RebeldeMule

BRIEVA, Miguel

Libros, autores, cómics, publicaciones, colecciones...

BRIEVA, Miguel

Nota Jue Jun 28, 2007 9:52 pm
Miguel Brieva

Portada
(Wikipedia | Guía del Cómic)


Introducción

    [fuente] Miguel Brieva (Sevilla, 1974) es un dibujante y escritor español. Su medio de expresión son viñetas gráficas que reflejan el estilo de la primera publicidad de los años 1950-1960 y textos cortos que suelen tomar forma de historietas, aforismos, definiciones, poesía y poesía visual.

    Comenzó autoeditándose en los primeros años del siglo XXI en la publicación Dinero. Después ha trabajado en el periódico Diagonal, El Jueves, La Vanguardia, Cinemanía, Ajoblanco, Mondo Brutto, El País y Rolling Stone, entre otros. La editorial Mondadori ha publicado, con licencia Creative Commons, recopilatorios de sus trabajos. En 2006 creó un grupo de música llamado Las Buenas Noches junto con sus colegas, donde toca actualmente el cuatro venezolano, el charango e instrumentos de percusión.

    En sus viñetas llama mucho la atención el desajuste permanente entre la iconografía inocente del consumismo prometedor de la posguerra y un texto que lleva ese consumismo hasta extremos contradictorios, absurdos, macabros o irreales. El propio Brieva, sin negar esto, añade:

    "La fastidiosa hiper-reproducción de nuestro mundo a través de todos los soportes visuales y publicitarios, junto con el progresivo desvanecimiento de nuestra propia identidad nos hace volver los ojos con nostalgia, fetichismo o inexplicable fascinación estética hacia iconografías del pasado".

    Su humor se ha percibido en términos muy políticos. Sin embargo su obra no es, ni mucho menos, exclusivamente política, pues reflexiona en torno a cuestiones independientes de la estructura social, como la estupidez o la muerte. La manera de presentar estos temas le entronca con el esperpento español.

Otros comentarios





Obra





:str: Vídeos





Relacionado



[ Add all 4 links to your ed2k client ]

Nota Vie May 16, 2008 9:56 pm
Encontrado y copiado de La Mansión del CRG

Portada


La revista DINERO, Revista de Poética Financiera e Intercambio Espiritual, de Miguel Brieva se transformó en España, con tan sólo cinco números autoeditados, en un objeto de culto gracias tanto a la calidad gráfica desplegada por Miguel Brieva, como a la contundencia del mensaje y de la reflexión en clave de humor que ofrecía en estos libros usando los formatos más variados (historieta, texto de reflexión, viñeta o tira de humor), indagando en esta enfermedad moderna que contagia gran parte de la sociedad: el consumismo desenfrenado.

Portada


Brieva ha colaborado en medios como El Jueves, El País de las Tentaciones, Rolling Stone, Diagonal, Recto o Nosotros Somos los Muertos, donde hace honor a esa coletilla periodística que insiste en definirlo como un cruce entre El Roto y Robert Crumb.



[ Add all 7 links to your ed2k client ]

Nota Vie May 16, 2008 10:02 pm
¡Qué buena! Llevaba tiempo a ver si pillaba este material. :)

Nota Mar Dic 16, 2008 12:02 am
Añadido el número 2, que da cobijo al dibujo original de una de las imágenes que ilustran nuestra monografía de Educación, y hay unas cuantas más sobre el tema.

Portada

Nota Lun Ene 23, 2012 10:54 pm
Podía ir en Novedades culturales ya que de momento no hay link, pero así completamos.
Miguel Brieva cambia apocalipsis por esperanza
Publica 'Memorias de la Tierra', un giro que busca los elementos para escapar de la locura capitalista
Público. Culturas.

