RebeldeMule

El joven Karl Marx (Raoul Peck, 2017)

Drama, comedia, suspense; a veces a caballo entre la ficción y la realidad, pero siempre cine para pensar con sentido crítico lo social.
El joven Karl Marx
Le jeune Karl Marx
Raoul Peck (Francia, 2017) [112 min]

Portada
IMDb
(Wikipedia | Filmaffinity | Página oficial)


Sinopsis:

    [fuente] La película abarca el periodo en el cual Marx, entre los 26 y los 30 años, junto a su esposa Jenny, anuda su amistad con Engels en París en 1844, de donde será posteriormente expulsado, instalándose en Bruselas y viajando en diversas ocasiones a Londres, donde participará en la Liga de los Justos rebautizada, por iniciativa de Marx y Engels, Liga de los Comunistas y por encargo de la cual redactarán el Manifiesto del Partido Comunista en el invierno de 1847-1848 en vísperas de un ciclo revolucionario en el que apareció en la escena política europea la naciente clase obrera.

Manuel Ligero, en "Las recomendaciones culturales de La Marea", en La Marea, el 27 de noviembre de 2017, escribió:[...] La importancia de Karl Marx en los últimos dos siglos es inmensa y, sin embargo, su figura apenas ha aparecido en el cine.

Marc, en @Libroscinecómic, el 1 de febrero de 2017, escribió:Buen film. Desde la vida personal de Karl y Jenny hasta la escritura del Manifiesto Comunista; pasando por su amistad con Engels, trifulcas con jóvenes hegelianos, Proudhon y la ideología burguesa, así como la participación en asociaciones obreras. Sin topicazos ni homilías.

Marta Medina, en "¡Proletarios del mundo, uníos (otra vez)!", en El Confidencial, el 13 de febrero de 2017, escribió:[...] Peck retrata desde el comienzo a un Marx sanguíneo, vehemente, radical en sus ideas y dispuesto a sufrir la persecución por parte de las autoridades prusianas, lo que le lleva a practicar el nomadismo por distintos países europeos y a asumir una vida llena de carencias materiales: "Necesito escribir, pero también necesito alimentar a mi familia".

La película sigue el periplo de Marx y su familia primero en París, más tarde en Bruselas y finalmente en Londres, mostrando cómo el aumento de la popularidad del pensamiento marxista sirvió a la familia como llave de entrada a los círculos intelectuales -más o menos alternativos- de la época, al tiempo que les cerró las puertas de una existencia común libre de enfrentamientos con las autoridades de cada uno de los países que pisaba, a lo que había que sumar un creciente sentimiento antisemita -Marx era hijo de un judío convertido al luteranismo- en gran parte de Europa. Su amistad con Friedrich Engels (Stefan Konarske), hijo de un importante empresario textil renano afincado en Reino Unido, sería su muleta a la hora de concretar y reunir sus teorías más allá de artículos y panfletos, pero también su tabla de salvación económica y gracias al cual la familia pudo ir subsistiendo tras la imposibilidad de Marx de encontrar un trabajo estable.

La película intenta adentrarse en la génesis del pensamiento de Marx, la sacudida de los pilares hegelianos, sus ideas sobre la "abolición de la propiedad como derecho natural, antisocial", su insistencia en abandonar la abstracción utópica para centrarse en el materialismo, su concepción del trabajador como figura principal de la creación de riqueza de la sociedad y su crítica a la esclavización del proletariado, pero también en su día a día más familiar, en la intimidad de su casa y en el poco espacio despolitizado de su cotidianidad.

Peck, además, hace hincapié en la importancia de la figura de Jenny von Westphalen (Vicky Krieps), su mujer, quien decidió abandonar el cálido seno de una familia aristocrática prusiana para abrazar e impulsar los ideales revolucionarios junto a su marido. Porque además de su faceta de ama de casa y de ancla con las necesidades más mundanas de la realidad, Jenny aparece retratada como uno de los pilares que evitan que su marido pierda pie, además de como una intelectual en sí misma.

Sin embargo, la película de Peck no trabaja el contexto social de la época más allá de lo anecdótico, centrándose en las tribulaciones intelectuales de los protagonistas, prefiriendo recrear los encuentros con figuras relevantes como Bakunin, Hermann Kriege o Karl Grün, sus envidias, sus desavenencias, sus críticas a la crítica de la crítica de tal o cual manifiesto y obviando el desolador paisaje y las miserias de una clase obrera inmersa en plena revolución industrial, que se intuyen de palabra pero se obvian a nivel visual.

"El joven Karl Marx" es, en fin, una pequeña introducción básica al pensamiento revolucionario de mitad del siglo XIX, un vistazo a los mecanismos que se concretaron en la publicación del Manifiesto del Partido Comunista en 1848 y la implicación de Marx y Engels en la transformación del leit motiv del movimiento obrero de "Todos los hombres somos hermanos" -utopía- a "¡Proletarios del mundo, uníos!" (materialismo).

Y es en los créditos finales cuando más allá de algunas líneas de diálogo, Peck explicita la ligadura de la génesis del pensamiento marxista con la coyuntura socioeconómica actual y los movimientos resultantes de la última crisis a través de una sucesión de imágenes sobre las manifestaciones de Occupy Wall Street, la caída de las bolsas y la quiebra de grandes corporaciones, imágenes en las que resuena el eco apagado de "¡Proletarios del mundo, uníos!".


Ficha técnica


Reparto:


Idioma original: Alemán, francés, inglés.





