RebeldeMule

FOUCAULT, Michel (1926-1984)

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones... La lectura refuerza poderosamente la razón.
Michel Foucault

Portada
(wikipedia | dialnet)


Introducción

    Sus obras, desde Historia de la locura en la época clásica a La Historia de la Sexualidad (inconclusa a su muerte) se ubican dentro de una filosofía del conocimiento. Sus teorías sobre el saber, el poder y el sujeto rompieron con las concepciones modernas de estos términos, por lo que es considerado un postmodernista. Aunque a Foucault no le interesaba la etiqueta, argumentando que prefería discutir la definición de 'modernidad'.

    Sus primeras obras (Historia de la locura, El nacimiento de la clínica, Las palabras y las cosas, La arqueología del saber) seguían una línea estructuralista, pero se le considera generalmente como un postestructuralista debido a que a pesar de que compartía con el estructuralismo algunas líneas de pensamiento, careció siempre de la pretensión de cientificidad característico de esta corriente, recalcando el abismo que se abre entre "las palabras y las cosas". Además de estos libros, se han publicado transcripciones de algunos de sus cursos dictados en el Collège de France y numerosas entrevistas.

    Poder

    Foucault trata principalmente el tema del poder, rompiendo con las concepciones clásicas de este término. Para él, el poder no puede ser localizado en una institución, o en el Estado, por lo tanto la "toma de poder" planteada por los marxistas no sería posible. El poder no es considerado como algo que el individuo cede al soberano (concepción contractual jurídico-política), sino que es una relación de fuerzas, una situación estratégica en una sociedad determinada. Por lo tanto, el poder, al ser relación, está en todas partes, el sujeto está atravesado por relaciones de poder, no puede ser considerado independientemente de ellas. El poder, para Foucault, no sólo reprime, sino que también produce: produce efectos de verdad, produce saber.

    Michel Foucault señala el surgimiento de un biopoder que absorbe el antiguo derecho de vida y muerte que el soberano detentaba y que pretende convertir la vida en objeto administrable por parte del poder. En este sentido, la vida regulada debe ser protegida, diversificada y expandida. Su reverso, y en cierto sentido su efecto, es que para tales efectos es necesario justamente contar con la muerte, ya sea en la forma de la pena capital, la represión política, la eugenesia, el genocidio, etc, como una posibilidad que se ejerce sobre la vida por parte del poder que se fundamenta en su cuidado. Foucault distingue dos técnicas de biopoder que surgen en los siglos XVII y XVIII; la primera de ella es la anatomopolítica que se caracteriza por ser una tecnología individualizante del poder, basada en escrutar en los individuos sus comportamientos y su cuerpo con el fin de anatomizarlos, es decir, producir cuerpos dóciles y fragmentados. Está basada en la disciplina como instrumento de control del cuerpo social penetrando en él hasta llegar hasta sus átomos; los individuos particulares. Vigilancia, control, intensificación del rendimiento, multiplicación de capacidades, emplazamiento, utilidad, etc. Todas estas categorías aplicadas al individuo concreto constituyen una disciplina anatomopolítica. El segundo grupo de técnicas de poder es la biopolítica que tiene como objeto a poblaciones humanas, grupos de seres vivos regidos por procesos y leyes biológicas. Esta entidad biológica posee tasas conmensurables de natalidad, mortalidad, morbilidad, movilidad en los territorios, etc, que pueden usarse para controlarla en la dirección que se desee. De este modo, según la perspectiva foucaultiana, el poder se torna materialista y menos jurídico, ya que ahora debe tratar respectivamente, a través de las técnicas señaladas, con el cuerpo y la vida, el individuo y la especie. Cabe agregar que el punto de articulación entre ambas técnicas radica en el control del sexo como mecanismo de producción disciplinal del cuerpo y las regulaciones de poblaciones. Para el autor el desarrollo del biopoder y sus técnicas constituyen una verdadera revolución en la historia de la especie humana, ya que la vida esta completamente invadida y gestionada por el poder y fue fundamental para la expansión del capitalismo al crear los instrumentos para la inserción “controlada de los cuerpos en el aparato de producción y mediante un ajuste de los fenómenos de población a los procesos económicos” que generó una expansión inaudita de la acumulación de capital. Aun más, lo inédito es que lo biológico se refleja en lo político, produciendo que la existencia vital entre de lleno en la modernidad, ya que los humanos, en función del poder que los rige, se juegan la vida en la política. Los efectos del biopoder hicieron que las sociedades se volvieran normalizadoras usando como pretexto la ley, y las resistencias a dicho poder entraron al campo de batalla que éste delimitó previamente, ya que se centraron justamente al derecho a la vida, al cuerpo desplazando a otros objetos de luchas.

