RebeldeMule

Cuadernos de Ruedo Ibérico (1965-1979)

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones...
Cuadernos de Ruedo Ibérico
(Francia, España, 1965-1979)

Portada
(Wikipedia | Página oficial)


Introducción

    Revista publicada por la editorial Ruedo Ibérico entre 1965 y 1979, vinculada al exilio español durante el franquismo.

Comentario personal:

    No creo que necesite mucha presentación, es un placer ofreceros la mítica revista antifranquista de análisis y estudios políticos completa en pdf, yo todavía estoy que no me lo creo. En la Residencia de Estudiantes de Madrid organizaron un homenaje en 2004, de esa época son estos textos:

En la Fundación Andreu Nin se escribió:Ruedo Ibérico desde el exilio fue el instrumento del inicio de la recuperación de la memoria histórica de la guerra civil española con obras fundamentales como las de Gerald Brenan, Hugh Thomas o Franz Borkenau. También Ruedo Ibérico contribuyó enormemente a rescatar la tradición anarquista (con la publicación de estudios como el de César M. Lorenzo o las obras de Peirats y García Oliver), trotskista (editaron numerosas obras de Trotski) y poumista (fueron editores de obras de Maurín, Nin e Ignacio Iglesias). Ruedo Ibérico, además, fue el primer introductor en España de autores heterodoxos para el marxismo anquilosado como W. Reich, Castoriadis (Paul Cardan) o Claude Lefort. Los Cuadernos de Ruedo Ibérico fueron expresión de una nueva izquierda española en los años sesenta, con vinculaciones al Felipe y a medios libertarios. Por todo ello Ruedo Ibérico, José Martínez y sus colaboradores merecen nuestro más completo reconocimiento.

En Rebelión se escribió:Homenaje a la resistencia intelectual de Ruedo Ibérico

Eran tiempos en los que había que vacunarse contra la amnesia y contra la enanez intelectual del franquismo. Pero, claro, había que hacerlo desde el exilio, en París, donde se creó un antídoto potente que ayudó a salvar la vergüenza de un país ahogado por el nacionalcatolicismo. Para eso se fundó Ruedo Ibérico, un arma que se recupera ahora, 20 años después de su cierre, en una exposición abierta en la Residencia de Estudiantes hasta el 25 de julio. "La amnesia se vence con voluntad", escribe en el catálogo Nicolás Sánchez-Albornoz, uno de los fundadores en 1961 de la aventura en París y que ayer presentó en Madrid la exposición Ruedo Ibérico, un desafío intelectual, de la que es comisario. Le acompañaban Marianne Brüll, compañera en aquella batidora intelectual que dirigía con entusiasmo, y a costa de disgusto y desgaste, José Martínez. José García Velasco, director de la Residencia, aseguró que "hasta que nos comprometimos a organizar la exposición, Nicolás no ha dejado de perseguirme", decía, con él al lado.

La persecución ha dado sus frutos y se ve en las vitrinas de la Residencia repletas de papeles, de libros ya míticos publicados por la marca, que llegó a editar más de 140 títulos, y de algunos de los 66 números que existen de la revista Cuadernos de Ruedo Ibérico, donde aparecían caricaturas de Franco con complejo de Napoleón o retratos de curas trabucaires firmados por Antonio Saura y Eduardo Arroyo, realizados en los tiempos de la publicación periódica y que ha cedido la Fundación Antonio Pérez, de Cuenca, para la muestra.

Pintores rabiosos por no haber disfrutado de la libertad de expresión desde que habían nacido; escritores, pensadores de las generaciones posteriores a la guerra que se habían creado con el silencio como comunión; jóvenes intelectuales que aguantaban como podían el erial del anticonocimiento desde dentro y firmaban con otros nombres. "Hemos incluido en nuestra nueva página web (http://www.ruedoiberico.org) un índice de seudónimos que fueron fundamentales para nuestro trabajo", aseguraba Brüll.

