RebeldeMule

Mandela. Del mito al hombre (Justin Chadwick, 2013)

Drama, comedia, suspense; a veces a caballo entre la ficción y la realidad, pero siempre cine para pensar con sentido crítico lo social.
Mandela. Del mito al hombre
Mandela: Long Walk to Freedom
Justin Chadwick (Reino Unido, 2013) [139 min]

Portada Portada Portada
IMDb
(wikipedia | filmaffinity | página oficial)


Sinopsis:

    [fuente] Vida del dirigente popular sudafricano Nelson Mandela: su niñez en una población rural, su ejercicio como abogado, el salto a la militancia en el CNA y sus 27 años en prisión por ella... hasta su liberación por la presión popular e investidura como el primer presidente elegido por sufragio universal en su país.

Comentario personal:

    Debe de ser verdaderamente complicado para quienes no se han organizado nunca explicar porqué otros lo hacen, y tanto más si tienen que modular ese relato desde los parámetros del atractivo comercial (si no hay dinero, no hay película). Chadwick y Nicholson simplifican casi todos los debates políticos y vitales (que no humanos, como se suele decir: ¿cómo puede ser la política algo distinto a lo humano?) que son cosustanciales a la biografía de un militante. Empezando por la iniciación de Mandela en el CNA, que se presenta de manera difusa, o superficial, hasta su elevación a referente del movimiento contra el apartheid. Si este segmento argumental fracasa, el que sigue sobre la opción por la lucha armada es aún peor; por no deslucir demasiado al héroe, sospecho. Sí es más prolija la ilustración y el debate político en torno a su paso por la prisión (ahí no hay duda posible: los progres, extremistas o taimados, tienen una filia especial por la represión y el drama); y el desenlace vuelve a decaer por eludir o cercenar de nuevo razones que en menos palabras de guión nos da Eastwood en su "Invictus". Por cierto, película esta que junto a la que nos ocupa bien podría cerrar una biografía en díptico de Mandela, con este ya en el poder del Estado.

    Los que necesitamos profundizar en los hechos, sin embargo, tendremos que enterarnos por otras fuentes si la disputa entre Winnie Mandela y Nelson Mandela es "simplemente" por la disyuntiva entre cumplir la voluntad popular (supuestamente guerra y revancha), en el caso de ella, y el interés popular (supuestamente paz y reconciliación), en el caso de él. Seguro que tras cada postura habría fuerzas, y razonamientos en ellas, de más peso que las que la película exhibe. En conclusión, no la recomendaría con fines didácticos sinceros; sí para acercarse a la figura histórica y luego completar los sonoros vacíos histórico-políticos por cuenta propia.

    Addenda: no hay una frase memorable en todo el metraje, descontados los clichés, con la excepción quizá de la que abre y cierra la película ("ahora sois hombres, ya no os pertenecéis, pertenecéis a vuestro pueblo"; parafraseo, no es literal). No, no tiene que ser fácil hacer cine épico sin pasarse en su componente legendario, equilibrar lo íntimo y lo político y al mismo tiempo contentar a todos los bandos, porque prácticamente todos (derechas e izquierdas, intelectuales orgánicos e instituciones religiosas, EEUU y Cuba) se disputan el legado moral de uno de los dos prohombres universales de la segunda mitad de siglo (el otro sería este).

Begoña Piña, en "Lo que Mandela perdió", en Público, el 17 de enero de 2014, escribió:[...] [el productor de la película, Anant Singh, es] Descendiente de tercera generación de indios nacidos en Sudáfrica y considerado ciudadano ‘no blanco' por el gobierno del apartheid, él mismo formó parte de la lucha por la liberación. Comenzó su carrera como productor en los años más duros de esta historia de segregación y, de hecho, su firma está en las primeras películas en contra de aquel régimen sudafricano. Películas que entonces él no podía ver en los cines reservados para blancos. Mandela le cedió los derechos de su autobiografía y él ha empeñado dieciséis años para culminar la película. Su pasado luchador y ese ahínco con el que acometió este proyecto merecen ya un gran aplauso para su película.