    Más sobre estos conceptos en Historia de la sexualidad. Vol. 1. La voluntad de saber, Siglo XXI, Madrid, 1998, pág. 168 y siguientes. Las mallas del poder, pág. 243 y siguientes. Igualmente Nacimiento de la biopolítica, pág. 210 y siguientes. Ambos en Estética, ética y hermenéutica. Obras esenciales. Vol. III, Paidós, Barcelona, 1999. Además, Christian Retamal, Utopismo, poder y dominación. En Crisis y perspectivas del pensamiento utópico en el contexto de la globalización, tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid. 2003.

    En el plano de la subjetivación la modernidad se sirvió del poder pastoral. Dicho concepto hace referencia a cómo el estado moderno integró en sí una antigua forma de poder creada por las instituciones cristianas. Éstas se relacionan con los individuos y la comunidad de forma pastoral, es decir, se preocupa de todos y cada uno por separado (en una relación individual como en la confesión y el circuito de los sacramentos) durante toda su vida, para asegurar su salvación en el más allá, en oposición al poder político que es inmanente. Dicho poder se ejerce explorando y guiando las almas y conciencias de los individuos produciendo una verdad de sí. El estado moderno subsumió algunas de estas características creando una matriz de individualización, que pretende que esta salvación del individuo se convierta en un aseguramiento de su vida cotidiana frente a la incertidumbres de la reproducción material de la vida. Las funciones pastorales fueron asumidas por diversos funcionarios e instituciones del estado; policías, maestros, médicos, psiquiatras, etc, y por el tejido social mismo, particularmente la familia. El resultado es la producción deliberada de una forma de subjetividad. La sociedad en su conjunto fue movilizada por el estado y sus instituciones para asumir las tareas pastorales, que son, en definitiva, relaciones de poder que lejos de competir entre ellas, provocan una sinergia eficiente gracias a una adecuada delimitación por parte de las instituciones y las disciplinas en su penetración de los individuos.

    Más sobre este concepto en “Omnes et singulatium: hacia una crítica de la razón política” En La vida de los hombres infames. Edit. La Piqueta, 1990. Igualmente, “La filosofía analítica de la política.” En Foucault, M. Estética, ética y hermenéutica. Obras esenciales. Volumen III. Op. Cit. Pág. 124 y siguientes. Finalmente, “El sujeto y el poder.” En Dreyfus, Hubert y Ravinov, Paul. Michel Foucault; más allá del estructuralismo y la hermenéutica. Edic. de la UNAM. México D.F. 1998. Pág. 232 y siguientes. También, Christian Retamal. "Crisis y pespectivas del pensamiento utópico en el contxto de la globalización". Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid. 2003. Sobre las aplicaciones políticas actuales de estas ideas C. Retamal; "Las fronteras como gestión de la fluidez existencial". En el Rapto de Europa, nº 4. Para las derivaciones del pensamiento de Foucault en otros pensadores ver metáfora del jardinero.

    Discursos

    Desarrolló una Teoría del discurso, que utilizó para problematizar instituciones como hospitales, manicomios, prisiones y escuelas. Su análisis no se centra únicamente en el aparato coercitivo y en su funcionamiento, sino en los discursos, es decir, el lenguaje de las disciplinas que definen qué es un ser humano. Se trata de los lenguajes de la burocracia, de la administración, de la medicina o del psicoanálisis; en definitiva, los lenguajes del poder —los cuales no son descriptivos sino normativos, puesto que definen y disponen— tienen el poder de excluir al individuo del cielo de la sociedad y de determinar las condiciones de su admisión en ella: capacidad jurídica, conciencia moral, formación, o disciplina. Al igual que Theodor Adorno, plantea el binomio de lenguaje y poder, y denomina discurso a estos sistemas de dominación con límites y competencias perfectamente definidos.

Biografía

    Foucault se resistía a las biografías, argumentando por un lado la constante evolución de su personalidad y por el otro el hecho de que sus obras le daban ya una existencia pública. Solía decir: "No me pregunten quién soy y no me pidan que siga siendo el mismo".

