad clandestina antifranquista, escribió:La cárcel es el lugar donde mejor me lo he pasado. Si fuera sólo por cuestión de cuatro meses volvería encantado. En la cárcel se rompe la odiosa dicotomía entre lo público y lo privado, se rompe con la odiosa estructuración social del aislamiento. Por ello es el único lugar, como se suele decir, donde es posible la amistad. Una amistad que dura lo que dura el tiempo de prisión. Porque luego me he encontrado fuera de la cárcel con amigos de la cárcel y eso ha sido un desastre. [...] Se ve que la cárcel es el útero materno, y que fuera de él el yo se fortalece y empieza por lo tanto la guerra más inútil y más sangrienta: la guerra por ser yo, para lo que haría falta que el otro no existiera. Eso es lo que origina el intercambio de humillaciones que, más que el intercambio mercantil, es lo que estructura la sociedad actual.

Francisco Fernández Buey, en "Para estudiar las ideas olvidadas en la transición", en Universitat Pompeu Fabra, en 2006, escribió:[...] los resultados de las elecciones en Inglaterra y en los EE.UU., con el triunfo del neoliberalismo de Thatcher y Reagan, confirmaron que el giro en la orientación ideológica, respecto de lo que había significado la época que va desde mediados de los sesenta, era ya internacional. Creo que se puede decir que con esto empieza un cambio de época que fue determinante para el declive de los marxismos en la universidad (y fuera de ella). En los ambientes intelectuales este giro cuajó en una palabra que se hizo emblemática del momento: el desencanto.

Lo esencial del desencanto, que en cierto modo se identificó en muchos ambientes con la película del mismo nombre que acababa de hacer Jaime Chávarri, en 1976, se puede resumir: a) en el sentimiento difuso, pero ya muy extendido después de 1977, de que no habría ruptura (al menos en el sentido revolucionario o reformista fuerte en que se había pensado en la ruptura hasta entonces) y b) en la importancia generalizada que se empezó a conceder a lo privado y a los asuntos estrictamente culturales o socio-culturales, no políticos en sentido estrecho. Por eso lo que quedaba del “espíritu rupturista” se fue desplazando al ámbito de los cambios lentos, el de las costumbres y los hábitos de los ciudadanos; y por eso también la tensión político-moral se fue desplazando hacia la afirmación de otras identidades.


Ficha técnica


Intervenciones:





Secuencias





DVDRip VO - MKV (publicado por Pipa en 24fps)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
Unique ID : 193153320110842218952131267690094511837 (0x914FF9EF2F71818AB6B89A7410B1C6DD)
Complete name : El desencanto (Jaime Chávarri, 1976).DVDRip.mkv
Format : Matroska
Format version : Version 2
File size : 2.00 GiB
Duration : 1h 31mn
Overall bit rate : 3 119 Kbps
Encoded date : UTC 2013-01-27 19:01:40
Writing application : mkvmerge v5.8.0 ('No Sleep / Pillow') built on Sep 2 2012 15:37:04
Writing library : libebml v1.2.3 + libmatroska v1.3.0

Video
ID : 1
Format : AVC
Format/Info : Advanced Video Codec
Format profile : High@L4.1
Format settings, CABAC : Yes
Format settings, ReFrames : 4 frames
Codec ID : V_MPEG4/ISO/AVC
Duration : 1h 31mn
Bit rate : 2 925 Kbps
Width : 720 pixels
Height : 406 pixels
Display aspect ratio : 16:9
Frame rate mode : Constant
Frame rate : 25.000 fps
Color space : YUV
Chroma subsampling : 4:2:0
Bit depth : 8 bits
Scan type : Progressive
Bits/(Pixel*Frame) : 0.400
Stream size : 1.84 GiB (92%)
Writing library : x264 core 129 r2230 1cffe9f
Encoding settings : cabac=1 / ref=3 / deblock=1:-1:-1 / analyse=0x3:0x113 / me=hex / subme=7 / psy=1 / psy_rd=1.00:0.15 / mixed_ref=1 / me_range=16 / chroma_me=1 / trellis=1 / 8x8dct=1 / cqm=0 / deadzone=21,11 / fast_pskip=1 / chroma_qp_offset=-3 / threads=3 / lookahead_threads=1 / sliced_threads=0 / nr=0 / decimate=1 / interlaced=0 / bluray_compat=0 / constrained_intra=0 / bframes=3 / b_pyramid=2 / b_adapt=1 / b_bias=0 / direct=1 / weightb=1 / open_gop=0 / weightp=2 / keyint=250 / keyint_min=25 / scenecut=40 / intra_refresh=0 / rc_lookahead=40 / rc=2pass / mbtree=1 / bitrate=2925 / ratetol=1.0 / qcomp=0.60 / qpmin=0 / qpmax=69 / qpstep=4 / cplxblur=20.0 / qblur=0.5 / ip_ratio=1.40 / aq=1:1.00
Language : English
Default : Yes
Forced : No

