RebeldeMule

La fábrica de nada (Pedro Pinho, 2017)

Drama, comedia, suspense; a veces a caballo entre la ficción y la realidad, pero siempre cine para pensar con sentido crítico lo social.
La fábrica de nada
A fábrica de nada
Pedro Pinho (Portugal, 2017) [177 min]

Portada
IMDb
(Página oficial | Filmaffinity)


Sinopsis:

    [fuente] Cuenta la historia de un grupo de obreros que descubre que la dirección de la empresa roba a la propia compañía con idea de cerrarla y dejar a los trabajadores en la estacada. Los obreros, ante esa situación, deciden llevar adelante la fabricación y la empresa, de manera colectiva.

En "Pedro Pinho cree que el modelo de producción es una variable estética fundamental", nota de EFE recogida por El Diario.es el 8 de noviembre de 2017, escribió:[...] Lo más sorprendente de todo el proceso de rodaje, ha contado el director luso en conferencia de prensa, es que muchas fábricas decidieron no dar permiso de rodaje en sus factorías tras leer el guión de la película, ya que la autogestión es la clara protagonista del filme. Finalmente, la empresa que sí concedió ese permiso resultó ser -en lo que parecía un guiño del destino- una factoría que había vivido una historia similar a la que se cuenta en el filme, ya que una multinacional dedicada a los ascensores decidió cerrarla hacía años y dejar trescientos desempleados. Lo que empezó siendo una aventura de autogestión en 1975, al año siguiente de la Revolución de los Claveles, duró hasta el año pasado, cuando la fábrica, ya con sólo trece empleados, cerró definitivamente sus puertas. Pese a esta casualidad, el director ha explicado que su filme es ficción totalmente, y que aspira a provocar una reflexión sobre lo que los últimos años de crisis han supuesto para los trabajadores que la han padecido directamente. La película, que ha sido rodada a propósito en 16 milímetros, para obtener un efecto "rugoso" en su imagen y que posee cierto aire de documental, es adaptación cinematográfica de un espectáculo teatral para niños. [...]

En "El cineasta Pedro Pinho lanza 'La fábrica de nada' contra la inacción social", nota de EFE recogida por El Diario.es el 9 de mayo de 2018, escribió:[...] «El origen fue la idea del productor teatral Jorge Silva Melo, que quería hacer una película sobre el cierre de una fábrica. Era 2005 y el proyecto quedó aplazado. En 2014, Terratreme la reescribió por completo cuando la crisis vivía su peor pico», explica Pinho. Así nació "A fabrica de nada", un largometraje de cerca de tres horas que se rodó en una fábrica real con trabajadores auténticos seleccionados entre todos los obreros que acabaron en el paro en una zona del norte de Lisboa donde la crisis redujo su industria de 52 a once fábricas. «Se ofrecieron y nos iban contando sus experiencias, que nos iban contaminando. Lo que pasó fue mágico -afirma el director-, porque los que iban a hacer la película sentían la misma necesidad, la misma urgencia que nosotros, de hacerla, incluso más».

El hecho de que no fueran actores profesionales en un entorno que era real colaboró a la idea de que "La fábrica de nada" era un documental, o un docudrama. Pero no. «A pesar de tener un compromiso muy fuerte con la realidad es todo ficción, está todo escrito, no hay nada de documental. Nunca filmamos la vida de alguien, sólo nos inspiran», asevera. Es cine político y social, evidentemente, señala el director, pero contado de una forma muy particular; de hecho, a Pinho le costaba mucho pensar que la música y los bailes coreografiados de los trabajadores podrían resultar convincentes. «Muchos musicales ocurren en el entorno laboral de una fábrica, pero cómo hacerlo. Era absurdo para mí», dice, pero lo hizo «aprovechando toda la fragilidad del contexto». Aunque afirma que su mensaje «está muy claro en la película» no quiere concluir la charla con Efe sin advertir de que hay que recuperar la «energía colectiva perdida en los 70», porque «si no somos capaces de organizarnos a nuestro nivel, con los más próximos, alguien lo hará por nosotros».

Víctor Alvarado, en "La fábrica de nada", en Pantalla 90, el 4 de mayo de 2018, escribió:[...] Este largometraje ha corrido a cargo del cineasta portugués Pedro Pinho, experto tanto en documentales como en largometrajes. Este su segundo trabajo, tras "The end of the world". Este realizador se decanta por el cine de denuncia social para contarnos el drama del desmantelamiento de una empresa potente y la lucha de esos trabajadores por defender sus derechos. La cinta transmite sinceridad y, en mi modesta opinión, no está demasiado politizada, detalle que se agradece. El ritmo es pausado, facilitando la reflexión, aunque los más de 170 minutos de metraje se antojan excesivos porque algunas escenas son reiterativas.

