RebeldeMule

Corto Maltés (Hugo Pratt, 1967-1989)

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones... La lectura refuerza poderosamente la razón.
Corto Maltés
Corto Maltese
Hugo Pratt (Italia, 1967-2015)

Portada
(Wikipedia | Tebeosfera | CRG)


Sinopsis:

    Serie de historietas de aventuras protagonizada por el marinero Corto Maltés, personaje creado en 1967 por Hugo Pratt que debutó de forma seriada en la revista italiana Sgt. Kirk, y se publicó en otras revistas de historietas italianas como Corto Maltese, francesas como Pif Gadget o A suivre, y españolas como Totem, siendo recopilada en varios libros que se publicaron en diversos formatos a lo largo de los años.

En el blog Los cómics se escribió:Héroe clásico del cómic europeo, Corto Maltés surgido de la mano del italiano Hugo Pratt en 1967. Nos encontramos con un marinero que vive aventuras donde lo mítico y lo literario se entremezclan. Su atractivo físico transciende el dibujo, y su personalidad esta impregnada de ciertos valores utópicos.

Hugo Pratt ideó la figura de Corto Maltés como nacido el 10 de julio de 1887 en La Valeta (Malta). Su padre era un marino británico procedente de Cornualles y su madre era una gitana, apodada “la niña de Gibraltar”, nacida en Sevilla. Debido al Origen de su padre, Corto Maltés es un súbdito británico.

Su residencia oficial está en La Antigua, en las Antillas, pero su residencia preferida se encuentra en Hong-Kong. Corto Maltés vivió buena parte de su infancia en Córdoba.

La primera aparición de Corto se da en el título La balada del mar salado (Norma Editorial) Donde el maltés es recogido del agua por su amigo Rasputín. En este cuento, narrado por el propio océano, el protagonista nos da una pequeña pista de sus orígenes. Narra cómo una amiga de su madre, una gitana llamada Amalia, se interesa por leer el porvenir del joven en la línea de la fortuna de su mano.

Pero se da cuenta de que Corto no posee esta línea, esto hace que el muchacho se impresione mucho y decida hacerse su propio destino. Con la cuchilla de afeitar de su padre se hizo una línea de la fortuna a su gusto. Pero anteriormente a esta aventura sucedieron otros hechos, así en el año 1900 Corto Maltés viaja a China, en plena guerra de los Boxers (Junio-Agosto, 1900). Y realiza su primera acción bélica destruyendo un cañón. Corto Maltés contaba entonces con trece años de edad. (Este episodio fue relatado por el asistente de Hugo Pratt, Rafael Vianello y autentificado por el autor). En la revuelta de Manchuria, a finales del año 1904, durante la guerra ruso-japonesa (febrero 1904-Septiembre 1905), contrae amistad con Jack London que era entonces corresponsal de guerra.

Conoce también a Rasputín, un desertor de la armada zarista, con el que se embarcará hacia África en busca de las minas de Oro de Etiopia.

Pero se produce un motín en el barco y acaban yendo hacia Argentina, a donde arriban en 1905. En la Patagonia Corto y Rasputín se encuentran con Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place, los famosos fuera de la ley en los Estados Unidos.

En 1907 Corto está en Italia, en Ancona, donde conoce a un tal Djougatchvili, el futuro Stalin, que era entonces un modesto portero de un hotel. Gracias a esta amistad, Corto saldrá sin perjuicio de un mal paso, 14 años después, en La Casa Dorada de Samarkanda (Norma Ed). Vuelve a Argentina en 1908, donde se reencuentra con Jack London.

Entre 1908 y 1913 Corto hace escala en Marsella, en Túnez, en Las Antillas, va a Nueva Orleans, a la India y de Nuevo a China. Para Juan Antonio de Blas, un especialista en la obra de Hugo Pratt, Corto es en 1910 oficial de segunda en el Bostonian, un navío que hace la ruta entre Boston y Liverpool. A bordo del mismo Corto emprende la defensa de John Reed, futuro dirigente de la internacional comunista, que entonces no era más que un grumete, acusado por el capitán del barco de haber provocado la muerte de otro grumete. Corto consiguió la inocencia de Reed a la hora del proceso pero pagando el precio de pasar a formar parte desde entonces de la “lista negra” de capitanes.