Audio
ID : 2
Format : AC-3
Format/Info : Audio Coding 3
Mode extension : CM (complete main)
Format settings, Endianness : Big
Codec ID : A_AC3
Duration : 1h 31mn
Bit rate mode : Constant
Bit rate : 192 Kbps
Channel(s) : 2 channels
Channel positions : Front: L R
Sampling rate : 48.0 KHz
Bit depth : 16 bits
Compression mode : Lossy
Stream size : 126 MiB (6%)
Default : Yes
Forced : No





BDRip VO - AVI (ripeo de FitoCorleone para Proteínicos) (cortesía del compañero Marlowe62)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Datos técnicos:

Código: Seleccionar todo
Nombre: El.Desencanto.(1976).HDRip.(Spa.).(Xvid+Ac3.6ch.).(proteinicos.es).by.FitoCorleone.avi
Tamaño: 1502 Mb
Duración: 01:36:21 (5781.125 s)
Resolución: 720 x 388
Frame aspect ratio: 180:97 = 1.855670
Bitrate: 1786 kbps
Framerate: 24 fps
Audio track nr. 1: 0x2000 (AC3) Bitrate: 384 kbps Channels: 6 Stream size: 264 Mb





:str: Reproducción:





Relacionado:



[ Add all 2 links to your ed2k client ]

Nota Sab Mar 08, 2014 9:58 am
Jaime Chavarri sobre 'El desencanto'.



:str: Jaime Chavarri y Millás sobre 'El desencanto' en 'Versión española': http://www.rtve.es/alacarta/videos/vers ... to/1683664

Nota Jue Mar 13, 2014 9:29 pm
[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero marlowe62.]


- "Muere el poeta Leopoldo María Panero". Público, 06/03/2014.

David Torres, en "Panero en su jaula", en Público, el 7 de marzo de 2014, escribió:Creo que era Michi Panero, aunque puede que fuese Juan Luis, quien decía en un momento de "El desencanto" (la tenebrosa película de Jaime Chávarri sobre los tres hermanos que es también el documental más revelador sobre la historia del franquismo) que ellos eran un fin de raza [...]

Aníbal Malvar, en "Nosotros los Panero", en Público, el 8 de marzo de 2014, escribió:[...] Leopoldo María, Juan Luis y Michi Panero fueron tres hermosas lágrimas de España, por decirlo contundente y algo hortera. Ninguno dejó un hermoso cadáver. Dice Jaime Chávarri que le cabreó que "El desencanto", estrenada solo un año después de la muerte del dictador Franco, fuera metaforizada ya entonces como prosa de decepción democrática. Como si los Panero nos estuvieran ya avisando que después de Franco no llegaba la democracia, sino solo un gran caudal de decepciones y una España hecha de versos bellamente incomprensibles. Ojalá hubiera sido así. Ahora en vez de a los Panero tenemos a José Ignacio Wert, y eso es tremendo. Se nos cae la poesía de las manos.


Creo recordar que hace tiempo publiqué en otro lado un DVDRip avi de tahita de la secuela realizada por Ricardo Franco, Después de tantos años (1994).

Gracias, pipa y jotarapidup.





Salud.

David Martín Álvarez, en el epílogo a Leopoldo María Panero. Locura familiar, de Enrique González Duro, ed. 2018, escribió:‘España es la que está loca, no yo’ LMP

No ha habido manera de encasillar a Leopoldo María Panero excepto en que era un loco. En términos españoles, donde no se quiso entender apenas nunca el Quijote, eso quiere decir que era demasiado libre. En la escritura de poesía seguía a Paul Valéry, decía que el poema tenía sus propias reglas autónomas, que no dependían de lo que la Academia y la tradición dictasen como “artístico”. Rabiosamente moderno, con un vastísimo conocimiento de la cultura francesa más rompedora, vivió y escribió con una personalidad fija. Al contrario que algunas figuras preminentes de la Contracultura o la Movida, fue consecuente en su derrotero vital y creativo -en estos días del verano de 2018 en que Alaska anuncia a un banco es fácilmente comprobable. El poeta fue fiel a su elección: la parte oscura de la literatura.

