RebeldeMule

Chapaev, el guerrillero rojo (Georgi Vasilyev, 1934)

Drama, comedia, suspense; a veces a caballo entre la ficción y la realidad, pero siempre cine para pensar con sentido crítico lo social.
Chapaev, el guerrillero rojo
Chapaev / Чапаев
Georgi Vasilyev, Sergei Vasilyev (URSS, 1934) [B/N, 93 min]

Portada Portada
IMDb
(Wikipedia | Filmaffinity)


Sinopsis:


Comentario personal:

    En España conocemos esta película porque fue estrenada durante la Guerra de 1936-1939 con la voluntad expresa de animar a población civil y combatientes; su cartel se puede ver en varias fotografías del momento, casi siempre en la puerta de los cines, y es un síntoma claro de la expansión de la hegemonía del PCE. Leo por ahí que, sin embargo, la obra original no es película sino libro, de un tal Dmitri Furmanov, que asistió a Chapaev como comisario político en la lucha contra el restauracionista Ejército Blanco del almirante Kolchak (a quien, por cierto, el estado-de-cosas bajo Putin ha dedicado una película laudatoria).

Miguel Vázquez Liñán, en "El cine soviético y la creación del héroe", en Razón y Palabra, nº 28, agosto - septiembre de 2002, escribió:[...] "Chapáev", también presentado en España como "Chapáev, el guerrillero rojo", es una adaptación de Serguei y Georgi Vasíliev sobre la novela del mismo nombre de Dimitri Furmánov. Producida por Lenfilm en 1934, cuenta la historia del guerrillero Chapáev durante la Guerra Civil Rusa, desde la óptica del realismo socialista. Está dentro de la concepción socialista del culto a la personalidad, y "acierta a combinar la indispensable humanización del protagonista con una hábil dosificación de la propaganda política". Estamos ante el primer gran héroe cinematográfico del realismo socialista. En la película se exalta la integración en el ejército regular de un guerrillero (Chapáev), que pasa a trabajar bajo la tutela política, en colaboración con el comisario político.

Con esta temática, casi sobran comentarios. La figura del guerrillero, la Guerra Civil Rusa, el comisario político, la integración en tropas regulares... Todos estos temas estaban presentes como problemas de primer orden en la guerra de España. Chapáev aportaba la solución soviética que había llevado consigo la formación del glorioso Ejército Rojo, que la propaganda se encargaba de exaltar como uno de los factores clave de la construcción del socialismo. De todas formas, la película solía ir precedida de una explicación de las conclusiones que debían ser sacadas de un filme eminentemente pedagógico; aunque a veces no se entendiera de la forma "adecuada": «Nosotros montábamos sesiones de cine tanto en las plazas (una pared blanca servía de pantalla), como en una iglesia que por milagro estuviera intacta, como en los comedores. Los anarquistas adoraban a Chapáev. Después de la primera tarde, quitamos el final de la película: los combatientes jóvenes no podían aceptar la muerte de Chapáev. Decían: "¿Para qué combatir si los mejores mueren?". Stefa traducía el texto; a veces la interrumpían exclamaciones como: "¡Viva Chapáev!". Recuerdo que una vez un anarquista gritó: "¡Muera el comisario!"; y todos aplaudieron. (...) Los campesinos veían "Chapáev" con otros ojos. A menudo, después de la sesión, se acercaban a mí y daban las gracias al comisario ruso que prohibía la requisa de cerdos, y pedían que le escribiera sobre los desórdenes que había en el pueblo: para ellos, la película era un noticiario y estaban convencidos que tanto Chapáev como Furmánov vivían aún en Moscú» (I. Ehrenburg, en Gentes, años, vida, ed. Planeta, 1986, pág. 203).

La prensa recogía a menudo el nombre de Chapáev, que también dio título a una compañía. El filme soviético levantaba la moral, aportaba un ejemplo de cómo la figura del guerrillero seguía siendo importante dentro del ejército y cómo la organización del mismo se hacía fundamental. [...]