Por lo que Corto se convierte en un pirata. En el año 1913 trabaja para el misterioso “Monje” en el Pacífico Sur. El 31 de Octubre se amotina la tripulación de Corto (con el fin de robar el armamento que transportaban) y es abandonado en medio del mar flotando a la deriva crucificado en una plancha de madera. A la mañana siguiente el 1 de Noviembre de 1913 es rescatado por Rasputín, como comentamos más arriba, que también forma parte de la organización secreta del Monje.

Éste es el comienzo de La Balada del Mar Salado y es la primera aparición de Corto Maltés dentro de la obra de Hugo Pratt.

Una vez llegan a la imaginaria isla de la Escondida (169º de longitud oeste y 19º de latitud sur) Corto Maltés y sus compañeros de aventura se enteran por medio del Monje del comienzo de la Guerra en Europa. Comenzarán así a traficar carbón en beneficio de los barcos alemanes. En esta aventura se ven implicados también Pandora y Caín, dos jóvenes primos que son rescatados por Rasputín y que luego querrá utilizar como rehenes para un posible rescate. Y un día cualquiera de enero de 1915 Corto Maltés y Rasputín dejan La Escondida en dirección a la isla de Pitcairn.

Comienzan las aventuras sudamericanas que pertenecen al ciclo Bajo el signo de Capricornio y Siempre un poco más lejos.

En 1916, Corto Maltés, en compañía del profesor de la Universidad de Praga Jeremías Steiner y de un joven llamado Tristán Bantam, hace el trayecto de Paramaribo, Saint-Laurent-du-Maroni, en Brasil va a Salvador de Bahia y a la desembocadura del Amazonas.

En 1917 se traslada a Saint-Kitts en las Antillas, a las Honduras-Brtiánicas (Belice), a Maracaibo en Venezuela, a Honduras, a las Barbados, entra en el delta del Orinoco y en la selva amazónica peruana. Corto atraviesa el Atlántico y llega a Europa en el año 1917.

Las célticas comienzan en Venecia. Después va al mar Adriático durante la batalla de Carporetto (24 Octubre 1917), a Dublín dentro de una Irlanda en lucha por la independencia y a Stonehenge, en Inglaterra, en medio de las hadas y los cuervos charlatanes en el título Sueño de una mañana de invierno.

En la primavera de 1918 Corto se halla en Francia donde asiste el 21 de Abril al final del Barón Rojo, abatido en el cielo. Las playas del mar del Norte ponen el fin a las Célticas.

Cuando comienzan Las etiópicas han pasado unos doce meses como mucho, Corto Maltés se encuentra en Yemen. Cush, el Guerrero Danakil, hace su aparición dentro del primer episodio de En el nombre de Alá compasivo y misericordioso.

El 13 de septiembre pasa a la Somalia Británica, en Un tiro desde las chumberas. Vuelve a Etiopía (en De otros Romeos y de otras Julietas), después realizará una incursión en el África Oriental alemana junto a los hombres leopardos. Vuelve a Hong-Kong, donde Corto vive en un barrio “de mala fama, en la parte baja… una zona llena de ladrones y de mujeres guapas”.

Corto se entera del final de la guerra el 11 de Noviembre de 1918. También se encuentra allí Rasputín, dentro de un gran impermeable, impaciente por vivir nuevas aventuras.

Así comienza Corto Maltés en Siberia. Comandados por una sociedad secreta china, Las linternas Rojas, parten en busca de un conboy cargado de oro propiedad de la familia imperial rusa. Pero no será tarea fácil, porque es transportado en un tren blindado bajo el mando del almirante Kolchak. En 1919, Corto llega a Shangai, tras atravesar tres fronteras: Manchuria, Mongolia y Siberia.

Una zona bastante problemática durante esta época, porque es el lugar de enfrentamiento entre los bolcheviques y las tropas de Rusia mantenidas por las potencias occidentales. Corto vuelve a encontrarse con Von Ungern-Sternberg, el barón loco, siempre buscando la gloria en sus locuras.

Imagen
Von Ungern-Sternberg


Tras la destrucción del tren del general Tchang en febrero de 1920 Corto vuelve a su casa de Honk-Kong. Ésta aventura asiática termina dentro de la provincia china de Jiangxi, en abril de 1920.