Imposible separar a Leopoldo María Panero de su familia, imposible desligar a la familia Panero de "El desencanto" (1976), un filme que cambiaría sus vidas. Producida por Elías Querejeta, quien no tuvo intervención alguna en el rodaje, y dirigida por Jaime Chávarri con un grupo de tres ayudantes durante año y medio de trabajo intermitente y una crisis de rodaje que pudo acabar con el proyecto. ¿Filme de terror, melodrama, documental, comedia negra? Qué más da. El resultado fue inusitado, experimental, extrañamente familiar, hilarante a carcajada de humor negro, una inquietante bomba en la institución familiar tradicional. Los personajes intentan construir una leyenda épica general de su familia y otra particular, casi como actores reales, y catapultarse. Más allá de la mitad del metraje aparece Leopoldo María Panero y lo derrumba todo, saca las más incisivas contradicciones de la familia y desvela el juego de máscaras que habían jugado sus familiares con premeditación. En su estreno tuvo impacto notable para el público minoritario que la vio, no así para la crítica, lo cual no impidió que se convirtiera en una obra de culto. Era 1977 y el filme se incardinaba en una corriente alternativa o Underground alejada del mercado general y revolucionaria en sus contenidos y formas. La Contracultura española de aquellos años recibe en el presente la atención de nuevos estudios y monografías que intentan explicar qué ocurrió para que su pervivencia y efecto quedasen diluidos con la entrada del PSOE en el gobierno de España. Los ecos de mayo del 68, de la contestación social a la guerra de Vietnam, el movimiento hippie, la revolución sexual o la generación Beat encajaban en la cultura del antifranquismo, floreció especialmente en un principio en Sevilla, Barcelona e Ibiza y fue protagonizado por jóvenes. Fue una época compleja y fructífera en lo artístico. España dejaba de ser una isla en medio de Occidente y las influencias foráneas alimentaban una corriente absolutamente nueva en un país forzado al silencio y el exilio. Esta revolución cultural apuntaba en gran medida a un cambio profundo en las costumbres, aunando lo íntimo con lo social, la exploración y la reflexión con el ludismo.

"El desencanto" sigue recibiendo el interés de nuevos espectadores y su interés académico va en aumento como referencia importante para el estudio de la cultura en España. La carga simbólica era y es descomunal en la película en general y en la propia figura del poeta maldito Leopoldo María en particular, un escritor que entró pronto en la historia de la literatura por derecho propio. El filme se interpretó como una metáfora del franquismo, para abrirse luego a más significaciones de alcance universal, pues muchas personas se identifican antes y ahora con la historia de tres hermanos, un padre y una madre. La locura era familiar como reza el título de esta biografía.

La obra literaria de Leopoldo María está determinada entre otros factores por la familia, por ello recibe la atención y contextualización necesaria en esta biografía que tienen en las manos. En especial el padre, ese que aparece en la película como un hueco, un vacío, una estatua envuelta, y que sin embargo está absolutamente presente. El padre fue un poeta del Régimen, un representante de la poesía arraigada de posguerra en feliz adjetivación de Dámaso Alonso. Sin embargo, Leopoldo Panero, el padre de los tres, el marido de Felicidad Blanc, pertenecía culturalmente a la cultura republicana y dio con sus huesos en el campo de concentración de San Marcos en León y a punto estuvo de ser fusilado por los sublevados. Luego hubo de purgar su pasado enrolándose en la Falange y poco a poco en el establishment cultural franquista, junto a Luis Rosales, Luis Felipe Vivanco, Dionisio Ridruejo, etc. También la madre, Felicidad Blanc fue seducida por el ambiente cultural generado por la Institución Libre de Enseñanza y la II República, valga como dato la íntima relación que desarrolló Felicidad con Luis Cernuda. Estos datos de los progenitores de Leopoldo María son harto reveladores de cómo el golpe del 36 habría de hundir a España en la pobreza cultural, el olvido, la represión y en enormes contradicciones, tanto a la sociedad española como a tantas familias e individuos.

Enrique González Duro ha escrito biografías de personajes variopintos como Juan Ramón Jiménez, Fernando VII, Franco o Polanco en un país poco dado a este género; no obstante es la figura de Leopoldo María la que le ha supuesto un esfuerzo mayor, por la incesante actividad creadora de Leopoldo María Panero, que no solo abarcó la poesía, sino el ensayo, el cuento y el trabajo periodístico. Se suma la rica peripecia vital del escritor, que si bien ya fue biografiada con brío por J. Benito Fernández, se requería de una nueva perspectiva que tratara los últimos años en el Hospital Psiquiátrico Rey Juan Carlos I en Canarias, y en especial el trágico y oscuro final, lleno de anomalías, que ha contado con una investigación exhaustiva y un relato fehaciente por parte del autor. Obsérvese en la lectura de esta obra, la llamativa circunstancia de que el biógrafo trató como psiquiatra al biografiado desde una praxis alternativa (antipsiquiátrica) y que sin embargo no trata en absoluto de analizar ni diagnosticar taxonómicamente el tipo de locura o de explicarla, sino de incluir dicha “locura” en su circunstancia y aprender de ella como síntoma de mal funcionamiento de una sociedad represora. La figura de Leopoldo María concita un interés intenso para el autor debido su carga de rebeldía, a la derrotada lucidez de su escritura. Esa sensibilidad que emana del sufrimiento y que se liberaba a través de la subversión y la poesía.


Volver a Cine documental

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.