RebeldeMule

Alack Sinner (J. Muñoz, C. Sampayo, 1974-2006)

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones...


Introducción

    Serie de historietas creada por dos autores argentinos en el exilio, el guionista Carlos Sampayo y el dibujante José Muñoz, para el mercado europeo, publicándose en Italia (Alterlinus), Francia (Charlie Mensuel) o España (Totem) antes que en su país de origen, Argentina (Fierro).

    Ambientada en un Nueva York contemporáneo y protagonizada por el detective privado y ex policía Alack Sinner (aunque también será taxista), en sus inicios fue una serie policíaca más bien clásica, deudora del género negro estadounidense, pero pronto evolucionó hacia un drama urbano intimista donde sus autores exploraron intereses y preocupaciones propios (racismo, integración, política, relaciones personales), interviniendo además como personajes de la obra.

    Las aventuras de Alack Sinner se desarrollaron durante más de treinta años (entre 1975 y 2006) de forma algo intermitente, con cruces y apariciones en otras series, y fue inicialmente serializadas en revistas europeas como Alterlinus, Alteralter y Corto Maltese (Italia), Charlie Mensuel y A Suivre (Francia) o Totem, Totem Calibre 38 y El Víbora (España) antes de ser recopiladas en formato libro.

    La serie se publicó por entregas de forma prácticamente ininterrumpida entre 1974 y 1977, momento en el que los autores dieron un descanso al personaje, que aparecería fugazmente en varios cameos y referencias en las series paralelas "Sophie" (1977-1978) e "Historias del bar" (1978-1985) -al igual que en la obra posterior Billie Holiday (1991)-, antes de su retorno en 1981 en Encuentros y reencuentros (1981-1982). Los autores retomarían posteriormente la serie con varios paréntesis intermedios, con Nicaragua (1986), El final de un viaje (1989-1992), Historias privadas (2000) y El caso USA (2006).

Creado hace más de 40 años, Alack Sinner es un personaje central en la carrera de los argentinos Sampayo y Muñoz, así como un punto de referencia inevitable para entender la "Nouvelle Bande Dessinée".

Los álbumes de Alack Sinner son algo más que historias de detectives, ya que presentan un universo poblado de múltiples y variopintos personajes en un marco entre real e irreal perfectamente retratado por el pincel casi expresionista de Muñoz.

En un principio era un policial negro ambientado en Estados Unidos, pero los autores se desprendieron rápidamente del género para dar lugar a una obra de carácter humanista, muy centrada en las relaciones entre las personas.

Una particularidad propia de este personaje es que, a lo largo de los años, ha envejecido, situándose en una esfera realista y naturalista.

Luis Daza, en Microrevista, escribió:33 cómics imprescindibles: Alack Sinner

Alack Sinner tiene nombre de pecador, eso ya es toda una declaración de intenciones.

Puro género negro con todos los ingredientes al uso, un detective privado ex policía que dejó el cuerpo por coherencia, jazz, mujeres fatales, bares llenos de humo, amistades inquebrantables, malos de bajo nivel que son buenos y buenos de alto nivel que son malos.

La eterna duda de si los ladrones son gente honrada y si los que velan por la ley son gente corrupta.

¿Qué razón hay para revisitar ese lugar común si ya existen Spade y Marlowe?

El dibujo sin duda. Cada viñeta de José Muñoz es una joya del expresionismo en blanco y negro. Muñoz ha sabido coger lo mejor de Hugo Pratt, Caniff, Sickles e incluso el mismo Will Eisner para destilarlo y conseguir un estilo propio y único.

La estilización de las figuras y la simplificación del trazo son maestras. Lo que parecen rayas y pinceladas aleatorias no pueden ser más exactas y más medidas y estar en el sitio adecuado. Lo casual es solo una herramienta premeditada para hacer más expresivas las figuras. Sinuosas las mujeres, duros los hombres y desgarrada la ciudad.

