RebeldeMule

Elogio del amor (Jean-Luc Godard, 2001)

Drama, comedia, suspense; a veces a caballo entre la ficción y la realidad, pero siempre cine para pensar con sentido crítico lo social.
Elogio del amor
Eloge de l'amour
Jean-Luc Godard (Francia, Suiza, 2001) [98 min]

Portada
IMDb
(wikipedia | filmaffinity)


Sinopsis:

    Edgar, un joven director de cine, busca una actriz para su próximo proyecto, un film sobre las cuatro estaciones del amor (encuentro, pasión, separación y reconciliación). Cuando consigue por fin dar con la chica ideal, una joven llamada Berta, descubre que ésta no está interesada. Poco después, ella muere. Edgar recuerda entonces el momento en que la conoció, dos años atrás...

Manuel Talens, en "El dios americano de las palabras", en Axis of Logic, el 18 de junio de 2006, escribió:Recientemente he visto la última película de Jean-Luc Godard, "Éloge de l'amour", un lúcido y despiadado ejercicio sobre la memoria, y en ella el director deja bien claro que Estados Unidos ha robado el nombre que utiliza. En la escena que a mí más me impresionó vemos a un abogado hollywoodense adquiriendo los derechos cinematográficos de los avatares durante la Resistencia francesa de un viejo matrimonio de judíos. Lee el contrato en inglés y un intérprete traduce para la familia. En un momento dado, cuando dice que los compradores son americanos, la nieta del matrimonio -militante contra la globalización neoliberal- lo interrumpe: «¿Qué americanos?», pregunta. «De Estados Unidos», responde sorprendido el otro. «Pero los brasileños son también Estados Unidos», replica la joven. «De los Estados Unidos del Norte», continúa el abogado. «Los mexicanos también están en el norte y son Estados Unidos. Lo que pasa es que ustedes no tienen nombre, ni memoria.» Poco después, en un contrapunto extraordinario, aprendemos que el matrimonio, cuyo apellido original era Samuel, ha conservado hasta la fecha el que utilizaban en tiempos de la Resistencia, Baillard, porque ellos sí tienen nombre, y no lo quieren olvidar.

L. M., en "Elogio del amor o la eterna lucidez de Godard", en Página 12, el 4 de diciembre de 2003, escribió:Hacía más de treinta años que Godard no filmaba en las calles de París –desde "Masculin-Femenin" (1966)– y aquí vuelve, en un bellísimo blanco y negro (un tanto devaluado por la proyección en vídeo), al escenario de la primera nouvelle vague, al punto que parece posible volver a ver, en una esquina del Barrio Latino, en un ángulo de la Concorde o en un café de Montparnasse, el rostro de Anna Karenina, como en "Vivir su vida". Después de todo, como lo anuncia su título, el nuevo Godard es un elogio del amor, como lo eran algunos de sus primeros films. Claro que Godard ha cambiado mucho desde entonces. Su cine ha abandonado casi toda intención narrativa y ha seguido otros caminos, como el ensayo en primera persona (su monumental "Histoire(s) du cinéma"; su reflexión histórica "Alemania nueve cero") o el autorretrato puro y duro ("JLG/JLG"). En "Eloge de l’amour", Godard parece, en cambio, más cerca de la abstracción lírica, un camino que inició en "Nouvelle vague" (con la complicidad de Alain Delon) y continuó luego en "Hélas pour moi!" y en esa meditación sobre la guerra en Bosnia que fue "For ever Mozart". Este elogio del amor que propone ahora Godard es un puro proyecto: puede ser un film, una ópera, una obra de teatro. Hay un artista, Edgar (interpretado por Bruno Putzulu, de quien en un comienzo apenas sí se escucha su voz), que lo quiere llevar a cabo y prueba, investiga, entrevista, mientras la cámara recorre los cafés, las salas de cine, las calles de París como si tratara de reconstruir el imaginario romántico de la nouvelle vague, devolverle a la ciudad su apariencia puramente cinematográfica, esa marca de identidad que precisamente él y sus compañeros de generación lograron esculpir en el paisaje urbano. Pero –como le sucedió al mismo Godard, que tuvo un guión con este título guardado en un cajón por años–, Edgar no sabe exactamente qué forma darle a este bosquejo. “Uno no busca, encuentra”, dice el protagonista del film, citando a Picasso. Y Godard va encontrando también en el camino ideas, formas, que se van materializando a veces de manera críptica, oscura, pero siempre con un gran lirismo. De pronto, "Elogio del amor", que hasta la primera hora de película transcurre en un austero blanco y negro bressoniano, pasa a la violenta aspereza del vídeo color. Comienza una segunda parte, que viene a ser la primera y que, desde su misma textura, respira modernidad, tiempo presente. El mismo artista, “un tiempo antes”, había viajado hacia Bretaña, para encontrar allí a una pareja de ancianos que, medio siglo atrás, vivieron juntos la experiencia de la Resistencia. Y allí "Éloge de l’amour" prueba ser también un film de resistencia, contra los modelos establecidos y contra Hollywood en particular, al que Godard ve encarnado en la figura de Steven Spielberg. “Como no tienen su propia historia, quieren comprar una”, dice el protagonista cuando presencia el momento en el que un delegado de Spielberg intenta adquirir los derechos de la historia de vida de esa pareja de ancianos, para convertirla en una superproducción. Y Godard (o su alter ego en el film) va más allá: “Spielberg hizo 'La lista de Schindler', pero su viuda Emilie vive en la miseria en Argentina”, recuerda. Porque "Elogio del amor" es también un film sobre la memoria, sobre la Ocupación de París, por los nazis primero y por la globalización después. Y la memoria de Godard no perdona. Sus imágenes nunca son nostálgicas, banales. Van siempre en una misma dirección: convocar a los arcanos de la memoria –de una memoria personal y a la vez colectiva– para volver a iluminar el presente.


Ficha técnica

    Guión: Jean-Luc Godard.
    Música: Ketil Bjornstad, David Darling, Karl Amadeus Hartmann.
    Fotografía: Julien Hirsch, Christophe Pollock.

Reparto:


Idioma original: Francés.





DVDRip VOS - AVI
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
95 min I Xvid 720x544 I 1919 kb/s I 448 kb/s cbr AC3 I 25 fps



[ Add all 2 links to your ed2k client ]



Volver a Largometrajes de ficción

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.