    Vida temprana

    Paul-Michel Foucault nació en 1926, en Poitiers, Francia. Su padre, Paul Foucault, era un cirujano eminente y esperaba que su hijo siguiera sus pasos. Foucault eliminó 'Paul' de su nombre por motivos no muy claros. Su educación temprana fue una mezcla de éxitos y mediocridad hasta que ingresó en el colegio jesuita Saint-Stanislaus, en el que fue un alumno destacado. Durante este periodo, Poitiers era parte de la Francia de Vichy y después sería ocupada por Alemania. Después de la guerra, Foucault logró entrar a la prestigiada École Normale Supérieure de París, la principal entrada a una carrera académica en Francia.

    La École Normale Supérieure

    La vida personal de Foucault en la École Normale Supérieure fue difícil —sufrió de agudas depresiones, e incluso intentó suicidarse. Fue llevado a un psiquiatra. Tal vez de aquí provenga su posterior fascinación con la psicología. Así que, además de su licenciatura en filosofía, también obtuvo una en psicología, de reciente creación en Francia. Ahí se involucró en el brazo clínico de la disciplina y conoció a pensadores como Ludwig Binswanger.

    Como muchos normaliens, Foucault fue miembro del Partido Comunista Francés de 1950 a 1953. Su mentor, Louis Althusser, lo indujo a ingresar al partido. Salió debido a sus preocupaciones acerca de lo que pasaba en la Unión Soviética bajo Stalin. A diferencia de la mayoría de los miembros del partido, Foucault nunca participó activamente en su célula.

    Sus inicios

    Foucault pasó su agrégation en 1950. Tras un breve período de cátedra en la École Normale, aceptó un puesto en la Universidad de Lille, donde enseñó psicología de 1953 a 1954. En 1954 publicó su primer libro, Maladie mentale et personnalité, trabajo que desconocería más adelante. Foucault se dio cuenta rápidamente de que la enseñanza no era lo suyo y se exilió de Francia por un tiempo. En 1954 sirvió como delegado cultural de Francia en la Universidad de Uppsala, en Suecia (una posición arreglada por Georges Dumézil, quien se convertiría en amigo y mentor). En 1958 Foucault salió de Uppsala y ocupó posiciones brevemente en Varsovia y la Universidad de Hamburgo.

    Foucault regresó a Francia en 1960 para terminar su doctorado y asumir un cargo en filosofía de la Universidad de Clermont-Ferrand. Ahí conoció a Daniel Defert, con quien formó una pareja no-monógama por el resto de su vida. En 1961 obtuvo su doctorado mediante dos tesis (como se acostumbra en Francia). Su tesis 'principal' se titulaba Folie et déraison: Histoire de la folie à l'âge classique y la 'secundaria' consistía en la traducción y comentarios de Antropología desde un punto de vista pragmático de Kant. Folie et déraison fue muy bien recibida. En 1963 publicó Naissance de la Clinique, Raymond Roussel y volvió a publicar su libro de 1954 (titulándolo ahora Maladie mentale et psychologie) del que también renegaría más tarde.

    Cuando Defert fue enviado a Túnez para su servicio militar, Foucault consiguió un puesto en la Universidad de Túnez en 1965. En 1966 publicó Les Mots et les choses, que fue bastante popular a pesar de su dificultad y tamaño. Este libro marcó su más alto interés en el estructuralismo, y Foucault se agrupó rápidamente con académicos como Jacques Lacan, Claude Lévi-Strauss y Roland Barthes para conformar la nueva ola de pensadores que destronaría a los existencialistas de Jean-Paul Sartre.

    Todavía estaba en Túnez cuando estallaron las revueltas del Mayo francés, y una revuelta local previa tuvo mucho impacto para él. En el otoño del mismo 1968 regreso a Francia y publicó L'archéologie du savoir —en respuesta a sus críticos— en 1969.

    Pos-1968: Foucault el activista

    Tras los eventos del Mayo Francés, el gobierno de ese país creó una nueva universidad experimental en Vincennes. Foucault se convirtió en la primera cabeza de su departamento de filosofía en diciembre de ese año, y reclutó principalmente a jóvenes académicos izquierdistas. El radicalismo de uno de ellos (Judith Miller), provocó que el ministerio francés retirara la acreditación del departamento. En esa época Foucault fue notorio por unirse a estudiantes en tomas de facultades y en sus enfrentamientos con la policía.