Entre los objetos, sobresalen ediciones famosas y éxitos de venta y distribución de la casa como La guerra civil, de Hugh Thomas; El laberinto español, esa obra maestra de Gerald Brenan; un libro sobre el Opus, de Jesús Ynfante, o España hoy, un volumen con artículos de varios autores sobre la España del militarismo agonizante que corría de mano en mano, clandestinamente, por las trastiendas de las librerías.

También hay documentos del precio que les costó su descaro, con la fachada de su sede destruida por una bomba. Era el peaje a pagar por poner en marcha un experimento subversivo de estas características, que sigue despertando pasiones: "Quienes me ayudaron a montar esta exposición", recuerda Sánchez-Albornoz, "no sabían qué era Ruedo Ibérico. Pero su fuerza traspasa generaciones, porque les ha interesado tanto, que ahora saben de ello más que yo", explicaba el historiador.

Las actividades sobre esta experiencia intelectual no se limitarán a la exposición inaugurada ayer. El día 15 tendrá lugar un seminario sobre Ruedo Ibérico en el que participarán Jorge Semprún, Santos Juliá, José Álvarez Junco y Jorge Herralde. Ese día también se hará sentir por todas las esquinas la sombra de José Martínez, impulsor y motor de esta fascinante máquina intelectual creada por cinco personas, además de él y Sánchez-Albornoz, como fueron Ramón Viladás, Vicente Girbau y Elena Romo, que alentaron la resistencia a la alucinación nacional del régimen, con poco disimulo para no ocultar verdades que muchos no querían oír.





Obra completa
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Cuadernos de Ruedo Ibérico
(París - Barcelona, 1965/1979)

Portada

Este doble disco compacto contiene la edición facsímil de Cuadernos de Ruedo Ibérico. En un primer disco se ofrecen los números corrientes, del 1 al 63-66. El segundo disco contiene los ocho tomos editados como suplementos de la publicación. El trabajo realizado permite tanto la búsqueda secuencial en los ejemplares como la interrogación a texto completo en las más de 9.000 páginas de la publicación periódica. Se ha realizado también una ciudadosa descripción bibliográfica de los artículos que permite la búsqueda por autor, materia, título y año de publicación.
Los estudios previos corren a cargo de Arantxa Sarriá (Universidad de Burdeos-3) y Carlos Pérez (conservador de museos del MNCARS). Se incluye índice de seudónimos, siglas y materias y la versión 5.0 del programa Adobe Acrobat Reader.


Estudios previos

Cuadernos de Ruedo Ibérico: Exilio, oposición y memoria / Arantxa Sarriá
La estética gráfica de Cuadernos de Ruedo Ibérico en el contexto del arte español de los años sesenta / Carlos Pérez


Materiales anexos

Índices de siglas, seudónimos y materias de Cuadernos de Ruedo Ibérico / Arantxa Sarriá
Cronología comparada 1965-1979 / Arantxa Sarriá
Índices de Cuadernos de Ruedo Ibérico 1965-1979 / Marianne Brüll


Características

    - Estudios previos a cargo de Arantxa Sarriá (Universidad de Burdeos-3) y Carlos Pérez (conservador de museos del MNCARS)
    - Versión híbrida para usuarios de los sistemas operativos Windows y Macintosh
    - Descripción bibliográfica de los artículos
    - Búsqueda a texto completo en toda la colección
    - Búsqueda controlada por autor, título, materia, sección. número y año de publicación
    - Páginas en formato pdf con texto oculto, susceptibles de ampliación hasta un 250 % del tamaño original
    - Navegación a través de los marcadores en todos y cada uno de los artículos
    - Navegación, búsqueda y visualización propias del formato pdf
    - Formato de impresión optimizado a partir del original (fotocopia perfecta del mismo)
    - Se incluye Acrobat Reader 5.1 auto ejecutable con sofware de búsqueda





Números por separado





Relacionado

    Portada
    Cine documental. (España, 2006)
    Dirección: Francesc Ríos, Mariona Roca
    Ediciones Ruedo Ibérico nació en París en 1961 por la iniciativa de un grupo de exiliados con el fin de paliar el déficit de publicaciones históricas, políticas y de pensamiento que sufría el país debido a la censura franquista...