BDRip VO+S - MKV (XviD)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
UniqueID/String : 178043463790445479143646854160738876790 (0x85F1EC803B0B7E76924B6D81338EFD76)
Nombre completo : Le.jeune.Karl.Marx.2017.BRRip.720p.x264.AAC.-.Hon3y.mkv
Formato : Matroska
Formato de la versión : Version 4 / Version 2
Tamaño del archivo : 950MB
Duración : 1h 58min.
Tasa de bits total : 1 125Kbps
Película : Le jeune Karl Marx [2017] 720p BluRay - HJ
Fecha de codificación : UTC 2017-10-23 13:23:00
Aplicación de codifición : mkvmerge v13.0.0 ('The Juggler') 64bit
Librería de codificación : libebml v1.3.4 + libmatroska v1.4.5

Video
ID : 1
Formato : AVC
Formato/Info : Advanced Video Codec
Formato del perfil : High@L4.1
Ajustes del formato, CABAC : Si
Ajustes del formato, RefFrames : 8marcos
ID Códec : V_MPEG4/ISO/AVC
Duración : 1h 58min.
Tasa de bits : 1 000Kbps
Ancho : 1 280pixeles
Alto : 536pixeles
Relación de aspecto : 2,40:1
Modo de velocidad de cuadro : Constante
Velocidad de cuadro : 24,000fps
ColorSpace : YUV
ChromaSubsampling/String : 4:2:0
BitDepth/String : 8bits
Tipo de exploración : Progresivo
Bits/(Pixel*cuadro) : 0.061
Tamaño de pista : 844MB (89%)
Librería de codificación : x264 core 148 r2708 86b7198
Opciones de codificación : cabac=1 / ref=8 / deblock=1:-1:-1 / analyse=0x3:0x113 / me=umh / subme=9 / psy=1 / psy_rd=1.00:0.00 / mixed_ref=1 / me_range=16 / chroma_me=1 / trellis=2 / 8x8dct=1 / cqm=0 / deadzone=21,11 / fast_pskip=0 / chroma_qp_offset=-2 / threads=12 / lookahead_threads=1 / sliced_threads=0 / nr=0 / decimate=1 / interlaced=0 / bluray_compat=0 / constrained_intra=0 / bframes=5 / b_pyramid=2 / b_adapt=2 / b_bias=0 / direct=1 / weightb=1 / open_gop=0 / weightp=2 / keyint=240 / keyint_min=24 / scenecut=40 / intra_refresh=0 / rc_lookahead=40 / rc=2pass / mbtree=1 / bitrate=1000 / ratetol=1.0 / qcomp=0.60 / qpmin=0 / qpmax=69 / qpstep=4 / cplxblur=20.0 / qblur=0.5 / vbv_maxrate=62500 / vbv_bufsize=78125 / nal_hrd=none / filler=0 / ip_ratio=1.40 / aq=1:1.00
Default : Si
Forced : No
colour_range : Limited
colour_primaries : BT.709
transfer_characteristics : BT.709
matrix_coefficients : BT.709

Audio
ID : 2
Formato : AAC
Formato/Info : Advanced Audio Codec
Formato del perfil : LC
ID Códec : A_AAC
Duración : 1h 58min.
Tasa de bits : 96,0Kbps
Canal(es) : 2canales
Posiciones del canal : Front: L R
Velocidad de muestreo : 48,0KHz
Velocidad de cuadro : 46,875fps (1024 spf)
Demora del video : -21ms
Tamaño de pista : 81,2MB (9%)
Título : Stereo
Default : Si
Forced : No

Texto #1
ID : 3
Formato : ASS
ID Códec : S_TEXT/ASS
ID Códec/Info : Advanced Sub Station Alpha
Duración : 1h 56min.
Tasa de bits : 92bps
Count of elements : 1440
Tamaño de pista : 78,9Kib (0%)
Idioma : Inglés
Default : No
Forced : No

Texto #2
ID : 4
Formato : PGS
Modo Muxing : zlib
ID Códec : S_HDMV/PGS
ID Códec/Info : Picture based subtitle format used on BDs/HD-DVDs
Duración : 1h 50min.
Tasa de bits : 25,3Kbps
Count of elements : 1988
Tamaño de pista : 20,0MB (2%)
Idioma : Alemán
Default : No
Forced : No

Texto #3
ID : 5
Formato : PGS
Modo Muxing : zlib
ID Códec : S_HDMV/PGS
ID Códec/Info : Picture based subtitle format used on BDs/HD-DVDs
Duración : 1h 53min.
Tasa de bits : 39,3Kbps
Count of elements : 2794
Tamaño de pista : 31,9MB (3%)
Idioma : Alemán
Default : No
Forced : No

Menú
00:00:00.042 : :Chapter 1
00:07:10.083 : :Chapter 2
00:14:44.250 : :Chapter 3
00:25:16.625 : :Chapter 4
00:34:40.250 : :Chapter 5
00:42:23.708 : :Chapter 6
00:55:23.542 : :Chapter 7
01:02:14.667 : :Chapter 8
01:11:52.125 : :Chapter 9
01:28:04.500 : :Chapter 10
01:40:50.125 : :Chapter 11
01:51:53.250 : :Chapter 12