    La estancia de Foucault en Vincennes fue breve, ya que en 1970 fue electo al grupo académico más prestigiado de Francia, el Collège de France, para la cátedra Historia de los sistemas de pensamiento. Se involucró aún más en la política, sobre todo a raíz de que su pareja, Defert, se había unido al grupo ultra-maoísta Gauche Prolétarienne, con el que Foucault tuvo una subsecuente relación distante. Foucault ayudó a fundar el Prison Information Group (Groupe d'Information sur les Prisons-GIP) para ayudar a los prisioneros a hacer públicos sus reclamos. Su politización se manifestaría en su trabajo con Surveiller et Punir ("Vigilar y castigar"), que narra las micro-estructuras de poder formadas en las sociedades industrializadas a partir del siglo XVIII, especialmente en las prisiones y las escuelas.

    Sus últimos años

    Para finales de los setenta el activismo político en Francia decayó, y la mayoría de los maoístas cayeron en la desilusión. Muchos de ellos voltearon 180° en sus posiciones ideológicas, y se volvieron los 'Nuevos Filósofos', quienes citaban con frecuencia a Foucault como su principal influencia. Estatus que provocaba sentimientos encontrados en Foucault. En esta época Foucault inició su obra monumental sobre La historia de la sexualidad, que nunca terminaría. Su primer volumen, La voluntad de saber, fue publicado en 1976, y tiene mucho en común con Vigilar y castigar. El segundo volumen, así como el tercero, no aparecieron sino hasta ocho años después, y sorprendieron a sus lectores por su estilo relativamente tradicional, su tema de estudio (textos clásicos griegos y latinos) y su aproximación, particularmente la concentración de Foucault en el sujeto, un concepto que había tendido a denigrar previamente. Foucault muere en París debido a una enfermedad relacionada con el SIDA en 1984.




Ensayo





Artículos





Sobre Foucault (ensayos)





Sobre Foucault (artículos)





Relacionado



[ Add all 63 links to your ed2k client ]

:str: Vídeos:


Nota Mié Abr 18, 2007 5:24 pm
gracias gracias gracias!


ya me he puesto a bajar historia de la locura y de la sexualidad!


le tenia unas ganas al de la sexualidad...
luchamos para vencer!
no pasaran!


Nota Dom Abr 22, 2007 11:52 am
Pinchados todos. Gracias.

Me picó el gusanillo después de leer la conversación con Chomsky.

tv/tema2199.html

aye

"El Poder Psiquiatrico"

Nota Dom May 13, 2007 5:52 am
Estoy buscando el curso "El Poder Psuiquiatrico" dictado por Foucault en el Collège de France entre Noviembre de 1973 y Febrero de 1974 ¿no andará por ahí?
Muchas gracias!!!

Nota Mié May 07, 2008 6:52 am
Gente. Buenas.
Soy nuevo por acá.
Quería bajar La hermenéutica del sujeto, y en lo posible otras obras de Foucault, pero cuando pincho en los links me dice que.... mmm.. cómo era? ah, que el protocolo ed2k no está asociado con ningún programa.

Qué hay que hacer?

Desde ya gracias. Un abrazo desde Uruguay.

Nota Mié May 07, 2008 3:56 pm
Buenas lalotq, la cosa es que te hace falta un programa con el que descargarte este tipo de archivos. En el siguiente enlace descubrirás cómo descargar y ver una pelicula o documental de RebeldeMule.

Un saludo y bienvenido/a a RebeldeMule

Nota Mié Abr 22, 2009 9:08 am
Una cita de Lenin sobre la cuestión de la sexualidad:

"Me han contado que en las veladas de lectura y discusión que se organizan para las camaradas son objeto de preferente atención el problema sexual y el problema del matrimonio, y que sobre estos temas versa principalmente el interés y la labor de enseñanza y de cultura políticas. Cuando me lo dijeron, no quería dar crédito a mis oídos. El primer Estado de la dictadura proletaria lucha contra los contrarrevolucionarios del mundo entero. La misma situación de Alemania reclama la más intensa concentración de todas las fuerzas proletarias, revolucionarias, para cortar los avances cada vez mayores de la contrarrevolución. ¡Y he aquí que las camaradas activas se ponen a discutir el problema sexual y el problema de las formas de matrimonio ‘en el pasado, el presente y el porvenir’! Creen que su deber más apremiante en esta hora es ilustrar a las proletarias acerca de esto.