[ Add all 48 links to your ed2k client ]

fuente: http://www.lavozdigital.es/cadiz/prensa ... 71125.html


Entrevista con Marianne Brüll, editora de Ruedo Ibérico

«¡Y tanto que Ruedo Ibérico mereció la pena!»



Lalia González Santiago

La Voz Digital // 25 de noviembre de 2007




Compañera de José Martínez, fundador y director, es ahora la cabeza visible de Ruedo Ibérico, la mítica editorial fundada en París en 1961 y dedicada a publicar libros que contrarrestaran la propaganda del franquismo. Suiza de nacimiento, ha vivido en primera fila la historia del exilio y del retorno, la élite de la cultura europea y española, y también sus miserias y desencantos.

imagen-Cuéntenos qué fue Ruedo Ibérico. Supongo que la mayoría de los lectores, sobre todo los más jóvenes, no lo saben.

-Ese es mi propósito, que lo sepan los jóvenes, los viejos ya lo conocen, si no lo han olvidado, pero los jóvenes preguntan y quieren saber. Ruedo fue la aventura, o mejor dicho, la decisión que toman cinco refugiados al constatar que la acción directa a principios de los 60 ya no servía para nada, y que el franquismo tenía tiempo por delante, por lo que acuerdan intervenir en el campo ideológico. Fundan una editorial donde publicar libros que no pueden salir en España, y con ellos contradecir las tesis oficiales del régimen.


-¿Encuentra, entonces, que la historia de Ruedo Ibérico tiene público entre los jóvenes?

-Mucho, están muy interesados, los jóvenes no son unos gamberros, quieren saber y hay que contárselo con claridad, sin batallitas. Yo trabajo para ellos, no para los viejos, y para ellos hemos creado una web, ruedoiberico.org.


-¿Fue Ruedo Ibérico, sobre todo, un movimiento cultural?

-Me niego a que se arrincone a Ruedo Ibérico bajo la etiqueta de «movimiento cultural», porque fue dirigido contra el régimen de Franco. Me importa mucho que quede esto claro. «Movimiento cultural» quiere decir todo y nada y Ruedo Ibérico fue más, fue un arma contra el franquismo.


-¿Quiénes estaban en Ruedo Ibérico? ¿Hasta qué punto llegó a nuclear la España del exilio, la resistencia en el interior, la clandestinidad?

-La clandestinidad no, no vayamos tan lejos, pero digamos que sí, la intelectualidad, los estudiantes que vienen a París con becas se aglutinan muy rápidamente alrededor de Ruedo para ver qué pueden hacer. Están Manuel Castells, Joaquín Leguina, Pascual Maragall colaboran más o menos y permiten que Ruedo sea lo que se había propuesto, no ser una editorial desde y para el exilio, sino para el interior, el cual necesitaba información. Entonces con lo que traían estos jóvenes de dentro de España, información económica, política, artística, se hicieron los libros importantes, como Horizonte Español de 1966 y 1972 y España hoy, que son compendios sobre la situación del país entonces.


-¿Quién fue José Martínez, su fundador y director?

-El otro día me preguntaron ¿por qué no se ha seguido Ruedo con otra gente? Porque no había José Martínez. Era el impulsor, el alma, el voluntarista a tope, que no le importaba el dinero, ni el puesto, sino la acción política a través de la editorial. ¿Quién hace esto hoy? Dinero nunca hubo. Comíamos de lo que había. Hubo un coche, para llevar los paquetes. No era una vida de pobreza, pero de estrecheces sí, aunque con este proyecto en manos no importaba.