BDRip VO+S - MKV (X264/AVC+AC3 5.1)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
ID única : 254332350454794786496083122132226146465 (0xBF56A1034EE0754F889302E1AF5000A1)
Nombre completo : cinevision-der.junge.karl.marx.480p.mkv
Formato : Matroska
Formato de la versión : Version 4 / Version 2
Tamaño de archivo : 854 MiB
Duración : 1 h 58 min
Tasa de bits general : 1 010 kb/s
Fecha de codificación : UTC 2017-10-20 20:28:33
Aplicación de codifición : mkvmerge v16.0.0 ('Protest') 64-bit
Librería de codificación : libebml v1.3.5 + libmatroska v1.4.8

Vídeo
ID : 1
Formato : AVC
Formato/Info : Advanced Video Codec
Formato del perfil : High@L3.1
Ajustes del formato, CABAC : Sí
Ajustes del formato, ReFrames : 5 fotogramas
ID códec : V_MPEG4/ISO/AVC
Duración : 1 h 58 min
Tasa de bits : 625 kb/s
Ancho : 720 píxeles
Alto : 302 píxeles
Relación de aspecto : 2,40:1
Modo velocidad fotogramas : Constante
Velocidad de fotogramas : 24,000 FPS
Espacio de color : YUV
Submuestreo croma : 4:2:0
Profundidad bits : 8 bits
Tipo barrido : Progresivo
Bits/(píxel*fotograma) : 0.120
Tamaño de pista : 528 MiB (62%)
Librería de codificación : x264 core 152 r2851 ba24899
Opciones de codificación : cabac=1 / ref=5 / deblock=1:-2:-2 / analyse=0x3:0x133 / me=umh / subme=7 / psy=1 / psy_rd=1.00:0.15 / mixed_ref=1 / me_range=16 / chroma_me=1 / trellis=1 / 8x8dct=1 / cqm=0 / deadzone=21,11 / fast_pskip=0 / chroma_qp_offset=-3 / threads=9 / lookahead_threads=1 / sliced_threads=0 / nr=0 / decimate=1 / interlaced=0 / bluray_compat=0 / constrained_intra=0 / bframes=3 / b_pyramid=2 / b_adapt=1 / b_bias=0 / direct=3 / weightb=1 / open_gop=0 / weightp=2 / keyint=250 / keyint_min=24 / scenecut=40 / intra_refresh=0 / rc_lookahead=40 / rc=crf / mbtree=1 / crf=19.0 / qcomp=0.60 / qpmin=0 / qpmax=69 / qpstep=4 / ip_ratio=1.40 / aq=1:1.00
Idioma : Inglés
Default : Sí
Forced : No

Audio
ID : 2
Formato : AC-3
Formato/Info : Audio Coding 3
Extensión modo : CM (complete main)
Ajustes del formato, Endianness : Big
ID códec : A_AC3
Duración : 1 h 58 min
Tipo de tasa de bits : Constante
Tasa de bits : 384 kb/s
Canal(es) : 6 canales
Posiciones del canal : Front: L C R, Side: L R, LFE
Velocidad de muestreo : 48,0 kHz
Velocidad de fotogramas : 31,250 FPS (1536 spf)
Profundidad bits : 16 bits
Modo de compresión : Con pérdida
Tamaño de pista : 325 MiB (38%)
Idioma : Alemán
Default : Sí
Forced : No

Menú
00:00:00.000 : en:00:00:00.000
00:07:10.042 : en:00:07:10.042
00:14:44.208 : en:00:14:44.208
00:25:16.583 : en:00:25:16.583
00:34:40.208 : en:00:34:40.208
00:42:23.667 : en:00:42:23.667
00:55:23.500 : en:00:55:23.500
01:02:14.625 : en:01:02:14.625
01:11:52.042 : en:01:11:52.042
01:28:04.458 : en:01:28:04.458
01:40:50.083 : en:01:40:50.083
01:51:53.208 : en:01:51:53.208





BDRip 720p VOS - MKV (cortesía del compañero briaj)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
Nombre completo : El joven Karl Marx.2017.720p.BDRip.subesp.gnula.mp4
Formato : MPEG-4
Formato del perfil : Base Media / Version 2
ID Códec : mp42 (isom/iso2/avc1/mp41)
Tamaño del archivo : 1,45GIB
Duración : 1h 58min.
Modo de tasa de bits : Variable
Tasa de bits total : 1 752Kbps
Película : gnula
Fecha de codificación : UTC 2017-11-10 14:51:44
Fecha de la etiqueta : UTC 2017-11-10 14:51:44
Aplicación de codifición : HandBrake 0.10.3 2016012200