Se me dice que la publicación más leída es un folleto de una joven camarada vienesa sobre la cuestión sexual. ¡Valiente mamarrachada! Lo que hay de justo en ese folleto hace ya mucho tiempo que los obreros pudieron leerlo en Bebel. Pero no en un estilo aburrido, pétreo y esquemático como el del folleto, sino en un estilo de agitación y de ofensiva contra la sociedad burguesa. Recurrí a la hipótesis de Freud; podrá parecer ‘culto’ y hasta pasar por ciencia, pero no es más que una estupidez de profanos. La teoría freudiana es hoy una fantasía de moda. Yo miro con desconfianza las teorías sexuales expuestas en artículos, ensayos, folletos, etc., en una palabra, de esa literatura específica que crece con exuberancia en los estercoleros de la sociedad burguesa. Desconfío de los que insistente y constantemente sólo saber mirar el problema sexual como el fakir hindú que no hace más que contemplar su ombligo.

Me parece que esa exuberancia de teorías sexuales, que en su mayor parte no son sino hipótesis y no pocas veces hipótesis arbitrarias, brota de necesidades personales. Brota precisamente de la necesidad de justificar ante la moral burguesa, implorando tolerancia, las aberraciones de la propia vida sexual anómala o hipertrofiada. A mí me repugna tanto el respeto hipócrita a la moral burguesa como ese constante escarbar en los problemas sexuales. Por muy rebelde y revolucionaria que aparente ser esta ocupación, en definitiva es eminentemente burguesa. Es una ocupación favorita de los intelectuales y de los sectores afines a ellos. En el Partido, entre el proletariado con conciencia de clase y combativo, no tienen nada que hacer esas cuestiones."

Lenin, entrevistado por Clara Zetkin en Recuerdos sobre Lenin

Nota Mié Abr 22, 2009 12:26 pm
Pues ahí Lenin se equivocaba y "las camaradas" de la base del partido tenían razón.

Quizá fuera por los tiempos que corrían, demasiado pronto para asimilar la importancia y las consecuencias de los descubrimientos de Freud. También podría deberse a que Lenin era hombre y no había sufrido tan directamente como las mujeres las consecuencias de la represión y discriminación sexual, ni había apreciado su íntima relación con la ideología y la opresión burguesas.

La Iglesia parece que lo entendió mejor y no ha descuidado nunca el control de la sexualidad de sus fieles, así ha sobrevivido 2000 años.

HerrK

Nota Mié Abr 22, 2009 3:13 pm
Herrk en primer lugar lenin no se equivoca al decir lo que dice te cito un parrafo aunque tendria que poner Dezerjinski la fecha de cuando dijo eso Lenin para contextualizarlo bien.

Una cita de Lenin sobre la cuestión de la sexualidad:

"Me han contado que en las veladas de lectura y discusión que se organizan para las camaradas son objeto de preferente atención el problema sexual y el problema del matrimonio, y que sobre estos temas versa principalmente el interés y la labor de enseñanza y de cultura políticas. Cuando me lo dijeron, no quería dar crédito a mis oídos. El primer Estado de la dictadura proletaria lucha contra los contrarrevolucionarios del mundo entero. La misma situación de Alemania reclama la más intensa concentración de todas las fuerzas proletarias, revolucionarias, para cortar los avances cada vez mayores de la contrarrevolución. ¡Y he aquí que las camaradas activas se ponen a discutir el problema sexual y el problema de las formas de matrimonio ‘en el pasado, el presente y el porvenir’! Creen que su deber más apremiante en esta hora es ilustrar a las proletarias acerca de esto.



Lenin lo que realmente reclama aca es que el problema de la sexualidad no lo estan enfocando correctamente y lo desligan del problema de la lucha de clases y por eso Lenin cuestiona esa actitud de las camaradas, no puedo decir más porque necesito saber el contexto en que lo dijo... porque si lo dijo en una situacion donde se daba una lucha de clases abierta no tendria sentido una discución de las camaradas fuera de ese contexto, aun así no estuviera en proceso de lucha de clases lo correcto para enfocar el problema sexual es viendolo desde el problema de la lucha de clases sino solo leerse la Madre de Maximo Gorki como es que la madre se libera de la opresión que la sometia el sistema pues es al influjo de la lucha de clases en que su hijo es un actor de esa lucha. Es ese fervor revolucionario que a la Madre la hace libre y decide actuar.