En La Higuera se escribió:[...] Evidentemente, el principal desafío al que se enfrentaban quienes realizaban esta película era resumir 80 años de una vida excepcional en menos de tres horas. Tras haber colaborado antes con William Nicholson hacía 23 años cuando escribió el guión de "Sarafina!", Singh pensó desde el primer momento en el dos veces nominado a los Óscar. "William no suele realizar adaptaciones, así que fue genial que aceptara".

Nicholson lo recuerda así: "Le dije: ‘Soy británico, ¿por qué no buscas a un sudafricano? Sabes que hay unos maravillosos guionistas sudafricanos, incluso puedes buscar a alguno que haya vivido esos tiempos tan difíciles’, y Anant me respondió: ‘necesitamos que sea una película internacional porque va dirigida al mundo, no solo a Sudáfrica’.

Singh había meditado cuidadosamente los riesgos de que un escritor – tanto blanco como negro – pudiera perderse en las complejidades de la lucha. "Quería a alguien que fuera capaz de alejarse y ver la gran historia del mundo. ¡No pensé que a William le costaría 16 años y 34 borradores!", comenta divertido.

José Ramón Otero Roko, en "Butaca ácrata", en La Marea, febrero de 2014, escribió:Negado por los medios de desinformación, y recluido a determinados ámbitos de la academia, el vocabulario marxista se hizo imprescindible para decodificar el mundo. Por ejemplo, el término ‘recuperación’, que se refería al modo en que el sistema hegemónico hace suyas las expresiones de disidencia, y las reinserta en su propio discurso, es imprescindible para comprender este biopic sobre Nelson Mandela basado en una autobiografía escrita por sus asesores de imagen. En él se asimila cuanto hay de valioso en su trayectoria para recontextualizarlo en el marco del mainstream que posibilitó, por ejemplo, que Mariano Rajoy dedicara a la galería unas palabras amables en su funeral. Lo cierto es que Nelson Mandela fue un militante comunista, miembro del Comité Central de su partido y líder del brazo armado, que pasó casi 30 años en la cárcel sin condenar jamás la violencia ni arrepentirse de sus acciones en contra del apartheid. La película podría haber sido una oportunidad para descubrir la razón por la que los gobiernos consiguen que lo inaceptable para los ciudadanos se convierta en necesario, pero se queda en un largo spot, actuado, incluso interpretado afortunadamente, por Idris Elba.

Danny Schechter, en "El reñido legado de Nelson Mandela", en Al Jazeera, el 15 de julio de 2011, escribió:[...] En Sudáfrica Mandela se ha vuelto un semi-dios. Es visto como el hombre que unilateralmente liberó el país del apartheid, y quien virtualmente “camina sobre el agua”. Es considerado más en términos de un mito heroico que en términos de un hombre que se levantó frente a un enorme desafío. No es ciertamente un mero político. Sus logros (o la falta de ellos) mientras estuvo en el gobierno no son conocidos; mientras que la historia de cómo Sudáfrica terminó con el apartheid es reducida a Mandela moviendo su varita mágica. Muy poca atención se presta a cómo Mandela se veía a sí mismo como un hombre organizativo; un miembro “leal y disciplinado” del Congreso Nacional Africano (CNA) y los movimientos que éste ha inspirado. El acento puesto en la televisión es siempre el del cambio desde arriba, realizado por los grandes y los buenos; no el de la presión de abajo, realizada por luchadores de la libertad a nivel de base, quienes hicieron que Sudáfrica fuera ingobernable, con la ayuda de combatientes armados en el exilio, resoluciones en la ONU, sanciones económicas y culturales, presiones efectuadas por militantes anti-apartheid a lo ancho del mundo e incluso el poderío del ejército cubano que derrotó a los sudafricanos en Angola.


Ficha técnica


Reparto:


Idioma original: Inglés.