Video
ID : 1
Formato : AVC
Formato/Info : Advanced Video Codec
Formato del perfil : High@L4.1
Ajustes del formato, CABAC : Si
Ajustes del formato, RefFrames : 4marcos
ID Códec : avc1
ID Códec/Info : Advanced Video Coding
Duración : 1h 58min.
Tasa de bits : 1 600Kbps
Ancho : 1 276pixeles
Alto : 536pixeles
Relación de aspecto : 2,40:1
Modo de velocidad de cuadro : Variable
Velocidad de cuadro : 24,000fps
Velocidad de cuadro Mínima : 21,277fps
Velocidad de cuadro Máxima : 24,390fps
ColorSpace : YUV
ChromaSubsampling/String : 4:2:0
BitDepth/String : 8bits
Tipo de exploración : Progresivo
Bits/(Pixel*cuadro) : 0.097
Tamaño de pista : 1,31GIB (90%)
Librería de codificación : x264 core 142 r2479 dd79a61
Opciones de codificación : cabac=1 / ref=1 / deblock=1:0:0 / analyse=0x3:0x113 / me=hex / subme=2 / psy=1 / psy_rd=1.00:0.00 / mixed_ref=0 / me_range=16 / chroma_me=1 / trellis=0 / 8x8dct=1 / cqm=0 / deadzone=21,11 / fast_pskip=1 / chroma_qp_offset=0 / threads=12 / lookahead_threads=4 / sliced_threads=0 / nr=0 / decimate=1 / interlaced=0 / bluray_compat=0 / constrained_intra=0 / bframes=3 / b_pyramid=2 / b_adapt=1 / b_bias=0 / direct=1 / weightb=1 / open_gop=0 / weightp=1 / keyint=240 / keyint_min=24 / scenecut=40 / intra_refresh=0 / rc_lookahead=10 / rc=abr / mbtree=1 / bitrate=1600 / ratetol=1.0 / qcomp=0.60 / qpmin=0 / qpmax=69 / qpstep=4 / vbv_maxrate=62500 / vbv_bufsize=78125 / nal_hrd=none / filler=0 / ip_ratio=1.40 / aq=1:1.00
Fecha de codificación : UTC 2017-11-10 14:51:44
Fecha de la etiqueta : UTC 2017-11-10 14:51:44
colour_range : Limited
colour_primaries : BT.709
transfer_characteristics : BT.709
matrix_coefficients : BT.709
Menus : 3

Audio
ID : 2
Formato : AAC
Formato/Info : Advanced Audio Codec
Formato del perfil : LC
ID Códec : 40
Duración : 1h 58min.
Tipo de tasa de bits : Variable
Tasa de bits : 160Kbps
Canal(es) : 2canales
Posiciones del canal : Front: L R
Velocidad de muestreo : 48,0KHz
Velocidad de cuadro : 46,875fps (1024 spf)
Tamaño de pista : 135MB (9%)
Título : Stereo / Stereo
Default : Si
Alternate group : 1
Fecha de codificación : UTC 2017-11-10 14:51:44
Fecha de la etiqueta : UTC 2017-11-10 14:51:44
Menus : 3

Menú
ID : 3
ID Códec : text
Duración : 1h 58min.
Idioma : Inglés
Fecha de codificación : UTC 2017-11-10 14:51:44
Fecha de la etiqueta : UTC 2017-11-10 14:51:44
Menu For : 1,2
00:00:00.000 : Chapter 1
00:07:10.135 : Chapter 2
00:14:44.301 : Chapter 3
00:25:16.676 : Chapter 4
00:34:40.301 : Chapter 5
00:42:23.760 : Chapter 6
00:55:23.593 : Chapter 7
01:02:14.718 : Chapter 8
01:11:52.176 : Chapter 9
01:28:04.551 : Chapter 10
01:40:50.176 : Chapter 11
01:51:53.301 : Chapter 12
Tipo de tasa de bits : VBR





:str: Reproducción:





Relacionado:



[ Add all 2 links to your ed2k client ]

fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/el-jo ... -comunista



«El joven Karl Marx»: Una historia inteligente de amistad comunista


Portada



Peter Bradshaw

The Guardian // 12 de febrero de 2017

Traducción: Lucas Antón, para Sin Permiso, 15 de febrero de 2017




Raoul Peck es el cineasta haitiano con una candidatura al Oscar este año por su documental "I Am Not Your Negro" sobre [el escritor afronorteamericano] James Baldwin. Acude ahora a Berlín con este drama histórico correoso y de intensa concentración, inflexiblemente intelectual, escrito en colaboración con Pascal Bonitzer, sobre el nacimiento del comunismo a mediados del siglo XIX. Y nos ofrece una sensación real de lo que significaba la política radical: hablar. Hablar, hablar y más hablar. Debería ser tedioso, pero no lo es. El espectáculo de gente ferozmente enojada que habla de ideas se vuelve de algún modo absorbente y hasta apasionante.

Pese al título, no se trata exactamente del joven Karl Marx, más tiene que ver con el “bromance” [término para describir una película de estrecha amistad entre dos hombres] con el joven Friedrich Engels. Dada la poderosa presencia de Jenny, la mujer de Marx, casi amenazan por un microsegundo en convertirse en los Jules et Jim de la izquierda revolucionaria. Peck se guarda su mayor broma, o coup de cinéma, para el mismísimo final. Después de toda una película austera presentando hombres con sombrero de copa y bigotes de patillas, los títulos de crédito de cierre estallan en un estrepitoso y hasta eufórico montaje de acontecimientos políticos del siglo XX (el Che, el muro de Berlín, Ronnie y Maggie, Nelson Mandela, el movimiento “Occupy”) con acompañamiento de Bob Dylan. Nada de Stalin o de Lenin o de gulags o de Erich Honecker en el montaje, con todo.

Marx es interpretado por August Diehl: andrajoso, feroz de indignación y de pobreza, enganchado a los cigarros baratos, se muere por una discusión y una pelea. Engels, interpretado por Stefan Konarske, es el niño rico de padre industrial, con formas de un dandy en su vestimenta y un semblante romántico, como un joven Werther que no se muestra pesaroso sino entusiasmado por la venidera victoria de la clase trabajadora.