Se me dice que la publicación más leída es un folleto de una joven camarada vienesa sobre la cuestión sexual. ¡Valiente mamarrachada! Lo que hay de justo en ese folleto hace ya mucho tiempo que los obreros pudieron leerlo en Bebel. Pero no en un estilo aburrido, pétreo y esquemático como el del folleto, sino en un estilo de agitación y de ofensiva contra la sociedad burguesa


Lo que esta en rojo es lo que reclama Lenin como se debe enfocar el problema sexual y no soslayando el problema de lucha de clases sobre el tema de la sexualidad porque en si el problema de la sexualidad es una lucha de clases o sea que concepcion se impone sobre el problema de la sexualidad si es burguesa o es proletaria y lenin hace ver bien claro que las camaradas van por el punto de vista burgues y las publicaciones también son burguesas al no abordar desde el punto de la lucha de clases.

Por eso lo que Lenin dice es correcto y tiene hoy en día aun valides lo que dijo en ese tiempo... todo analisis de la sexualidad se debe abordar desde la lucha de clases porque solo asi vera solución verdadera de ese problema... o sea haciendonos ver que esta sociedad no resolvera el problema de la sexualidad sino otro tipo de sociedad fundamentado en valores nuevos o sea valores revolucionarios.

Saludos.

Nota Dom Abr 26, 2009 12:56 am
Pues bien condenemos a las mujeres ha hablar de cosas de mujeres que no hablen de política que no se enrrolen en las guardias rojas, tratémoslas como algo especial y de esa forma conseguirán la igualdad... hagamos como la burguesía que las mete en el parlamento por la ley de porcentajes... sigamos pensando que son el sexo débil... Sigan leyendo a los psicólogos, conviertan la lucha de clases y por el poder en la lucha entre lo instituido y lo instituyente, acepten que todo lo que nos rodea son instituciones que se forman y desaparecen según las interrelaciones humanas, no sean dogmáticas y se centren la lucha salarial y política... la lucha real está en las ideas y no en la vulgar y terrenal lucha contra el desempleo... sigan discutiendo el aborto y no la experiencia socialista, hagan de sus problemas particulares la cuestión central como hace la publicidad para venderles el yogurcito para la constipación y la pastillita para el dolor menstrual ¡eso si que es preocuparse por los problemas de la mujer!

Nota Mar Abr 28, 2009 3:32 pm
¿Hombre de paja?

Nota Vie May 01, 2009 6:46 pm
Dzerjinskii ha escrito

hagan de sus problemas particulares la cuestión central como hace la publicidad para venderles el yogurcito y la pastillita para el dolor menstrual


como si tener problemas particulares fuese algo malo, o como si los problemas fueran irreales por ser particulares. Responder a los problemas particulares me parece algo muy diferente que responder como un borrego a los estímulos de la publicidad (todo hay que decirlo, el dolor menstrual no es un chiste). Por mi parte, en el camino a la libertad no se me ocurre mejor punto de partida que los problemas particulares, sean de mujeres, de obreros, o de besugos como yo. Y en cualquier caso, no me parece a mí que los problemas que nos cuentan las feministas en general y (enlace) las anarcofeministas en particular sean menos reales ni menos transcendentales socialmente que los del desempleo -"cuestión central" que, casualmente, suele ser la pesadilla de muchos varones para los que la perdida de salario conlleva perdida de su llave de poder-.