DVDRip VE - AVI
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
Nombre completo : M@nd#el@.013.DULM.avi
Formato : AVI
Formato/Info : Audio Video Interleave
Tamaño del archivo : 1,70GIB
Duración : 2h 27min.
Tasa de bits total : 1 656Kbps
Aplicación de codifición : VirtualDubMod 1.5.10.2 (build 2540/release)
Librería de codificación : VirtualDubMod build 2540/release

Video
ID : 0
Formato : MPEG-4 Visual
Formato del perfil : Simple@L1
Ajustes del formato, BVOP : No
Ajustes del formato, Qpel : No
Ajustes del formato, GMC : No warppoints
Ajustes del formato, Matrix : Default (H.263)
ID Códec : XVID
ID Códec/Pista : XviD
Duración : 2h 27min.
Tasa de bits : 1 391Kbps
Ancho : 720pixeles
Alto : 304pixeles
Relación de aspecto : 2,35:1
Velocidad de cuadro : 23,976fps
ColorSpace : YUV
ChromaSubsampling : 4:2:0
BitDepth/String : 8bits
Tipo de exploración : Progresivo
Bits/(Pixel*cuadro) : 0.265
Tamaño de pista : 1,43GIB (84%)
Librería de codificación : Lavc52.97.0

Audio
ID : 1
Formato : AC-3
Formato/Info : Audio Coding 3
Format_Settings_ModeExtension : CM (complete main)
Ajustes del formato, Endianness : Big
ID Códec : 2000
Duración : 2h 27min.
Tipo de tasa de bits : Constante
Tasa de bits : 256Kbps
Canal(es) : 6canales
Posiciones del canal : Front: L C R, Side: L R, LFE
Velocidad de muestreo : 48,0KHz
BitDepth/String : 16bits
Tamaño de pista : 269MB (15%)
Alineación : Dividir a través entrelazado
Entrelazado, duración : 42 ms (1,00fotograma de video)
Entrelazado, duración de precarga : 500 ms





HDRip VE - AVI
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
CALIDAD: Avi / HDRip / Xvid / AC3





BDRip 1080p VE (extendida) - MKV (fuente)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
General
Nombre completo : Mandela. Del mito al hombre HDrip Xvid AC3 Esp.avi
Formato : AVI
Formato/Info : Audio Video Interleave
Formato del perfil : OpenDML
Tamaño del archivo : 2,36GIB
Duración : 2h 27min.
Tasa de bits total : 2 294Kbps
Aplicación de codifición : VirtualDubMod 1.5.10.2 (build 2540/release)
Librería de codificación : VirtualDubMod build 2540/release

Video
ID : 0
Formato : MPEG-4 Visual
Formato del perfil : Advanced Simple@L5
Ajustes del formato, BVOP : 2
Ajustes del formato, Qpel : No
Ajustes del formato, GMC : No warppoints
Ajustes del formato, Matrix : Default (MPEG)
ID Códec : XVID
ID Códec/Pista : XviD
Duración : 2h 27min.
Tasa de bits : 1 835Kbps
Ancho : 720pixeles
Alto : 304pixeles
Relación de aspecto : 2,35:1
Velocidad de cuadro : 23,976fps
ColorSpace : YUV
ChromaSubsampling : 4:2:0
BitDepth/String : 8bits
Tipo de exploración : Progresivo
Bits/(Pixel*cuadro) : 0.350
Tamaño de pista : 1,88GIB (80%)
Librería de codificación : XviD 64

Audio
ID : 1
Formato : AC-3
Formato/Info : Audio Coding 3
Format_Settings_ModeExtension : CM (complete main)
Ajustes del formato, Endianness : Big
ID Códec : 2000
Duración : 2h 27min.
Tipo de tasa de bits : Constante
Tasa de bits : 448Kbps
Canal(es) : 6canales
Posiciones del canal : Front: L C R, Side: L R, LFE
Velocidad de muestreo : 48,0KHz
BitDepth/String : 16bits
Tamaño de pista : 471MB (20%)
Alineación : Dividir a través entrelazado
Entrelazado, duración : 42 ms (1,00fotograma de video)
Entrelazado, duración de precarga : 500 ms