Es un bonito encuentro. Marx echa chispas por los ojos al ser presentado; recuerda al joven Friedrich de un encuentro anterior, afectado y creído, con todo el derecho del mundo, como si hubiera inventado él la lucha de clases. El joven pendenciero irritable choca con el cachorro arrogante. Pero se rompe el hielo: Engels admira la claridad del pensamiento material de Marx; Marx admira enormemente el estudio pionero de Engels sobre la clase obrera inglesa. Juntos inhalan ese nuevo pensamiento en el aire, ideas de las que Pierre Proudhon (interpretado de forma seductora por Olivier Gourmet) es en parte responsable. Expulsado por los franceses, Marx huye a Londres con Engels, donde se les invita a agregarse a la hermandad socialista de la Liga de los Justos y prestan su rigor intelectual y metodológico a su evangélico movimiento. Pero la ruptura con Proudhon les envalentona a los dos y, en un estilo ligeramente entrista, Engels declara finalmente a su estupefacto congreso anual que la Liga de los Justos se reconstituirá como Liga Comunista.

Es esta una película que se ciñe a la creencia de que la gente que discute acerca de teorías y conceptos (a la vez que rechaza periódicamente y de modo airado la noción de mera abstracción) resulta enormemente interesante. Y Peck y Bonitzer se las ingenian con el estimable truco de hacerlo interesante, ayudados por la excelente interpretación de Diehl y Konarske, aunque un verdadero fallo de la película es la relativa falta de interés en sus respectivas parejas: Jenny, interpretada por Vicky Krieps, y la obrera Mary Burns (Hannah Steele), de la que Engels está enamorado: es una relación bastante superficial.

Hay un momento tenso en el que Marx y Engels se cruzan por casualidad con un rico industrial que es amigo del padre plutócrata de Engels: Marx le afea fríamente su práctica de explotar el trabajo infantil y afirma que las fuerzas del mercado que exigen esto no son leyes de la naturaleza sino cosa de las “relaciones de producción”, obra del hombre. El hombre responde burlón que esa frase le suena a “hebreo”.

La acción de la película prosigue a un ritmo regular, intenso: una olla a presión que, pese al vocerío y griterío, no varía gran cosa. Pero se puede ver cómo envejece Marx visiblemente, de medioveinteañero al umbral de los treinta, exhausto por el nacimiento del comunismo y la composición de su Manifiesto Comunista. No tendría que funcionar, pero funciona, gracias a la inteligencia de la interpretación y la energía y concentración del guión y la dirección.

fuente: https://desinformemonos.org/la-juventud ... -karl-marx


La juventud revolucionaria de Karl Marx


Portada



Massimo Modonesi

DesInfermómenos // 26 de septiembre de 2017




En medio del aniversario de los 150 años de la salida del primer tomo de El Capital, la obra maestra del Marx maduro, se estrenó en París una película titulada "El joven Karl Marx" del director haitiano Raoul Peck*.

La película abarca el periodo en el cual Marx, entre los 26 y los 30 años, junto a su esposa Jenny, anuda su amistad con Engels en París en 1844, de donde será posteriormente expulsado, instalándose en Bruselas y viajando en diversas ocasiones a Londres, donde participará en la Liga de los Justos rebautizada, por iniciativa de Marx y Engels, Liga de los Comunistas y por encargo de la cual redactarán el Manifiesto del Partido Comunista en el invierno de 1847-1848 en vísperas de un ciclo revolucionario en el que apareció en la escena política europea la naciente clase obrera.

La película tiene la virtud narrativa de humanizar a Marx representándolo -a través de la interpretación de August Diehl- como un joven apasionado, inquieto, brillante y con el vicio de la arrogancia, comprometido con el conocimiento, la libertad y la igualdad, que cruza las fronteras europeas huyendo de la persecución política y fomentando la organización internacional de los trabajadores. Un joven enamorado de su esposa Jenny -cuya estatura y papel resalta en la película- alegre y con sentido del humor a pesar de la condiciones de pobreza en las que vive su familia, muy ligado afectiva e intelectualmente a su amigo y camarada Engels, buen jugador de ajedrez y mal bebedor. Al margen del debate fino sobre rupturas y continuidades entre el Marx joven, maduro e inclusive el último Marx -el de las reflexiones antideterministas sobre la discordancia de los tiempos- es en medio de estas vivencias y experiencias juveniles, a partir de la audacia política e intelectual del personaje en esta particular etapa de vida, que se gestan las ideas fundamentales, o por lo menos algunas de ellas, que revelarán muy rápidamente su carácter y alcance revolucionario: los principios del materialismo histórico, la clave de lectura de la lucha de clases y el método de la crítica como praxis transformadora.

Entonces la película, además de la calidad de su manufactura y del valor del trazado biográfico que presenta, termina siendo un elogio a la juventud como momento y oportunidad de elaboración y de práctica revolucionaria, en plena concordancia con la tesis redactada por Marx en aquellos años sobre la necesidad de filosofar para transformar el mundo.

Una evocación particularmente pertinente, en la Europa actual, donde la película está circulando en estos días de crecimiento de la extrema derecha en Alemania y de masivas movilizaciones en contra de la reforma laboral en Francia, en los mismos países y ciudades en las cuales vibraban el joven Marx y el naciente movimiento obrero a mediados del siglo XIX. Una Europa post Brexit dominada y, al mismo tiempo, puesta en crisis por las finanzas, securizada y atrincherada en contra de migrantes, atravesada por el malestar y la precariedad, disputada por fuerzas y proyectos conservadores y reaccionarios, mientras los reformismos socialdemócratas y socialcristianos se esfumaron hacia la derecha y los socialismos se convirtieron en minorías testimoniales. En este escenario, el salto de la resistencia –palabra coreada por los manifestantes parisinos de este otoño que se anuncia caliente- a la disputa contrahegemónica y eventualmente a la construcción de alternativa solo puede ser realizado si la juventud protagoniza un vuelco masivo en términos de politización y movilización, ocupando la calle y asediando los palacios y la ciudadela del poder. Adoptando una perspectiva radicalmente crítica, asumiendo colectivamente –al estilo del joven Marx- la tarea de pensar y actuar para transformar el mundo, empezando por el viejo continente.