El director declaró lo siguiente sobre la producción en cuestión: «En Portugal y Europa, los últimos años han causado una redefinición brutal de la manera en la que miramos el mundo. Una falta de perspectiva y discursos válidos sobre el presente es lo que normalmente nos han hecho sentir inefectivos. La fábrica de nada emerge de ahí. El cierre de una fábrica de ascensores (una de las muchas que cierran cada mes a las afueras de Lisboa) funciona como un microcosmos y una parada donde explorar dramáticamente las texturas y las consecuencias del sentimiento de impotencia que la mayoría de la gente siente en esos momentos. Con la sombra de la bancarrota, los personajes intentan seguir a flote y buscan maneras de encauzar sus vidas. Conducidos por un sentido de urgencia y una especie de instinto vital que prevalece, ya que son testigos del colapso de sus trabajos y de las instituciones en las que creen, se ven forzados a embarcarse, con miedo y reticencia, en una experiencia nunca vista, una aventura colectiva».

[...] La película defiende la dignidad del trabajador, que es el eslabón más débil de la cadena de producción, porque se encuentra indefenso ante los vaivenes empresariales o las crisis económicas, pero a la vez muestra la impotencia del empresario ante una situación que le supera. El debate más interesante es el que se produce entre un sindicalista que plantea los problemas desde la perspectiva marxista frente a otro que cuestiona ese enfoque. [...]


Ficha técnica


Reparto:


Premios:

    2017: Festival de Cannes: Premio FIPRESCI - Quincena de los realizadores.
    2017: Festival de Mar del Plata: Selección oficial largometrajes a concurso.
    2017: Premios Fénix: Mejor montaje.
    2017: Festival de Sevilla: Giraldillo de Oro (Mejor película).

Idioma original: Portugués, francés.





Secuencias






DVDRip VOS - MKV (fuente)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
Unique ID : 329843526615191934610036810825054692437 (0xF8258D6FCA8D5A00121C23A9264E2455)
Complete name : 7102.adaN.eD.acirbaF.A.mkv
Format : Matroska
Format version : Version 4
File size : 993 MiB
Duration : 2 h 57 min
Overall bit rate : 780 kb/s
Movie name : Release RSU75
Encoded date : UTC 2018-09-04 13:24:09
Writing application : Lavf57.71.100
Writing library : Lavf57.71.100
ErrorDetectionType : Per level 1

Video
ID : 1
Format : AVC
Format/Info : Advanced Video Codec
Format profile : Main@L3
Format settings : CABAC / 2 Ref Frames
Format settings, CABAC : Yes
Format settings, RefFrames : 2 frames
Codec ID : V_MPEG4/ISO/AVC
Duration : 2 h 57 min
Bit rate : 509 kb/s
Width : 684 pixels
Height : 508 pixels
Display aspect ratio : 1.915
Frame rate mode : Constant
Frame rate : 25.000 FPS
Color space : YUV
Chroma subsampling : 4:2:0
Bit depth : 8 bits
Scan type : Progressive
Bits/(Pixel*Frame) : 0.059
Stream size : 648 MiB (65%)
Language : English
Default : Yes
Forced : No

Audio
ID : 2
Format : AC-3
Format/Info : Audio Coding 3
Commercial name : Dolby Digital
Codec ID : A_AC3
Duration : 2 h 57 min
Bit rate mode : Constant
Bit rate : 256 kb/s
Channel(s) : 2 channels
Channel layout : L R
Sampling rate : 48.0 kHz
Frame rate : 31.250 FPS (1536 SPF)
Bit depth : 16 bits
Compression mode : Lossy
Delay relative to video : -5 ms
Stream size : 326 MiB (33%)
Language : Portuguese
Service kind : Complete Main
Default : Yes
Forced : No

Text #1
ID : 3
Format : VobSub
Codec ID : S_VOBSUB
Codec ID/Info : Picture based subtitle format used on DVDs
Duration : 2 h 55 min
Language : English
Default : Yes
Forced : No

Text #2
ID : 4
Format : VobSub
Codec ID : S_VOBSUB
Codec ID/Info : Picture based subtitle format used on DVDs
Duration : 2 h 15 min
Language : Portuguese
Default : Yes
Forced : No