Tras volver de Asia, Corto Maltés hace escala en Venecia entre el 19 y el 25 de Abril para vivir una historia que parece sacada de una obra de teatro: Fábula en Venecia. En la siguiente aventura aparece en Rodas en busca de un nuevo tesoro. Corto llega a la isla del mar Egeo en Otoño. Aquí comienza un nuevo periplo a través de Asia que le conducirá desde las costas turcas a las montañas afganas. Durante cerca de un año Corto parte a la búsqueda del tesoro de Alejandro el Grande.

Desembarca en Adana, atraviesa Turquía hasta Van tras cruzar Azerbajian. Ahí es detenido por los soldados de la Armada Roja, se libra de ser fusilado por un comisario del pueblo un tanto expeditivo gracias a una llamada de teléfono a Stalin, a quien Corto había conocido años atrás. A continuación Corto atraviesa el mar Caspio desde Bakou a Krasnovodsk. Y además se reencuentra con Rasputín dentro del emirato de Boukhara. En Tadjikistan, los dos protagonistas serán testigos de la muerte de Enver Pacha, el 4 de agosto de 1922. Finalmente llegan a Afganistán donde se encuentra el tan buscado tesoro. La casa dorada de Samarkanda llega a su fin cuando Corto y Rasputín atraviesan la frontera de Pakistán en compañía de una colonia de soldados británicos.

Junio de 1923, Corto Maltés está en Argentina. En Tango, Corto investiga sobre la desaparición de Louise Brookzowyc, quien había aparecido en Fábula de Venecia. Él deberá tener cuidado con la organización “Warsavia” (o Varsovia), una red de prostitución para la que trabajaba la joven mujer. Corto se reencuentra con Butch Cassidy y Esmeralda, viejos conocidos y acabará con Estévez, el jefe de la policia responsable de la muerte de Louise. Deja Argentina la noche del 20 de junio.

En 1924, Corto Maltés se pasea por los cantones suizos. Recogido en Las Helvéticas. Con el profesor Steiner va a Montagnola junto al escritor Hermann Hesse. A pesar de su escepticismo, Corto se confronta con la imaginación suiza. Soñando bebe el filtro de Paracelso y se vuelve inmortal. Nos queda la duda… ¿Era en verdad un sueño?

En 1925 Corto Maltés, invitado por Leví Columbia, parte en busca de la Atlántida, el continente de junto a Rasputín. En lo que sería la última aventura de Corto publicada. En Diciembre de 1928 Corto se encuentra en Harar, Etiopía, acompañado del novelista Henry de Monfreid y del paleontólogo y teólogo Teilhard de Chardin.

Una acuarela de Hugo Pratt aparecida en la Revista Corto lo atestigua. En 1936 se alista en las Brigadas internacionales y es partícipe por última vez de aventuras románticas en la guerra de España.

En 1941, Cush dentro de la obra Los Escorpiones del desierto cuenta: “parece ser que desapareció durante la guerra de España”. Pero desaparecer no quiere decir morir.

Por otra parte Corto no muere durante la guerra de España. Así es la voluntad de Hugo Pratt. Una voluntad mantenida a lo largo de sus numerosas entrevistas. Y el lector no puede dudar debido al comienzo introductorio de La Balada del mar salado donde aparece una pequeña carta fechada en 1965 que hace referencia a otra carta previa, firmada por Pandora en la que se cuenta que Corto y Tarao viven en la costa, y que son como tios para los hijos de Pandora.





Obra completa por volúmenes





Retapado
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Este retapado contiene:
1 - La Juventud
2 - La Balada Del Mar Salado

3 - Bajo el signo de capricornio
01 - El Secreto de Tristán Bantam
02 - Cita en Bahía
03 - Samba con Tiro-Fijo
04 - Un Aguila en la Jungla
05 - Volveremos a Hablar de Aquellos Aventureros
06 - Por Culpa De Una Gaviota

4 - Siempre un poco mas lejos
07 - Cabezas y Hongos
08 - La Conga de las Bananas
09 - Vudu por el Presidente
11 - La Laguna De Los Hermosos Sueños
12 - Abuelos y Leyendas