Una rebelión juvenil que también resuena en las palabras cantadas por el rockero francés Damien Saez:

    Porque es solo en el combate que se es libre
    de tu triste sueño, te ruego libérate
    Porque hay que hacer balances y cuentas
    están nuestros amores siempre al borde del precipicio
    ¿escuchas esta noche el canto de los muertos?
    ¿puedes ver el cielo al alcance de tus dedos?
    ¡Juventud levántate!
    Como un estallido de risa
    viene a consolar tristeza
    como un soplo de porvenir
    viene a revivir las brasas
    como un perfume de azufre
    que hace nacer la llama
    cuando sumergidos en el abismo no sabemos dónde está el alma
    ¡Juventud levántate!

Hola, aquí también tenéis la película con muy buena calidad en alemán con subtítulos en castellano:

[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero briaj.]

¡Salud!

El joven Karl Marx en streaming en alemán con subtítulos en castellano:

[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero sturm.]

Portada


Juan Peris, en facebook, el 7 de enero de 2018, escribió:Un pequeño apunte a modo de crítica sin espoilear mucho. Creo que con todas las dificultades anticipables (por entrarle a una biografía tan densa y compleja y a un contexto de época que siempre entraña un desafío, aún mayor para pequeñas y medianas producciones como esta) y pese a una serie de desatinos tanto históricos como de enfoque (la secuencia de exilios europeos de Marx no es completa ni cronológicamente verídica y se hubiera podido desarrollar de manera mucho más nutrida y nutritiva, sin necesidad de aumentar demasiado la carga escénica y jugando con elementos elípticos) creo que estamos frente a una peli muy digna, que puede jugar un papel interesante a la hora de despertar un cierto interés por el personaje entre la población no familiarizada con el marxismo o que directamente ha sido formateada socio-culturalmente en su satanización. Creo que podría funcionar como documento de apoyo en clases de bachillerato y universidad para abrir apetitos y debates.

La cinta, estando lejos de ser una obra maestra, consigue sin embargo superar los principales riesgos que enfrentaba: 1) convertirse en un panfleto ladrillil, regurgitante de textos y de mitos biográficos, infumable para el gran público, que acabara con la mitad de las butacas vacías y la otra mitad con gente con ojos cerrados y echando hilos de baba por la boca; 2) convertirse en un ensayo hermenéutico de la obra de Marx y Engels, entretenidísimo quizás para discusiones entre diez mil freaks y beatos apologetas y algún par de gurús como meta-animadores (un marxista ortodoxo y un posmoderno, por ejemplo), al precio de acabar igualmente encontrándose con la mitad de las butacas vacías y la otra con gente con ojos cerrados y echando hilos de baba por la boca; 3) convertirse, por el contrario, en un insubstancial retrato de una época, vacío de todo anclaje político-filosófico, con alardeo de puesta en escena y una romantización excesiva de los personajes que no condujera más que a un fracaso absoluto, comercial y pedagógico.

Creo sin embargo que se acierta en los equilibrios entre el "Bro-mance" entre ambos amigos (al coste de relegar a un segundo plano tanto el rol de las respectivas compañeras como de los obreros y sus condiciones materiales, que podría haberse resuelto quizás con un personaje vehicular) y el rescate de los elementos fundamentales del pensamiento epocal en ebullición. Me he sentido cruda y brutalmente identificado con esa situación existencial complicada de ese joven, atrapado entre sus insoportables ganas de transformar, su idealismo vehemente y una precariedad lacerante y sin luces en el horizonte, que oprime tanto como alimenta al espíritu rebelde y lo mantiene despierto.

Echo en falta media hora más de peli, dividida en diez minutos de mayor ambientación fabril y contexto histórico, (lo cual hubiera permitido en otros diez minutos extenderse para una mayor profundidad en el plano filosófico-político), una mayor crudeza en el abordaje de las relaciones de género al interior del hogar de Marx y un mayor grano en la restitución de los protagonistas.

Las interpretaciones y la ambientación, sobresalientes.

José Luis Moreno Pestaña, en facebook, el 25 de enero de 2018, escribió:Esta película contiene:

1) La historia de una pareja enamorada, fuertemente enamorada, como corresponde a la primera generación que creyó en el amor romántico. Marshall Berman había llamado la atención sobre el poderoso vínculo sexual entre Karl y Jenny -delicadamente recogido en una preciosa escena- y de cómo eso se traduce en la escritura del primero. Falta alguna referencia más clara, aunque se intuye, a cómo la división sexual del trabajo y del afecto traiciona el fondo normativo sobre el que crecía y puede crecer ese amor, el amor romántico. Tal fue la traición de Marx.

2) La historia de una pareja libertaria, fundada en la simpatía y la libertad sexual, en ruptura con las convenciones y con las barreras de clase, puro Fourier, puro "poliamor" como se dice hoy: es la de Friedrich y Mary; que de hecho es un trío con Lizzy, la hermana de ella (es divertidísima la reacción de Jenny cuando se apercibe). Esa historia está en la base de la gran inteligencia del maltratado Engels y de sus enormes aportaciones. Espíritus tan grandes y tan diferentes como Gustavo Bueno o Castoriadis insistían en el valor de la obra El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. Léanla con esa experiencia en la cabeza.