BDRip 720p VOS (fuente)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Release.Date: 22.02.2014
Video.......: X264
Frame.Rate..: 23.976
Resolution..: 1280x544
Audio.......: DTS 1509Kbps 6ch
Language....: English
Length......: 2h 21mn
Source......: Retail BluRay
Size........: 5590MB
Subtitles...: English





BDRip 1080p VOS (fuente)
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Release.Date: 22.02.2014
Video.......: X264
Frame.Rate..: 23.976
Resolution..: 1920x816
Audio.......: DTS 1509Kbps 6ch
Language....: English
Length......: 2h 21mn
Source......: Retail BluRay
Size........: 10069MB
Subtitles...: English





:str: Reproducción:





Relacionado:



[ Add all 3 links to your ed2k client ]

fuente: http://nena-news.it/donne-e-rivoluzioni ... lapartheid | https://artshumanitiessemiotics.wordpre ... lapartheid



Mujeres y revoluciones

Winnie Mandela y la lucha contra el apartheid



Cecilia D’Abrosca

Nena News // 11 de diciembre de 2017

Traducido por Duarte para Rebeldemule



Portada


    Una nueva cita con las mujeres protagonistas de las revoluciones en sus países. Winnie Mandela, “liberada” de la figura del marido, será protagonista del movimiento de las sudafricanas y la lucha contra la Ley de Pases (Pass Laws).



Winnie conoce a Nelson Mandela a la edad de veinte años. Su figura como líder en la lucha contra el régimen del apartheid es ya ampliamente reconocida. Su fama precede a su nombre y su fe en la liberación de los negros de Sudáfrica sobrepasa cualquier ideología racista.

El 14 de junio de 1958, Nomzamo Winifred Zanyiwe “Winnie” y Nelson Mandela se convierten en marido y mujer. Winnie se va a dar cuenta bien pronto de que el papel de compañera de una de las personalidades políticas internacionales más queridas y seguidas conlleva mucha soledad. Su marido está casi siempre lejos de casa, ocupado en las reuniones del Congreso Nacional Africano (CNA), cuando no involucrado en casos judiciales indignantes, como el juicio por traición iniciado en 1956. En aquella ocasión 156 personas, entre ellos el propio Mandela, serían arrestados en Sudáfrica. En los meses previos al proceso, el hogar de Mandela se convierte en objeto de frecuentes redadas policiales, a cualquier hora del día y de la noche.

En el mismo año de la boda, en 1958, Winnie participa en una acción de masas en la que ve a las mujeres movilizarse contra el gobierno del apartheid: pretenden obstaculizar la Ley de Pases, un sistema de "pasaportes regionales", internos, que tiene como objetivo segregar a la población, ejercer control sobre el trabajo y la circulación de personas. La gran protesta del 58 tiene lugar en Johannesburg, y sería precedida en el 56 por otra en Pretoria.

La coordinación del evento en Johannesburgo está a cargo de la presidenta de la Liga Femenina del CNA, Lilian Ngoyi y, entre otras, de Albertina Sisulu. En el curso de la manifestación, la policía detiene a unas mil mujeres que deciden no exigir la liberación inmediata, sino permanecer dos semanas más en prisión en señal de protesta. Durante esta semana, Winnie, embarazada, conoce en primera persona las condiciones de las prisiones sudafricanas, lo que dará un nuevo valor, e intensificará, el sentido de su lucha civil y política. Mientras tanto, el CNA recauda fondos para pagar las multas de las mujeres condenadas.

La fuerza con la que Winnie se enfrenta a la prisión no es sólo una oportunidad para lidiar con la cuestión carcelaria: su autonomía ejecutiva (durante las semanas pasadas en prisión) le permite salir de la sombra de su marido y escapar, a los ojos de todos, de su "protección"; sin embargo esto también va a poner en guardia a la seguridad nacional en torno a la autoridad y voluntad de Winnie, ahora desligada de la de Mandela, como una voz capaz de gritar su propio disidencia.