-¿Cómo se vivieron desde Ruedo las sucesivas crisis del comunismo, Claudín, Semprún, Carrillo ?

-Los disidentes que fueron expulsados, Claudín, Semprún, Francesc Vicens, vinieron a Ruedo y querían aprovechar su plataforma para expresarse. Es cuando se edita la revista Cuadernos de Ruedo Ibérico. Al principio fue bien, pero muy rápidamente ellos iban por su camino y Pepe por otro. No queríamos que Ruedo fuera la expresión política de una tendencia dentro de muchas tendencias. Se nos reprochó siempre que no teníamos línea política. No pertenecíamos a ningún partido ni grupo de presión ni nada. Eso nos daba la libertad de hacer lo que queríamos. Someternos a un grupo quizá nos hubiera dado un poco de dinero, pero nos habría quitado la libertad. ¿Cómo vas a publicar Trotski si estás con los comunistas? Y esa libertad costó mucho, pero se mantuvo y permitió hacer lo que hicimos.


-El mundo del exilio debía ser muy complejo

-Sí, pero nos atañía poco, porque los exilados no eran nuestra clientela, apenas compraban libros, sino los españoles del interior, con lo cual las peleas entre exilados apenas influían en nuestra actividad. Y Pepe se había aislado bastante de eso, tenía mucho que hacer con la editorial. Trabajaba como un loco.


-La gran aventura era meter los libros en España ¿no?

-Hacerlos, primero y luego venderlos y meterlos, sí.


-¿Cómo hacían? aparte de quien iba a París y los traía en la maleta.

-A París y toda la costa vascofrancesa, a Perpiñán, Londres, Ginebra, Bruselas, Zurich, Francfort, cuando los libreros y los turistas y la gente de allí empezó a pedir libros los libreros no son tontos. Había una librería del Vaticano, en Roma, que compraba cada libro que editábamos.


-Había negocio, entonces

-Se vendían, sí, pero dentro de lo que es el negocio editorial y con las dificultades que suponía llegar a nuestro mercado natural.


-¿Y al interior de España, cómo llegaban los libros?

-No nos valía hacerlo por paquetitos, que no significaba nada, sino que había que llegar un poco masivamente, y ya por el 65-66 estuvimos en contacto con un antiguo 'gris', un policía, retirado, que tenía sus tinglados e importaba libros prohibidos de todos lados.


-¿Un policía?

-El iba al negocio, no lo hacía por política ni por nada, era un contrabandista, claramente, y sacaba su negocio de ahí. Se retiró y se buscó la vida, pero como tenía sus redes.. Si quieres introducir en una cierta cantidad tienes que tener tus puntos, porque cuando llega a la aduana qué, tienes que saber a quién untar.


-¿Siguieron entrando por esa vía hasta la muerte de Franco?

-Sí, aunque hubo sus más y sus menos, porque cuando publicamos el libro de Ynfante sobre el Opus Dei, que tuvo un éxito enorme en España, recuerdo una viñeta en uno de los periódicos nacionales, que decía «¿has leído el libro?» y todo el mundo sabía de qué iba- se dieron cuenta y cerraron el grifo. Había que ir con cuidado. Siempre buscaban saber quién los introducía y en las librerías había que ser cautos.


-¿Cómo vivieron la muerte de Franco?

-¿Figúrate! Pero pensamos ¿ahora qué hacemos? Tardaron hasta el 77 en darle el pasaporte a Martínez. Luego había dos tendencias, una que decía hay que ir por la puerta pequeña, discretamente, sin levantar polvo, porque la situación no estaba clara, y los editores, Carlos Barral, Pedro Altares, esta gente, decían «tú ven y te ayudamos». Entramos por la puerta pequeña.


-¿Cómo fue la vuelta?