Un placer para la vista con unos guiones a la altura de los clásicos. Un desfile de historias y personajes que perfectamente podrían haber firmado los autores de referencia si vivieran en estos días.Todo ello con la omnipresencia de NY como el escenario de escenarios, casi un personaje más que un entorno. Y con una seña de identidad propia, lo latino sin los tópicos latinos. San Telmo fundido con Harlem. Porteños con alma de blues salpicando de argentinismos la historia. Que el mismo Gato Barbieri en algún momento comparta barra con Alack es el sello definitivo de la historia.

Porque al final, como todas las historias del género, la clave no son los asesinatos ni las investigaciones, la clave son las más hondas bajezas y las más altas generosidades de las que es capaz el ser humano.

Una novela gráfica imprescindible.

Alack Sinner, detective privado, se encuentra un dia deambulando sin saber porque, por el barrio de Harlem. También sin saber porqué, Alack salva a John Smith III del ataque de dos bandidos, la policía critica al ocioso detective por meterse en asuntos de negros, pero Alack va aun más lejos, se hace amigo de John Smith III, y ésa será una amistad que los cambiará a los dos.

Acaso, al final de la historia, tanto el detective ex policía de New York, como el pianista heroinómano veterano de Vietnam serán mejores seres humanos que al comienzo.

No es el argumento de una novela de la serie negra, ni una película de Sidney Lumet, es en cambio, una de las mejores historietas dibujadas y escritas por un par de argentinos que, en ese tiempo, trabajaban en Milan para la revista de comics AlteR LINUS. Y que, quién sabe qué tan concientemente, estaban sacándole el jugo hasta niveles insospechados a un género que, entonces y ahora, no se suponía que fuera el adecuado para esas historias tan adultas.

El detective Alack Sinner era, en un principio, un personaje creado a pedido de los editores. El tono cinematográfico de las primeras historias pasó de ser hollywoodiense a semejar más bien una película de Win Wenders.

En un New York demasiado real para una historieta, Alack se enfrenta a la miseria de la vida, a las secuelas de la guerra, a su pasado como policía y a una situación a la que no puede ser indiferente. Su ayuda a John Smith III no será grata para los amigos de éste, Black Panters radicales que, reconociéndole a Alack la buena intención, no dejarán de menospreciarlo por blanco, aunque él se declare tan enemigo del sistema como ellos.





Secuencias

    Portada




Obra (Episodios de la serie Alack Sinner y de otras series relacionadas, agrupados según la última edición de Planeta revisada por los propios autores; entre paréntesis la revista y fecha original de publicación de los distintos episodios, cuando se conoce)



[ Add all 13 links to your ed2k client ]

Nota Mié Dic 16, 2009 6:35 pm
Tristan, en "Mis cómics negros. (5) Alack Sinner", en La canción de Tristán, el 8 de diciembre de 2008, escribió:Alack Sinner hace, en sus 30 años de historia, un recorrido similar a la evolución de la literatura de serie negra norteamericana. Partiendo de Raymond Chandler y pasando por Ross MacDonald, el detective y su mundo se adentran por los caminos más heterodoxos de Lawrence Block y su serie de Mathew Scudder para acabar en la misma órbita de autores como Jerome Charyn donde la sociedad es una jungla llena de depredadores y presas. Alack Sinner es un mero testigo de esta lucha por la supervivencia. Sólo se implica para intentar paliar el sufrimiento de los más débiles.

La importancia histórica de Alack Sinner (por ser una obra precusora del comic negro moderno y por su enorme recorrido temático y narrativo) es extraordinaria. Desde Tardi a Giardino pasando por Miller o Brubaker, muchos han seguidos los caminos seguidos por los autores argentinos.
El dibujo de José Muñoz parte de Francisco Solano López y Alberto Breccia para lanzarse muy pronto por la vía del expresionismo con algunas gotas de surrealismo. Su blanco y negro radical y su manera de narrar son perfectas para las turbias y melancólicas historias de Sampayo.
Alack Sinner sólo es fiel a su escepticismo y a los pocos seres honestos que pueblan la sociedad contemporanea. La mayoria de estos seres son mujeres; Enfer, Sophie, Loretta, su hermana Toni ... y sobre todo su hija Cheryl.