En "Chapaev (1934)", en NeoKunst, el 30 de diciembre de 2015, se escribió:[...] "Chapaev" se ha clasificado como una de las primeras películas del denominado estilo “arte realista” (el congreso en el que se definen las características de este arte data del mismo año de 1934) en líneas generales como si esta etiqueta fuera negativa. Y es cierto que finalmente el "arte realista" se acabaría convirtiendo en un cine simplista, que abandonaba cualquier atisbo de imaginación por una supuesta realidad (se imponía al artista que ante todo debía ajustarse a la realidad del pueblo socialista, anteponiéndose a cualquier detalle secundario) que se acababa imponiendo de manera apabullante al espectador, pero antes de convertirse en esta doctrina dogmática, el género nos dejo cintas bastante interesantes y atractivas, entre las que podemos destacar este mismo filme.

De hecho, el filme tiene como uno de los protagonistas principales al propio Furmánov, interpretado por Boris Blinov, quien fue elegido comisario de los bolcheviques a asegurar el comando de Chapaev, donde lo conoció y se hizo íntimo amigo suyo. Y, por supuesto, el otro gran protagonista principal es Chapaev, quien está interpretado en el filme por Boris Babochkin. La película nos cuenta parte de las historias que el escritor contempló de primera mano cuando estuvo con Chapaev, haciendo en realidad una síntesis de todo lo acontecido, incluyendo el final del soldado.

Así pues, la película se arranca con la llegada de este comisario y el desarrollo del filme irá por los caminos tradicionales y esperados. Es interesante señalar la pareja que hacen los dos protagonistas, que tan bien se equilibra por sus caracteres tan aparentemente opuestos. Además, gran éxito del filme se debió a la construcción del personaje de Chapaev, que conectó profundamente con el público soviético del momento. Y es que Chapaev no es un miembro clásico, prototípicamente político, del Politburó; más bien al contrario, Chapaev es un héroe, políticamente inteligente (al menos en el filme), cierto, pero conecta con el público porque a diferencia de los gobernantes de la URSS (la mayoría de los cuales tenía una formación intelectual considerable) Chapaev es igual de humilde que el público. De hecho, hay un momento que el filme demuestra con gran inteligencia todo lo comentado, y me refiero precisamente a cuando las masas interrogan a Chapaev sobre su orientación política ("¿tú eres comunista o bolchevique?", le pregunta uno de los campesinos). Este no sabe cómo contestar, y evidencia que no es en definitiva un hombre instruido en el campo teórico, sino que se deja llevar (al igual que piensan los directores y el propio gobierno de la URSS) por los conceptos universales de justicia y moral. [...]


Ficha técnica

    Guión: Anna Furmanov, Georgi Vasilyev, Sergei Vasilyev; basado en la novela de Dimitri Furmanov.
    Fotografía: Aleksandr Ksenofontov, Aleksandr Sigayev.
    Música: Gabriel Popov.
    Productora: Lenfilm Studio.

Reparto:

    Boris Babochkin (Tchapaiev), Boris Blinov (Furmanov), Varvara Myasnikova, Leonti Kmitt (Petka), Illarian Pevtsov, Vyacheslav Volkov, Nikolai Simonov, Stepan Shkurat, Boris Chirkov.

Premios:


Idioma original: Ruso.





¿?Rip VOS - AVI





¿?Rip VOS - AVI





DVDRip VOS - AVI (fuente)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Datos del archivo
Idioma: Ruso con subtítulos en español (srt) aparte
Calidad: DVDRip
Resolución: 576x432
Formato: AVI
Tamaño: 698 MB



[ Add all 2 links to your ed2k client ]

En la página web del Partido Comunista Colombiano, en octubre de 2007, se escribió:Lo que fue para el cine silente soviético "El acorazado Potemkin" en 1925, se volvió diez años más tarde "Chapaev" para el joven cine sonoro de la URSS. "Potemkin" solamente necesitó que sus intertítulos fueran traducidos para tener un impacto universal; la gran calidad de "Chapaev" está basada en sus caracterizaciones, pero como esto solo es posible resaltar con los diálogos, esta película se volvió indudablemente la favorita en su propio país. Al igual que "Potemkin", Chapaev está basado en hechos reales, los cuales fueron alterados en sus detalles, pero cuya esencia se mantuvo. La película está basada en la personalidad de un héroe de la guerra civil, Chapaev, quien condujo con éxito a los partisanos del Ejército Rojo contra la armada blanca de Kolchak en Siberia durante el período de 1918 a 1919, antes de caer en combate. Su tema principal es el conflicto entre personalidades del campesino Chapaev y el comisario comunista asignado por las jefaturas para aconsejarlo y ayudarlo. La película nos conduce por la línea de aumento de confianza y afecto entre los dos hombres después de un encontronazo inicial.

