RebeldeMule

PASOLINI, Pier Paolo (1922-1975)

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones...
Pier Paolo Pasolini

Portada
(wikipedia | dialnet)


Introducción

    [fuente] Pier Paolo Pasolini (Bologna 1922-Roma 1975) es uno de los más grandes escritores italianos del siglo XX; se dedicó también al cine. Desde la literatura más íntima hasta el cine más popular, Pasolini siempre ha sido firmemente poeta con una clara huella de lo real y de lo cotidiano.

      “[...] En general mi vida social depende exclusivamente de lo que es la gente. Digo 'gente' con conocimiento de causa, refiriéndome a lo que es la sociedad, el pueblo, la masa, en el momento en que entra existencialmente (y acaso sólo visualmente) en contacto conmigo. Es de esta experiencia existencial, directa, concreta, dramática, corpórea, de la que nacen en el fondo todos mis discursos ideológicos [...]”

    Con su compromiso político, civil y artístico, Pasolini tuvo como objetivo principal denunciar y contrastar la homologación cultural y el cambio antropológico de los italianos. Detectó dramáticamente estos dos aspectos en el consumismo exasperado, en el condicionamiento llevado a cabo por los medios de comunicación de masas, en las condiciones del subproletariado urbano.

    Tal compromiso provocó, ante todo, una difusa hostilidad hacia él, que reveló también el oscurantismo de aquéllos que siempre intentaron obstaculizarle.

      “[...] Me han detenido, procesado, perseguido, linchado durante casi dos décadas. Todo eso un joven no puede saberlo... Puede que yo haya tenido la suficiente dignidad como para esconder la angustia de uno que durante años y años esperaba cada día la llegada de una citación del tribunal, y mirar a los quioscos con el pánico de leer en los periódicos atroces noticias escandalosas acerca de su persona [...]”

    A pasar de eso, el poeta intensificó progresivamente sus intervenciones, imprimiendo más incisividad a unos blancos cada vez más terriblemente concretos y engrosando tanto las filas de sus amigos (aquellos movimientos políticos y culturales que sintieron la necesidad de su presencia: todos los que han querido dialogar con él más allá de polémicas desviadas o incluso de diferencias de fondo) como las de los enemigos (los depositarios o los siervos de un poder que primero le despreciaron como intelectual y homosexual, confinándole al limbo, y después, viendo que el esfuerzo de encerrarlo en un gueto resultaba inútil, decidieron mostrarle sus dientes).

    Sin embargo, ni los unos ni los otros podrán recordarle hoy, ya que su pensamiento estaba en constante devenir y se apartaba de cualquier esquema, inspirándose a la vida, de la que aceptaba las burlas más horribles, y con la que compartía las contradicciones más pesadas.

      “Siempre he pagado, y he ido desesperadamente hasta el final en todo. He cometido muchos errores, pero desde luego no tengo remordimientos”. Y ello porque, según escribe en un poema de 1969: “De nuestra vida soy insaciable / porque algo único en el mundo jamás puede agotarse”.

    Pasolini ha sido definido muchas veces como "un testigo provocador", pero la sublime maldición no fue dictada ni por un narcisismo del poeta, ni por el estro publicitario de un editor: en esta especie de eslogan había una verdad instintiva, inmediata, casi epidérmica, pero profunda e implacable […].

    En las dos palabras, "testigo provocador", hay, para empezar, un elemento clave que ilumina no ya la personalidad de Pasolini sino, esencialmente, su fundamental relación con la colectividad, a la que le sigue la grabación "en caliente" de una sensación rápida todavía por codificar que es justamente lo "provocador". Sobre un individuo en cierto modo "público" a menudo se arriesgan legítimos pronósticos y la carrera para adivinar con antelación sus pensamientos y sus reacciones frente a esto o aquéllo puede resultar incluso poco vivaz. En el caso de Pasolini –osaríamos decir sólo en su caso- este juego no empezaba; con él no. Ha sido justamente esta característica suya la que le ha hecho conquistar sobre el terreno el adjetivo "provocador", un juicio obtuso, pero sincero, y desarmante en el sentido de que cada uno puede leerlo, en positivo o en negativo, según su perspectiva, pero en cualquier caso sin conseguir asirlo nunca verdaderamente.

    Este hombre, este artista, fue asesinado en la noche entre el 1 y el 2 de noviembre de 1975. “Pier Paolo Pasolini ha dejado de existir y, desde entonces, en los discursos de los amigos, en los de los enemigos y en los de los amigos-enemigos, siempre se le ha echado gravemente en falta, y ello sin mencionar lo mucho que su personalidad esté ausente en el epitafio ingrato ofrecido por este delito, y en el recuerdo demasiado enturbiado y controvertido de los últimos dramáticos momentos de su vida, recogidos por los apiadados ojos y orejas de quien estaba, y de quien no estaba, de quien podía o de quien no quería estar. El cadáver de Pasolini ha sido devorado por nuestra sociedad y por nuestro tiempo: es ésta la némesis que, como por una agotable regla narrativa, cierra el apólogo.

      “En toda mi vida jamás he ejercido una acción violenta, ni física, ni moral. No porque yo soy un fanático de la no-violencia. La cual, si es una forma de autocostricción ideológica, también es violencia. Nunca he ejercido en mi vida violencia alguna, ni física ni moral, simplemente porque he confiado en mi naturaleza, es decir, en mi cultura...”.




Ensayo





Narrativa





Sobre Pasolini





Relacionado



[ Add all 7 links to your ed2k client ]



Volver a Biblioteca

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.