Si la visión crítica de la sociedad es parte fundamental de la serie negra, Alack Sinner es una obra canónica de este género por muy lejos que argumentalmente hayan hecho transitar a su personaje Sampayo y Muñoz. Es evidente que sin Alack Sinner el comic negro no sería el mismo y es evidente también que sería mucho peor.

Para finalizar dos apuntes: el primero que (como explica el mismo Muñoz en una entrevista en la revista U, el hijo de Ulrich) la serie se gestó en España concretamente entre Castelldefels y Mallorca pese a publicarse primero en Italia. Segundo, recordar algunos de los títulos más sugerentes de la serie que estan entre los mejores del medio: La vida no es una historieta, baby; Viet-blues: Él, cuya bondad es infinita y sobre todo mi preferido Recuerdos de la ciudad sombría: todo un resumen de lo que representa Alack Sinner.


Pues lo pinchamos, a ver que tal está. :P
Cada duda es una bala, una barricada en cada respuesta
SEARCH AND DESTROY

Nota Jue Dic 17, 2009 8:27 pm
La Cárcel de Papel - Mis tebeos favoritos IX
http://www.lacarceldepapel.com/2005/08/ ... os-viii-2/

Ahora que estoy escribiendo estos textos, me resulta curioso comprobar la gran cantidad de coincidencias que existe entre el Alack Sinner de Muñoz y Sampayo y el Mort Cinder de Oesterheld y Breccia. A la evidente relación geográfica de los autores, anécdotica en otros casos, pero fundamental en éste, hay que sumar que estamos de nuevo ante una obra que reúne a dos autores en un momento decisivo de su recorrido creativo. Muñoz buscaba una salida a sus necesidades creativas, encerradas en trabajos de encargo para la Fleetway, una búsqueda que le llevó a coincidir con Carlos Sampayo, escritor, crítico y periodista que nunca había guionizado historieta, pero con unas inquietudes que reclamaban nuevos caminos. Y una última coincidencia: al igual que en la obra de Oesterheld y Breccia, Alack Sinner es una historia viva, que nace a partir de unos registros genéricos casi tópicos pero que pronto adquiere personalidad propia, arrastrando a sus autores a senderos quizás nunca imaginados.

Muñoz y Sampayo comienzan las aventuras de este detective como un relato de género negro casi académico, cumpliendo fielmente sus cánones en su vertiente chandleriana, quizás con un toque de descreimiento más propio de Ross McDonald, pero siempre desde la ortodoxia. Una imagen que dura poco, porque la fuerza del personaje pronto se apodera de sus autores, liberándolos de las ataduras que se autoimponían para emprender el camino que realmente buscaban. Alack Sinner se introduce así en un viaje sin retorno al compromiso con la sociedad, de forma que cada aventura es un paso más en su transfiguración hacia un simple testigo de la vida. El protagonismo se va diluyendo y desaparecen las referencias al género, que quedan reducidas a un mero apoyo de la estructura formal de unas historias que hablan de seres humanos y de sus relaciones.