3) La historia de una bohemia que, en lugar de dedicarse a criticar para entrar de nuevo entre los elegidos, o a idealizar al pueblo por resentimiento con su clase de origen, intenta ayudar a los de abajo aplicando el máximo rigor intelectual aprendido arriba. La dureza de Marx con Proudhon viene de ahí. Proudhon aparece como lo que fue: un gigante proletario demasiado pendiente de su público y su personaje. En cuanto a proletarios de origen que viven de su mito es hilarante el personaje de Wilhelm Weitling. A mí se me ocurren otros "de profesión, yo soy el pueblo" que me callo.

4) La denuncia aguda sobre los peligros que engendra una doctrina: lo ven en la advertencia de Proudhon ("Marx, no seas como Lutero") y en el impagable cierre de la película, con los tanques en Praga y los polizontes aporreando en la RDA.

5) Y, en fin, la historia de dos amigos y de una amistad digna de la Ética a Nicómaco -libro que ambos conocían a la perfección.

No hace falta ser marxista para adorar a los protagonistas de aquella aventura. Y porque sabe contarla a la perfección, para adorar esta película.

fuente: https://elpais.com/cultura/2018/01/27/a ... 35792.html



‘El joven Karl Marx’ en el Halcón Milenario


Portada



César Rendueles

El País // 27 de enero de 2018




Al principio de "El joven Karl Marx" se ve un bosque en el que unos campesinos alemanes recogen leña. Un anciano reprende a un niño que estaba intentando arrancar una rama de un árbol, pues solo se llevan la leña caída. En ese momento aparecen a caballo unos soldados armados que masacran a los campesinos. Mientras, se oye una voz en off que resulta ser la de un Marx veinteañero leyendo un manuscrito en la redacción de un periódico de Colonia en 1843, inmediatamente antes de que el ejército irrumpa para clausurar la publicación. Se trata del Rheinische Zeitung, un diario liberal crítico con el absolutismo prusiano en el que Marx publicó una serie de artículos denunciando los cambios legislativos que criminalizaron el derecho consuetudinario a recoger leña de los campesinos de la región de Mosela. Es un tema del que Marx prácticamente no se volvió a ocupar hasta que lo recuperó en El capital, donde relaciona el origen del mercado de trabajo capitalista con la expropiación violenta de los bienes comunes tradicionales. Del mismo modo, durante mucho tiempo los intérpretes de Marx apenas prestaron atención a esta cuestión. En cambio, en las últimas décadas, los “comunes” ocupan un lugar crucial tanto en la práctica política como en la obra de autores marxistas como David Harvey, economistas como Elinor Ostrom o historiadores como Peter Linebaugh o Silvia Federici.

Y ese es solo el primer minuto de la película.

Con "El joven Karl Marx" pasa un poco como con Star Wars. El protagonista, Luke Skywalker, resulta predecible y redicho, pero es la excusa para que intervengan personajes memorables, como Han Solo o Darth Vader. El Marx de "El joven Karl Marx" se pasa toda la película con media sonrisa irónica y cara de creerse mucho más listo que el resto de la humanidad (un retrato bastante fiel, probablemente). Pero es un formidable médium de personajes y situaciones históricas que se suceden como una catarata a lo largo de las dos horas de película. El Han Solo de "El Joven Karl Marx" es, sin duda, el joven Engels: divertido, empático, valiente un poco alocado y con un gran olfato sociológico. Si no hubiera sido por La situación de la clase obrera en Inglaterra -un informe que aún hoy resulta impresionante y que Engels redactó a los veinticinco años gracias a la colaboración de su compañera, Mary Burns— hoy recordaríamos (o más bien no) a Marx como un filósofo posthegeliano particularmente sarcástico. Pero la película también consigue que Jenny Marx, Bakunin, Proudhon o la propia Burns resulten cercanos e interesantes.

Salvo una secuencia ridícula en la que se escucha una música bélica mientras Marx lee tranquilamente —como si en vez de estar tomando notas para Miseria de la filosofía se estuviera preparando para una misión de comando—, Raoul Peck logra la proeza de introducir cuestiones teóricas de largo alcance con mucha naturalidad. Así, por ejemplo, la influencia del romanticismo en la ruptura generacional de Marx con el universo burgués de su familia se sugiere en una breve y emotiva conversación entre Jenny y Engels. Y, sin duda, debemos a "El joven Karl Marx" la mejor interpretación de la famosa undécima tesis sobre Feuerbach: “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. Es un lema irritante, al borde de la literatura motivacional, que en la película, muy verosímilmente, Marx pronuncia completamente borracho, es de suponer que inmediatamente antes de entonar el equivalente renano del "Asturias, patria querida".

Especialmente, "El joven Karl Marx" consigue mostrar con mucha fidelidad lo doméstica e intempestiva que resultó la intervención de Marx y Engels y lo improbable que fueron sus efectos. El proletariado al que interpelaban no existía, como tampoco el partido cuyo manifiesto escribieron. Se dirigían a minúsculas agrupaciones de trabajadores que se sentían mucho más cercanos al lenguaje religioso de Wilhelm Weitling que a la gran teoría alemana. La película muestra a Proudhon o a los líderes unionistas como políticos hábiles y prudentes, mientras Marx y Engels irrumpían en los movimientos políticos como elefantes en una cacharrería. Y esa es justamente la épica que alimenta "El joven Karl Marx". El milagro de que dos jovencísimos pequeñoburgueses con un contacto remoto con las condiciones de vida y las organizaciones de trabajadores consiguieran poner en marcha un movimiento que desbordó completamente la política antagonista de su tiempo y ha inspirado las ambiciones emancipadoras de millones de personas de todo el mundo a lo largo de siglo y medio.

fuente: https://www.elsaltodiario.com/feminismo ... mary-burns



Jenny y Mary



Lourdes Gómez, Carlos Sánchez Mato

El Salto // 2 de febrero de 2018




A veces el cine sirve para acercarse a la historia conocida desde una perspectiva desconocida, para recuperar aspectos olvidados y reconocer que son también fundamentales. Es lo que ocurre con la película “El joven Karl Marx”, que humaniza a dos personajes clave del pensamiento de la humanidad, Marx y Engels, pero además abre el plano para mostrar a otras dos personas con un papel fundamental: Jenny von Westphalen y Mary Burns.