El mismo comisario, Dimitri Furmanov, quien fue transferido antes de la batalla final, escribió sus aventuras en una novela popular, donde alteró los nombres de la mayoría de los participantes. El libro se hizo popular y en 1932 la viuda de Furmanov sugirió la realización de una película. A los estudios Lenfilm les gustó la idea y el proyecto fue transferido a dos jóvenes directores, Serguei y Georgui Vasiliev. La impresión que dio en todas partes fue la de frescura y espontaneidad. Sin embargo esto fue logrado con muchos sacrificios. Más de dos años de guiones y tomas fueron necesarios y las escenas fueron escritas, reescritas y vueltas a reescribir. La exhibición de "Chapaev" fue escogida para el aniversario de la revolución en noviembre de 1934; en enero de 1935 fue de nuevo la estrella del XV aniversario del nacimiento “oficial” del cine soviético, y de nuevo un mes más tarde en el festival internacional de cine de Moscú. Jay Leyda dice en su libro Kino: “El público, la industria y los realizadores se unieron en alabanzas. Es sabido que los jefes del gobierno y el ejército lo habían aprobado en proyecciones previas en el Kremlin”. ¿Por qué le gustó a todo el mundo? Claramente no debido a la aprobación oficial. Leyda lo llama “una película fácil de amar”. Los personajes son reconocibles y creíbles. Los héroes muestran miedo y coraje, así como debilidad y fortaleza, tanto locura como sabiduría; amor y alegría se mezclan con sacrificio y sufrimiento. En el fondo de todo, el núcleo de la historia es algo que todos sabían que era verdad e importante: la necesidad de la confianza entre dos buenos hombres.

Algunos sabihondos han visto en "Chapaev" la victoria inicial de la escuela del realismo socialista sobre el trabajo experimental de Eisenstein, los teóricos del montaje y otros innovadores. Pero los hechos en este caso no se ajustan a la realidad. Cuando "Chapaev" apareció, los artistas soviéticos estaban en las vísperas de un gran y duradero debate. En el primer Congreso de escritores soviéticos en el verano de 1934, Máximo Gorki formuló la idea de “realismo socialista” contrastándolo con el “realismo crítico” de la literatura del siglo XIX sobre la cual dijo: solamente exponía las imperfecciones de la sociedad. Elogió al “realismo socialista” como creativo: su principal característica era el desarrollo del pueblo, ayudarlo en alcanzar la riqueza, el amor y la vida y cambiar completamente la tierra en “la magnífica morada de la humanidad unida en una gran familia”. En otras palabras, se identifica por su función social y política, pero no es estrecha, no es un estilo. La tragedia es aceptable y aún los cuentos de hadas pueden servir siempre y cuando la tendencia en general sea la verdad hacia la naturaleza humana y a la sociedad, y al mismo tiempo no resulte pesimista sino que ayude a fortalecer la confianza y las esperanzas en el futuro. El trabajo experimental de Eisenstein "El acorazado Potemkin" (1925) o "Alexander Nevski" (1938) se ajustan a la definición tanto como el “realista” "Chapaev". En años posteriores la confrontación se tornó más amarga y los términos opuestos, “realismo socialista” y “formalismo” se usaron como armas. “Realismo socialista” era un elogio sin argumentos, “formalismo” era el pecado extremo. De hecho, por supuesto, “realismo” no es sinónimo de “naturalismo”, y “formalismo” no significa “experimento de la forma” –un sentido que fue empleado ocasionalmente- sino “distorsión de la realidad por medio del experimento formal”. Tanto en arte, literatura o música, tales frases han sido las municiones de las controversias en cada período y clima –convenientes a las lumbreras para velar por sus prejuicios o sus caprichos en el gusto, y a administradores para ocultar un motivo o unirse a una corriente.

"Chapaev", como ya dije, cabe dentro del principio de “realismo socialista” y nunca ha habido ningún conflicto entre la escuela teórica y aquellos que gustaron de "Chapaev". Los Vasiliev fueron en realidad alumnos favoritos de Eisenstein, quien elogió esta película, saludándola como anuncio de un “tercer periodo” en la cinematografía soviética, que sintetiza en el individuo el cine de masa del primer período, estado natural del período segundo (o sonoro).


Volver a Largometrajes de ficción

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.