5 - Las Célticas
13 - El Angel de la Ventana de Oriente
14 - Bajo la bandera de Oro
15 - Concierto en do menor para arpa y nitroglicerina
16 - El Sueño de una Mañana de Invierno
17 - Vinos de Borgoña y Rosas de Picardía
18 - En El Tinglado De La Antigua Farsa[/list]

6 - Las Etiópicas
19 - En El Nombre de Alá Compasivo y Misericordioso
20 - El último disparo
21 - De Otros Romeos y Otras Julietas
22 - Leopardos

7 - Corto Maltés en Siberia
8 - Fábula de Venecia
9 - La Casa Dorada de Samarkanda
10 - Tango
11 - Las Helvéticas





Retapado
detalles técnicos u otros: mostrar contenido
Este retapado recoje los 22 primeros libros:

1 El Secreto Tristán Bantam
2 Cita en Bahía
3 Samba con Tiro-Fijo
4 Un Águila en la Jungla
5 Volveremos a Hablar de Aquellos Aventureros
6 Por Culpa de una Gaviota
7 Cabezas y hongos.
8 La conga de las bananas.
9 Vudú por el presidente.
10 La Balada del Mar Salado
11 La laguna de los hermosos sueños.
12 Abuelos y leyendas.
13 El Angel de la Ventana de Oriente
14 Bajo la Bandera del Oro
15 Concierto en Do Menor para Arpa y Nitroglicerina
16 Sueño de una mañana de invierno
17 En el tinglado de la antigua farsa
18 Vino de Borgoña y rosas de picardía
19 En el nombre de Alá compasivo y misericordioso
20 Un tiro desde las chumberas/El último disparo
21 De otros Romeos y de otras Julietas
22 Leopardos





Relacionado:



[ Add all 16 links to your ed2k client ]
"A luta é o único caminho". Lénine

Nota Mar Jul 17, 2007 10:48 pm
Gracias, pedro. Un buen cómic que tenía olvidado...

Tendré que releerlo.
Cada duda es una bala, una barricada en cada respuesta
SEARCH AND DESTROY

Nota Mar Jul 17, 2007 11:16 pm
Añadiré los links en cuanto tenga la mula abierta, que hoy estoy tirando de torrents ;)

Hay muchos disponibles, en Comicrel (requiere registro):

:arrow: Corto Maltés

:arrow: Hugo Pratt

Yo nunca lo he leído, mi padre y mentor en esto de los comics los tenía, pero nunca me llamaron la atención. Quizá sea hora de volver sobre mis pasos, Hugo Pratt no es un referente claro del comic por nada.

Nota Lun Mar 10, 2014 9:26 pm
:o u

Nota Mié Ago 23, 2017 10:12 am
fuente: http://moreno-pestana.blogspot.com.es/2 ... pratt.html



Imágenes de la revolución I.

Hugo Pratt: Oriente es rojo y violeta


Portada



José Luis Moreno Pestaña

Hexis // 11 de marzo de 2017




Una creación artística siempre lleva pegada una fantasía política. Siempre comunica quiénes pueden acceder a ella —y aparecer en ella—, qué precio debe pagarse para experimentarla, cuánto debe invertirse para introducirla en tu espacio cotidiano. El arte contiene un dispositivo de exclusión y de atracción y éste se encastra en la manera de percibir y sentir el mundo, antes incluso de que podamos pensarlo; precisamente orientando cómo podemos pensarlo.

Esto no se acentúa cuando la creación versa sobre un acontecimiento político. Es verdad que la creación puede integrar un discurso ideológico más o menos elaborado. Su fantasía política, sin embargo, puede derivar de la práctica de exclusión y atracción y ser coherente o incoherente con el mensaje.

En esta serie de entradas reseñaré ciertas imágenes sobre las revoluciones rusas de Febrero y Octubre de 1917. Quisiera no concentrarme en la ideología explícita de las mismas, aunque esta exista y sea fácil de situar en las coordenadas políticas de la época en que se produjo la obra. Me preguntaré cómo en la obra se fantasea acerca de qué es lo que las revoluciones rusas introdujeron y también lo que desterraron del mundo. Empezaré por la obra de Hugo Pratt Corto Maltés en Siberia. Un prólogo sobre las fuentes históricas del cómic acompaña a la edición de Norma editorial. Asistimos a la guerra civil en Siberia y conocemos a diferentes fracciones de las fuerzas antibolcheviques, brutales, sofisticadas y decadentes. Y muy importante: aliadas a las potencias imperialistas que saquean Asia.