La existencia de Winnie Mandela está salpicada de momentos que la retratan como una protagonista activa de la lucha por la liberación sudafricana del régimen del apartheid: va por las calles desafiando las redadas policiales; con su maternidad próxima, enfrenta la prisión y denuncia el sistema; lucha junto a las otras mujeres del movimiento, organizando las históricas manifestaciones nacionales, decisivas para la liberación.

Por tanto, la evolución de su actividad política y el impacto de su compromiso social son parejas a las fases que distinguen la historia contemporánea de la República de Sudáfrica.


El proceso de protestas femeninas contra el régimen de apartheid y su marco normativo

El primer intento de establecer el sistema de pases, una especie de "pasaporte interno", para las mujeres negras de Sudáfrica se remonta a 1913, cuando el Estado Libre de Orange (el precursor de la actual República de Sudáfrica) formula un nuevo requisito: además de los hombres, las mujeres deberían llevar consigo un documento/permiso especial. El rechazo a este principio racista y segregador que está en la base del principio regulador de los pases se manifiesta en una protesta por parte de un grupo femenino multiétnico compuesto principalmente por profesionales que eligen actuar de acuerdo con formas de resistencia pasiva.

Muchas de ellas reciben el apoyo del Congreso Nacional Nativo Sudafricano, que en 1923 se convirtió en el Congreso Nacional Africano (vedado a las mujeres hasta 1943). La protesta contra el pase, extendida por todo el Estado Libre de Orange, continuó hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, momento a partir del cual las autoridades relajan su rigidez.

Con la Blacks Act 67 de 1952 (la ley sobre la abolición de los pases y la coordinación de documentos), el gobierno de Sudáfrica sólo cambiará el proceso de regulación, esta vez dirigiéndose a todos los residentes de más de dieciséis años, obligándoles a poseer un reference book. El nuevo "libro de referencia", firmado por el empleador, que debía renovar la firma todos los meses, tenía que recoger las habilidades y grado de fiabilidad de los hombres y las mujeres de raza negra, la autorización para circular en áreas específicas y el certificado que atestiguaba el pago de impuestos.

Durante la década de 1950, las mujeres de la Alianza del Congreso, coalición política anti-apartheid formada en Sudáfrica en aquellos años, se unirán para combatir el sexismo existente en varios grupos anti-apartheid, como el CNA. Lilian Ngoyi, sindicalista y militante política, Helen Joseph, Albertina Sisulu, Sophia Williams-De Bruyn y muchas otras formarán la Federación de Mujeres de Sudáfrica que, en 1956, con la cooperación de la Liga Femenina del CNA, organiza una manifestación masiva contra la nueva ley. En consecuencia, Winnie y otras militantes forman parte de estos "circuitos" sociales entrelazados con el campo de los derechos y la protección de las minorías.


Pretoria, 1956. La manifestación de las mujeres contra la Law Pass

El 9 de agosto de 1956, veinte mil mujeres de todas las etnias marcharon por las calles de Pretoria hasta Union Buildings para hacer una petición al primer ministro sudafricano, J. G. Strijdom, sobre la aprobación de la nueva ley de pases. Strijdom se asegura de estar en otro lado ese día y la petición es recibida por su asistente.

Durante la manifestación las mujeres entonan esta canción de libertad:

    Wathint’ abafazi, Strijdom!
    wathint’ abafazi,
    wathint’ imbokodo,
    uza kufa!


    [Cuando] golpeas a las mujeres,
    te golpeas contra una roca:
    ¡serás aplastado [morirás]!

Aunque la década de 1950 marcó la cúspide de la resistencia pasiva al apartheid por parte de los movimientos sociales, femeninos y no femeninos, la historiografía y el gobierno del apartheid han ignorado en gran parte este hecho. Entre las protestas más sangrientas contra la ley de los pases, se encuentra la masacre de Sharpeville en 1961. Estas leyes no serían derogadas hasta 1986.

Por esto, la frase "wathint ‘abafazi, wathint’ imbokodo" se ha convertido en símbolo del coraje y la fuerza de las mujeres sudafricanas.


Volver a Largometrajes de ficción

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.