La película recorre el vínculo fraternal que se va creando entre Karl y Friedrich y ayuda a recordar que no estaban solos, que no se convirtieron en revolucionarios gracias a su origen social sino, precisamente, a pesar de sus raíces. Muy difícilmente lo hubiesen logrado sin Jenny y Mary.

Como hijo y representante de un acaudalado propietario de fábricas textiles en Manchester, Engels pudo observar la explotación de trabajadores y trabajadoras. Pero no habría podido entenderla del todo ni evolucionar en su pensamiento sin Mary Burns, obrera irlandesa que le llevó de la mano por esa realidad de injusticia estructural, miseria y también de dignidad. Mary fue mucho más que una compañera sentimental para el gentleman Engels.

Jenny von Westphalen abandonó la existencia acomodada de la aristocracia prusiana para compartir con Marx una vida llena de renuncias materiales, dificultades y exilio. No fue solo una mujer a la sombra de un gran hombre, tenía ideas propias y le sobraba coraje. Era la primera interlocutora de Marx, fue la principal encargada de sus publicaciones, se cruzaba cartas de contenido altamente político con otros revolucionarios y fue autora de críticas teatrales.

Jenny von Westphalen y Mary Burns no se caracterizaron solo por colaborar en un segundo plano en el trabajo de sus parejas, demostraron tanta o más valentía en las decisiones relacionadas con sus propias vidas que ellos.

Los procesos históricos también son atribuibles a quienes ayudan a sostenerlos. Y sin embargo el rol femenino de cuidadora es un segundo plano invisible en el que se sitúan no solo los trabajos del hogar y del mantenimiento de la prole, sino también el sostén de los éxitos, metas y logros profesionales atribuidos a los hombres.

Es parte del pegamento social que ha asegurado la construcción de sujetos generizados, mujeres y hombres, necesarios para cubrir todos los roles que necesita el modelo capitalista organizado por el Estado.

Se oculta una más que dudosa autenticidad de un acuerdo de cuidados entre hombres y mujeres, en tanto que está atravesado por la desigualdad y la coerción social. Es decir, se naturalizan las injusticias de género condenadas a la invisibilidad, lo que hace que se eliminen estratégicamente del debate político.

Es un debate que debe mantenerse vivo y presente también entre quienes defendemos el fin del modelo capitalista y la heteronormatividad que le es inherente. Porque también caemos en la trampa del ninguneo histórico de las mujeres, porque debemos someternos a una revisión constante para no caer en ella. Porque la lucha de clases carece de sentido si no va acompañada de las reivindicaciones feministas. Y porque ni siquiera podemos obviar que Marx y Engels, hijos de su tiempo, tuvieron su papel en la invisibilización de sus compañeras y al reparto desigual de roles en la vida y no solo en la película.

Pese a las incoherencias humanas de los personajes, nunca ha sido más necesario que ahora reivindicarlos. Porque la crisis que actualmente precariza a capas crecientes de la población se supone que no tendría que haber sucedido. Si hiciéramos caso a los economistas de cabecera del sistema capitalista, el mercado, él solito, era capaz de resolver todos los problemas y las predicciones que firmaron Marx y Engels y en las que colaboraron Burns y Westphalen habrían sido relegadas a un rincón poco visible de la historia. Pero el tiempo ha dado la razón a quienes hace 150 años denunciaban la proletarización y precarización creciente caracterizada por una miseria brutal al lado de una concentración de riqueza cada vez en menos manos.

Esa lucha invisible de miles de mujeres a lo largo de la historia, nos plantea una redefinición del concepto de igualdad, convertido en un significante vacío sujeto a múltiples interpretaciones entre una versión neoliberal que cuenta con las mujeres como trabajadoras indispensables para la rentabilidad de los mercados, y entre una versión que necesita de una síntesis de un feminismo socialista, ecologista y decolonial.

Es en esta nueva redefinición donde no podemos partir exclusivamente desde una crítica al modelo capitalista para poder explicar las relaciones de poder y el concepto de igualdad en disputa; existen una serie de marcos binarios y antitéticos que generan toda una multiplicidad de jerarquías globales culturales, lingüísticas y epistémicas que se articulan en torno al mercado capitalista, a la idea de raza y al sexo-género con el único fin de poder ser controladas.

No creer firmemente que la humanidad tiene capacidad de desarrollar una alternativa viable a la degeneración de un sistema que solo se asienta en la explotación de la mayoría social, es simplemente un grave error. Hay alternativa y esta pasa por poner la producción al servicio de las necesidades de la mayoría y no para el beneficio de una minoría. Se llama socialismo y sin mujeres como Jenny, Mary, entre infinitas otras, no podremos construirlo.


Volver a Largometrajes de ficción

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.