El Ejército Rojo no aparece hasta el final, justo cuando el lector se pregunta dónde están los bolcheviques entre toda esta patulea de descerebrados. Con esa irrupción, comienza la apología de Hugo Pratt sobre la revolución. Pongámonos en situación. Sirva como ejemplo Ortega y Gasset. Este, como muchos enemigos de la revolución rusa, despachaba a los bolcheviques como orientales y los contraponía al movimiento obrero occidentalizado: Oriente y Occidente se oponen como la tiranía y la libertad y, más en lo cotidiano, como la brutalidad y los modales. Pratt invierte esta oposición y nos presenta a los rojos como el orden, un orden que se introduce repentinamente desde la frontera de Manchuria y Mongolia. Y los rojos que aparecen son incluso más orientales que los eslavos. Es la caballería mongola de Suke Bator, el futuro fundador de la Mongolia socialista. (La capital de Mongolia aún lleva su nombre, Ulan Bator: el caballero rojo.)

Tras verlos, la espía china de la que Corto se encuentra enamorado, enseguida se reconoce entre quienes se perfilan entre las colinas de nieve siberiana. En ese paisaje siniestro, que siempre imaginamos unido a los campos de trabajo soviéticos, emerge un mundo nuevo. El diálogo de la camarada Lil con los soldados rojos y con el propio Suké Bator incluye cortesía (muy oriental) e igualdad entre mujeres y hombres. Otro síntoma mayor de destrucción del patriarcado aparece cuando, al final del cómic, el compañero chino de Shangai Lil conozca a Corto sin mostrar un ápice de celos ni de desafío masculino. Shangai no necesita insistirle a Corto de que se trata de un hombre maravilloso. Nuestro héroe lo sabe y se retira.

Pratt nos muestra la revolución roja como una revolución no rusa sino asiática. Con ella llega una civilización que destruye el orden patriarcal, insensato y violento de las fuerzas occidentales. La disciplina y la autocontención son mongolas y la promesa de libertad y de igualdad se encarnan, primero de todo, en las relaciones entre los sexos. Por destruir un tren blindado japonés, Suké Bator felicita a la camarada Lil y cree adivinarle lágrimas. Lil piensa haber matado con su acción a sus amigos Corto y Rasputín y no celebra la hazaña. Pero en cualquier caso advierte a Suke sobre sus lágrimas: “Aunque así fuese, ¡es asunto mío!". Y el jefe rojo concluye: “Tienes mal carácter, camarada… Pero esto también es asunto tuyo…”.

La revolución se nos dibuja como la inversión absoluta de los estigmas occidentales sobre Oriente. Los rojos no son solo eslavos orientales, son algo peor para nuestro imaginario: son chinos y ¡mongoles! A través de ellos se mete en vereda el caos introducido por las pendencias internas de las fuerzas blancas contrarrevolucionarias. Y la reestructuración no reposa sobre una ideología política, sino sobre algo más radical: reposa en la destrucción civilizada del orden patriarcal. Así no es que se nos sirva la apología de un Oriente civilizado y rojo. No: porque Oriente fue civilizado y rojo porque violeta, porque feminista. Ese Oriente salvador cabalgaba la tundra a lomos de la caballería roja. Y mongola, nada menos que mongola.


Portada Portada

Añadido el segundo álbum del tándem Pellejero/Canales.

REGRESA EL AVENTURERO MÁS FAMOSO DEL MUNDO DEL CÓMIC

Portada

Corto Maltés se encuentra en su amada Venecia tras los pasos del espejo del Preste Juan, legendario monarca cuyo reino se hallaba en algún lugar impreciso entre África y la India. Según la leyenda, sus vastos dominios estaban poblados de amazonas, unicornios y toda clase de prodigios. Sin embargo, su mayor tesoro era un espejo a través del cual podía observar cualquier parte del reino. La búsqueda de este objeto mágico llevará a Corto a recorrer un continente africano agitado por el colonialismo europeo de comienzos del siglo XX.

Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero retoman en esta segunda entrega las aventuras del famoso marino creado por Hugo Pratt en 1967.


Volver a Biblioteca

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.