-Tristísima. De repente nuestro mercado natural nos estaba abierto, pero ese mercado ya no existía. No había lectores ya. El barullo que metieron las grandes editoriales, tanta gente que publicaba a Lenin, Marx, yo qué sé, crearon tanta confusión en el mercado que la gente desistió directamente de comprar libros. Entonces además se leía poco. Para nosotros fue un desastre. Nuestros lectores, amigos, pensaban ya habéis hecho lo que tuvísteis que hacer, ya no hay Franco. No se les ocurría que quedaba mucho por hacer, porque la censura persistía, quizá no oficial, pero sí autocensura, censura económica, política, aunque no tuviéramos que ir al ministerio. Había una gran lucha que continuar. De hecho publicamos más de 20 libros en España entre el 78 y el 80, cosa que no recuerda nadie. Son muchos libros, lo que pasa es que eran temas que no interesaban, ecología, economía política diferente, feminismo al revés


-¿Influyó la situación de concentración editorial en grandes grupos?

-Contra eso íbamos, queríamos ocupar un espacio, que existía, para publicar libros que no se editaban por esas razones. Logramos un eco, pero también el problema era que la gente que nos había rodeado en tiempos se había integrado, en política, en la universidad, iban a lo suyo, y continuar haciendo Ruedo sin un grupo detrás que apoyara no tenía sentido.


-Detrás, supongo, también hay traiciones, abandonos

-Grijalbo nos tenía echado el ojo desde hacía años. El Thomas lo quería publicar él (la Historia de la Guerra Civil, de Hugh Thomas, que publicamos en el 62) pero no podía, y siempre detrás. Otros se fueron por razones económicas. Nosotros nos habíamos escornado en publicar y arriesgarnos, abrir camino, y ellos recolectaban los frutos. Y los autores tampoco le puedes reprochar, necesitan dinero, como todo el mundo.


-Habrá gente de entonces que tema verla, o le rehúya

-Sí, porque yo soy para ellos un espejo.


-¿Y ahora que empiezan a tener éxito los pequeños sellos editoriales, no sería un buen momento?

-Sí, pero han pasado 25 años ¿y cómo aguantas? En aquel entonces era imposible.


-¿Cómo fue el final?

-Fue que había que liquidar todo. Lo hice en el 81-82. Tiré treinta toneladas de libros a papel viejo. No había ni con qué pagar el alquiler del almacén. Esos libros hoy la gente los busca y se venderían muy bien. Pero aguantar no había ni con qué comer.


-Sin embargo, se sigue hablando de Ruedo

-La Residencia de Estudiantes hizo una muy buena exposición en el 2004 que está itinerando. ¿Está ahora en Valladolid, agárrate!. Estuvo en Valencia, en La Coruña, lo intentaron en Sevilla pero no cuajó, estuvo en Amsterdam, en Milán, va a ir a París


-¿Cómo ha visto la evolución de España en esos años?

-Yo soy suiza de origen, que es uno de los países más democráticos que hay oficialmente.¿Qué quieres que te diga? Democracia es otra cosa. Aquí se habla de un concepto que se ignora todavía. Es normal. Treinta años no bastan para crear algo que nunca existió, hay que ir paulatinamente formando gente, desapareciendo los viejos, dejando paso a los jóvenes y no confundir democracia con que esté todo permitido, que cada uno vaya a lo suyo. Pepe dijo un día una cosa que es sangrante: España pasó directamente de la barbarie a la decadencia sin pasar por la civilización. Es un poco esto por desgracia. ¿dónde está la cultura? Nada preparó a los españoles para la libertad, le vino de repente.


-¿Cultura en qué sentido?

-En el de culturización general, no sólo leer un libro o ir a la ópera. Eso es una parte. La evolución que sería propia del hombre, ir hacia otros conocimientos integrando lo que hay. Y eso es muy lento. Pasar del franquismo puro y duro a saber lo que significa la libertad, que es muy dura, no es poder insultar a quien se quiera. La libertad es difícil de adquirir, hay que trabajar para ella.


-Ahora se está produciendo en España una revisión del franquismo muy sui generis ¿qué le parece?