Imagen


Del cuidado realismo gráfico de las primeras historias, seguidor fiel de sus dos grandes influencias, Breccia y Pratt, vamos pasando a un expresionismo radical, pero de una vitalidad desbordante, pasmosa. Las viñetas de Sinner se pueblan de historias, de personajes que tienen pasado y futuro, que deambulan por la historia de forma anónima pero que son parte de esa sociedad de la que Alack es testigo. Muñoz va asegurando su estilo expresionista de mancha negra violenta y una difícil labor de síntesis gráfica que le llevará a una expresividad arrebatadora. Se ha pasado ya del Alack detective a un simple ser humano que quiere ver a su hija en “Encuentros y Reencuentros”, una excusa argumental para poder hablar de lo que los autores ven a su alrededor. Llega el momento de “Nicaragua”, una durísima visión del complejo momento político que vivía el mundo en plena era Reagan, centrándose en la situación nicaragüense. Una historia donde Muñoz y Sampayo exprimen el uso de elementos simbólicos para conseguir un perfecto contraste entre la realidad y la ficción que se traduce en una perfecta exposición de su compromiso.
La larga enfermedad de Sampayo llevó a Alack al silencio, hasta que hace poco los dos autores retomaron su creación, quizás con menos zahiriente, más reposado, más reflexivo si cabe, pero reflejando de nuevo la personalidad de sus autores.

Ediciones en España

Las historias de Alack Sinner fueron publicadas España serializadas en la revista TOTEM, apareciendo después dos álbumes en la colección Biblioteca TOTEM (Viet-Blues y Recuerdos de la ciudad sombría). Posteriormente, “Encuentros y Reencuentros” aparecería en la revista TOTEM Calibre 38, siendo recopilado dentro de la colección Los Cómics de CO&CO. También fue serializada “Nicaragua”, en este caso en la revista El Víbora, encargada desde entonces de publicar casi todas las obras de estos autores (Juego de Luces, Sudor Sudaca, Billie Hollyday…). Sin embargo, tras estas ediciones, la obra de estos autores desapareció de nuestro país, quedando sin recopilar en álbum las historias aparecidas en El Víbora e inéditos los dos últimos álbumes publicados en Francia por Casterman.
Afortunadamente, desde el año pasado Planeta DeAgostini está publicando de forma completa esta sensacional obra, de la que han aparecido hasta el momento 5 volúmenes
(Memorias de un detective privado, Recuerdos de un detective privado, Viet Blues, Encuentros y reencuentros y Nicaragua). Estas ediciones están siendo revisadas por los autores, lo que provocó una detención en el ritmo de publicación debido a los problemas personales de uno de ellos.

Nota Jue Dic 17, 2009 8:36 pm
Encuentros y reencuentros


Tras haber abandonado temporalmente a su personaje más conocido, Carlos Sampayo y José Muñoz volvieron a reencontrarse con él, haciendo que éste se reencontrara a su vez con distintos fragmentos de su pasado en una de las mejores historias de Alack Sinner, casi definitoria del verdadero sabor de esta obra indispensable. Edición revisada y corregida por los propios autores.


[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero HerrK.]

Nota Sab Dic 19, 2009 11:37 am
Recuerdos de la Ciudad Sombria

Muñoz y Sampayo comienzan las aventuras de este detective como un relato de género negro casi académico. Una imagen que dura poco, porque la fuerza del personaje pronto se apodera de sus autores, liberándolos de las ataduras que se autoimponían para emprender el camino que realmente buscaban. Alack Sinner se introduce así en un viaje sin retorno al compromiso con la sociedad, de forma que cada aventura es un paso más en su transfiguración hacia un simple testigo de la vida. El protagonismo se va diluyendo y desaparecen las referencias al género, que quedan reducidas a un mero apoyo de la estructura formal de unas historias que hablan de seres humanos y de sus relaciones.
Del cuidado realismo gráfico de las primeras historias, seguidor fiel de sus dos grandes influencias, Breccia y Pratt, vamos pasando a un expresionismo radical, pero de una vitalidad desbordante, pasmosa. Las viñetas de Sinner se pueblan de historias, de personajes que tienen pasado y futuro, que deambulan por la historia de forma anónima pero que son parte de esa sociedad de la que Alack es testigo. Muñoz va asegurando su estilo expresionista de mancha negra violenta y una difícil labor de síntesis gráfica que le llevará a una expresividad arrebatadora. Esta es la edicion de la Colección Biblioteca Totem N° 23 con140 Paginas

Contenido
1 - Él, cuya bondad es infinita; 2 - Chispas; 3 - Constancio y Manolo; 4 - Ciudad sombría; 5 - Recordando


[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero HerrK.]