Text #3
ID : 5
Format : VobSub
Codec ID : S_VOBSUB
Codec ID/Info : Picture based subtitle format used on DVDs
Duration : 2 h 55 min
Language : French
Default : Yes
Forced : No


fuente: https://www.eldiario.es/cultura/fabrica ... 23362.html




“La fábrica de nada”: nosotros somos el capitalismo


Portada



Rubén Lardín

El Diario.es // 12 de mayo de 2018




¿Es una película un gesto político? "La fábrica de nada" pretende ser algo mejor, un gesto útil. Su propuesta es poner en escena la experiencia de unos operarios portugueses, en concreto de Póvoa de Santa Iria, que se imponen como custodios de su trabajo cuando la fábrica de ascensores que los emplea amenaza bancarrota.


Cine en cuestión

"La fábrica de nada", que es cine realista, de las personas y de lo cotidiano, parte a nuestros ojos tocada por la sospecha de impostura y pensamiento burgués que afecta al noventa por ciento de lo que se llama cine social, por lo general facturado por señoritos en misión samaritana. La película se ve recorrida por ese temor de esterilidad, pero su director, el joven portugués Pedro Pinho, sabe incorporar la propia duda a la narración, y así la película se cuestiona, se escucha, se discute y se pone en duda a sí misma para crecer en sabiduría.

El contexto es el que habitamos: un sistema basado en su propia hipertrofia y sin recursos para gestionar sus colapsos periódicos. El relato, la violencia permanente que la sociedad ejerce sobre los pobres, a los que ahora, desde que por temor dejamos de llamar a las cosas por su nombre, decimos desfavorecidos. Son, esa es la idea, los menos favorecidos por un sistema de explotación y crisis perpetua en el que estamos incriminados todos y cada uno de nosotros, incluidos esos supuestos desfavorecidos que, como se recuerda en la película, cuantos menos recursos tienen, más quieren saltar al otro lado.

Atrincherados los operarios en sus puestos, en la ausencia de trabajo reaparece el juego infantil, motor central de una película que por encima de todo es lúdica y vitalista. Pero el juego infantil es la antesala del tedio. Los protagonistas pronto se verán sometidos a un suspense sin secretos: solo queda esperar. Y en esa espera la película pondrá en cuestión el interés del espectador durante tres horas de inquietud. Es un cine con algo de sacrificio para un planeta con déficit de atención, pero como recompensa nos ofrece la posibilidad de una auténtica toma de conciencia.


Seguir a flote

"La fábrica de nada", que en la posibilidad de autogestión que plantea recuerda de manera inevitable al clásico de Joaquim Jordà "Numax presenta..." (1980), es en cierto modo lo que hoy se llama un survival, ese género donde el conflicto se da por hecho y la resistencia es más crucial que el ataque. Es también un thriller con leves amagos de aventura, rasgos de documental, de comedia y hasta de musical. Presenta también trazas de mensaje en una botella y finalmente es una película espléndida, tan humilde como magnifica y con un arsenal de recursos que aluden al cine como acción directa.

Aunque apela a la idea de revolución que todavía late en algunos individuos, uno de los protagonistas se ocupará de recordarnos que si hay que dividir el mundo en dos bandos enfrentados no ha de ser entre derechas o izquierdas “sino entre aquellos que aceptan el mundo tal y como es y aquellos otros que están dispuestos a renunciar a las comodidades, a los móviles, a los viajes a la Luna, a los tupperwares...”. La mala noticia, concluirá, es que nadie está dispuesto a hacer esas renuncias.

Como ensayo ético, otro de los avatares de una película llena de sorpresas, las conclusiones que nos hace extraer son desoladoras, y se refieren a la vergüenza de la izquierda europea, incapaz de responder a las crisis, a lo improductivo de las pamemas asamblearias, a las alimañas que pueblan los departamentos llamados de recursos humanos o a la actual banalización de tantos movimientos que en los años 60 parecieron importantes.

Dedicada a los trabajadores de Fateleva, que entre 1975 y 2016 llevaron a cabo una experiencia de autogestión de la antigua fábrica de ascensores Otis, "La fábrica de nada" es una película importante. Una que no nos confronta con nuestra inacción sino que pone en evidencia lo contrario, nuestra actual manera de conducirnos en un sistema en el que somos parias de nosotros mismos, los últimos monos desde que en algún momento vendimos nuestra vida, nuestra existencia completa y nuestra identidad... para comprar otras cosas.


Volver a Largometrajes de ficción

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.