-Es terrible. ¿Las cosas que se ven en las librerías, a primera vista, las que dice la radio esa, como se llame! La gente aquí aún no conoce su historia y se traga cualquier cosa. Ellos aprovechan que aún falta información para poder contrastar. Es terrible. Deberán pasar varias generaciones aún. Es un pasado duro de absorber. Y no se ha hecho nada hasta ahora para terminar con este pasado pero digiriéndolo, no tapándolo.


-La ley de memoria histórica ¿está haciendo de la historia un asunto político?

-Cuando hicimos la exposición sobre Ruedo, una estudiante me preguntó mi opinión.

¿Qué le voy a decir! Abrir tantas fosas comunes sin saber quién hay allí ni por qué, no aporta nada. Que sean diez mil, veinte mil, si estaban todos mezclados, no importa, estamos en lo mismo. Es tapar una vez más. ¿Cuándo se juzgará al franquismo de verdad, cuándo se terminará con este pasado digiriéndolo para poder ir más allá? Esta ley no lo va a hacer.


-En resumen. Cuando mira hacia atrás ¿qué balance hace? ¿mereció la pena? ¿en qué sentido?

-¿Que si mereció la pena? ¿Y tanto! Ruedo Ibérico ha publicado todo un abanico de libros, y sobre todo Cuadernos de Ruedo Ibérico, que siguen siendo esenciales para estudiar el periodo franquista. Prueba de ello es que desde hace ya unos cuantos años se organizan mesas redondas, conferencias, exposiciones sobre esta historia, y la web está siendo consultada cada vez más en el mundo entero, supongo que sobre todo por hispanistas, pero también en España por curiosos.

Nota Sab Mar 21, 2009 2:29 pm
Gracias, Ivanjoe. Estoy bajándomelo ya mismo.

HerrK

Nota Sab Mar 21, 2009 9:11 pm
:shock: :shock: :P :P :lol: :o yo tambien me apunto ,es una auténtica joya
"Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la hª universal se producen,como si dijéramos,dos veces.Pero se olvidó de agregar:una vez como tragedia y otra vez como farsa"

Nota Dom Mar 22, 2009 10:22 pm
:arrow: :arrow: En Descarga Directa, acordaos de dejarlo luego compartiendo en la mula. ;)

Enlace out

Nota Dom Mar 22, 2009 10:43 pm
Gracias por estos tesoros! Impaciente por completar la descarga...

Nota Dom Mar 22, 2009 10:46 pm
cuando complete la descarga ,va para el incoming, gracias :shock: :mrgreen:
"Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la hª universal se producen,como si dijéramos,dos veces.Pero se olvidó de agregar:una vez como tragedia y otra vez como farsa"

Nota Lun Mar 23, 2009 3:50 am
Ya está en mi carpeta compartida.

Nota Lun Mar 23, 2009 12:48 pm
compartiendo
"Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la hª universal se producen,como si dijéramos,dos veces.Pero se olvidó de agregar:una vez como tragedia y otra vez como farsa"

Nota Lun Mar 23, 2009 6:22 pm
Gracias a ambos, no me gusta lanzar cosas sólo con una fuente. ;)

Nota Mar Jul 28, 2009 4:48 pm
Increíbleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!

Me tiemblan las piernas!!

Gracias, Ivanjoe

Nota Lun Feb 01, 2010 3:57 pm
Hola a todos, veo que el tema os interesa y os señalo el blog de Ruedo ibérico, donde podeis encontrar varios vídeos:
http://www.ruedoiberico.org/blog

Igual os puede interesar también el siguiente blog de contra-información:
http://marianne1789.wordpress.com

Salut

Saludos.

Viendo que el anterior enlace de descarga directa es de megaupload he vuelto a subir el archivo a mediafire.

SALÚ

El link es: http://www.mediafire.com/download/csa8l ... org%5D.rar



Volver a Biblioteca

cron
Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.