Nota Vie Dic 25, 2009 6:30 pm
Recuerdos de un detective privado


Este segundo volumen marca ya de forma muy clara el contenido de las historias de Sinner, más allá de su código de serie negra: una feroz crítica social, el rechazo de las dictaduras políticas (de facto o no) y la profundización psicológica en el personaje y su entorno.


Portada

[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero HerrK.]

Nota Vie Ene 15, 2010 5:07 am
Acabo de terminar de leer el "Encuentros y reencuentros".

Realmente bueno, reflexivo, intimista, diferente. Algunos de los guiños supongo que se me han escapado, ya que es el primero que me leo, pero me ha dejado con hambre de más.

Gracias, HerrK, por darlo a conocer aquí ;) (PD: Cuando leas Blacksad me dices qué te ha parecido.)
Cada duda es una bala, una barricada en cada respuesta
SEARCH AND DESTROY

Nota Sab Ene 18, 2014 1:10 pm
Recopilación desde el CRG (retapado lo llaman ellos)

Portada

Viet-Blues y otras historias
Muñoz y Sampayo
Colección Biblioteca Totem N° 20
146 Paginas - Blanco y Negro
Contenido

1 - Conversando con Joe
2 - El caso Webster
3 - Fillmore
4 - Viet-Blues
5 - La vida no es una historieta, baby

Portada

Recuerdos de la ciudad sombría
Muñoz y Sampayo
Colección Biblioteca Totem N° 23
140 Paginas - Blanco y Negro


Contenido
1 - Él, cuya bondad es infinita
2 - Chispas
3 - Constancio y Manolo
4 - Ciudad sombría
5 - Recordando


[Editado por el comité de RBM para incluir el enlace en el primer mensaje. Muchas gracias, compañero Ivanjoe.]

Nota Lun Nov 28, 2016 8:24 pm
BAJO SOMBRÍOS RASCACIELOS. LA NUEVA YORK EXPRESIONISTA DE ALACK SINNER
GONZALO PAVÉS

Análisis de la representación de la ciudad de Nueva York en la serie Alack Sinner de Muñoz y Sampayo.

Notas: Texto publicado originalmente con el título de "Ciudad sombría. Una Nueva York expresionista para Alack Sinner" en el libro El género negro. De la marginalidad a la normalización, con edición a cargo de Alex Martín Escribà y Javier Zapatero (Andavira Editora, 2016).

Dentro del panorama de la historieta mundial, la serie Alack Sinner constituyó una novedosa aproximación al género negro. Desde sus inicios, el dibujante Muñoz y el guionista Sampayo comprendieron que podían utilizar todas los tópicos genéricos para desde ellos elaborar un discurso humanista y comprometido con la realidad histórica del último cuarto del siglo XX. Con un estilo gráfico radical y apoyándose en una narrativa coral y sincopada, convirtieron a su protagonista, el duro, estoico y descreído Alack, en un personaje de corte trágico en constante lucha consigo mismo, en un quijote con gabardina que deambulaba sin rumbo fijo por sus historias. El crimen, la violencia, la corrupción, los intereses políticos, la tensión racial, se entreveraban con la propia desesperación existencial del detective y su desgarrada necesidad de encontrar anclajes emocionales. Este conflicto entre lo exterior y el interior se desarrollaba sobre una Nueva York que no actuaba como un mero telón de fondo inocuo, sino como un personaje más que todo lo condicionaba. La salvaje estética expresionista que Muñoz aplicó a sus viñetas convirtió a la ciudad en un escenario inquietante, de perfiles aristados, construido con poderosas manchas de tinta negra y cegadores espacios de luz blanca.


Completo en Tebeosfera


Volver a Biblioteca

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.