En cuanto a ironías como

condenemos a las mujeres a hablar de cosas de mujeres que no hablen de política que no se enrrolen en las guardias rojas


No sé a quién abarca ese "-nos" que preocupa a Dzerjinski y que al parecer decide condenatoriamente sobre los temas de diálogo de las gentes. Por lo que leo en la cita de Lenin que ha empezado esta zapatiesta, las mujeres a las que se refiere Lenin -"las camaradas activas"- no hacían lo que hacían (bueno, malo o regular) porque nadie las condenase a eso, sino -¡sor-pre-sa!- por propia iniciativa, y para hablar de temas tan políticos como el aborto, el problema sexual y, ni más ni menos, el problema de las formas de matrimonio (y por cierto, -enlace- Alexandra Kollontai, una de las agraciadas con este tipo de criticas por parte de Lenin, se desempeñó durante años como embajadora de la URSS, así que sus preocupaciones no serían incompatibles con responder a cercos internacionales...). El único que condena es el citado amigo de los niños, que quizás estuviese en la poco envidiable posición de condenar; al resto, nos queda la particular y honrosa tarea de volvernos capaces de prescindir de inquisidores -y si en ese camino hay gente que, por ejemplo, cree oportuno 'enrolarse en las guardías rojas' o adoptar cualquier otra medida para romper las cadenas que nos arrastran, miel sobre hojuelas, pues falta hace-.

Una obra que quizás interese a quien crea necesario poner estos temas en contexto "sociológico" es ésta de Pierre Bourdieu: eLink de eMule Bourdieu, P. - La dominación masculina [1998].pdf  [191.3 Kb]

Post-data: ¡Ah!, las ideas despectivas de Foucault sobre el psicoanálisis y la política de la sexualidad, en el primer tomo de "La historia de la sexualidad" ('no al sexo rey', etc.), se parecen bastante a la de Lenin. Hay temas en los que los listillos tienden a coincidir...

Nota Dom May 03, 2009 3:56 pm
no se crean que mi critica está dirigida a las mujeres de los sectores populares, ellas si que saben de la doble opresión... mi rechazo está dirigido a esas nenas de mamá que pululan por las universidades y por foros como este, que hacen de su vagina el centro del mundo y hacen de las cosas, que inclusive ya les ha solucionado el capitalismo mismo, una bandera imprescindible y central... ¿que clase de forma de lucha es esa de las pseudoanarquistas que desnudando sus pechos hacen manifestaciones frente a las iglesias gritando "viva el aborto"?, solo logran hacer más visceral la represión que se desata no solo sobre ellas, sino sobre las verdaderas luchadoras que se organizan en los barrios para luchar por el agua potable o por la escuela para sus hijos. Esas anarcohippis son las que hacen apología de todos estos intelectuales hijos del plan Marshall y del Mayo francés, esos intelectuales que tergiversan los objetivos de la lucha que realmente van a liberar a la mujer, que es ni mas ni menos la lucha por los medios de producción...
Ya se ha demostrado que en las sociedades primitivas donde el cultivo de tubérculos era el principal sustento y el cual era ocupación de la mujer el matriarcado duró más tiempo, solo en las sociedades donde la caza mayor dio lugar a la ganadería y donde se desarrollo el cultivo de cereales es que el hombre empezó a ser el principal responsable del sustento del hogar por lo que la mujer quedo relegada. Con el paso de la división natural del trabajo a la división social del trabajo y sobre todo con el capitalismo, esto empezó a revertirse. El desarrollo de los medios de producción y la necesidad de elevar la productividad y bajar los salarios obligo a los capitalistas a incorporar a la mujer al trabajo y a exigirle que se perfeccione. Este fue el primer gran paso hacia la libertad de la mujer en tanto genero; ahora falta la otra parte que el capitalismo ya no esta en condiciones de solucionar…
Es repulsivo ver como el argumento pequeñoburgués para tranquilizar sus conciencias, ante temas como la prostitución es decir que “la mujer tienen el derecho de hacer con su cuerpo lo que quiera”, “que la prostitución es un trabajo como cualquier otro” son las intelectuales pequeñoburguesas hipócritas las que desparraman este veneno. En mi país la única organización que trata el tema de la prostitución y que realmente esta dirigida por una ex prostituta dice todo lo contrario, y denuncia y enfrenta la complicidad policial en este “negocio” y se esfuerza por sacar a las jovencitas de estos antros… cuando una prostituta adopta ese discurso con aires soberbios y de superación solo intenta salvar su autoestima no es más que una forma de autodefena ante las humillaciones que han tenido que padecer y una forma de no seguir padeciéndola ante los ojos hipócritas de la sociedad “occidental y cristiana” que hace del poder sobre el otro y la humillación del otro el objetivo del éxito… para esta calaña la conclusión es: “señoritas sean libres prostitúyanse”

Nota Dom May 03, 2009 4:31 pm
C'est irrefoutable.

Siguiente

Volver a Biblioteca

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.