Portada

Tenía que pasar. La realidad se ha vuelto tan absurda, perversa y exagerada que hasta los que la parodian desde hace años se ven obligados a cambiar de rumbo. Miguel Brieva (Sevilla, 1974) se ha dedicado a dibujar la locura capitalista desde hace diez años hasta hoy. En su nuevo álbum, Memorias de la Tierra (Reservoir Books), hace balance de estos cinco últimos años a partir de las ilustraciones que ha ido publicando en distintos medios impresos. Y la conclusión es un síntoma de que Brieva, látigo de la conciencia, azote del delirio consumista, ha cambiado apocalipsis por esperanza.

Arranca este recopilatorio, como no podía ser de otra manera, con una estampa irónica sobre las locuras de la fe en el progreso con las que se somete al planeta: explotación desmesurada de los recursos naturales finitos y desviación de las conductas sociales en enfermedades sociópatas. Vamos, todas las pistas macabras que facilitan imaginar la destrucciónde la Tierra antes que la desa-parición del capitalismo.

Hasta aquí todo normal en él, pero el cierre, en un tono mucho más reconfortante, consolador y, por qué no decirlo, almibarado. Nada imperdonable, pura necesidad. Como él mismo titula el capítulo, es "el gran salto revolutivo", en el que se pasa lista al final del sufrimiento gracias al "nuevo decrecimiento. Con nueva fórmula mejorada", a las "instrucciones para cambiar el mundo para mejor" y al 15-M: "¿Es usted un ser racional? ¿Siente amor hacia el mundo y la vida? Pues prepárese entonces para dar el gran salto revolutivo. ¡Próximamente en sus calles, en sus plazas y en su interior".

"Al final del libro hay un intento de apuntar hacia otro lado. Más constructivo, menos apocalíptico. El apocalipsis ya es tan real que parece hasta redundante. Tiene más sentido que enfoquemos nuestras energías a la creación de escenarios posibles que no sean como el que padecemos. Debemos romper ese cerco que hace que la gente más lúcida a lo máximo que esté llegando es a visualizar la tragedia", explica el autor.

Así que se dijo basta ya y dio el siguiente paso: "Visualizar algo que nos saque de la tragedia, en lugar de asumir una actitud nihilista con la que hacemos viñetas para decir: Qué guay soy, que me doy cuenta de que todo es una mierda'. Eso está bien un ratito, pero hay que empezar a jugársela para imaginar en provecho. Es lo que están haciendo las comisiones del 15-Men estos momentos: cómo podemos organizar las cosas de otro modo".

Brieva ha trazado la memoria de la crisis de una sociedad que tiene en sus manos la única esperanza, una vez se ha comprobado que "las instituciones son herméticas e incapaces de cambiar". La sátira se atempera con la inserción de anexos para cada uno de los nueve capítulos, en los que Brieva cita extractos de las lecturas que le han ayudado a analizar los mecanismos que dirigen su planeta. Es una invitación a la actividad crítica mucho más descarada (y desesperada) a lo que nos tenía acostumbrados. El moribundo debe reanimarse como sea.

"Ahora quiero redirigir las herramientas de la sátira, más que para confirmar la evidencia y decir que esta sociedad está loca, para ver cómo salimos de esta locura. ¿Contra qué debemos enfrentarnos en el exterior y en el interior de nosotros mismos? ¿Qué cosas concretas se pueden ir haciendo?", cuestiona. Brieva ya ha movido ficha a favor del cambio, una apuesta arriesgada a la espera de la compañía de sus lectores.





:arrow: Y además Entrevista en La2

Nota Jue Ene 26, 2012 8:56 pm
Ivanjoe escribió:El otro mundo, una recopilación de 43 viñetas publicadas en EL PAIS, aunque no se si estarán todas.

eLink de eMule El otro mundo (Miguel Brieva).cbr  [2.33 Mb]

No es El otro mundo, sí es una recopilación de viñetas de Miguel Brieva, pero el álbum saldrá próximamente:
http://lamansion-crg.net/forum/index.ph ... opic=53873

Miguel responde a preguntas de diferentes lectores dando su opinión sobre educación, los valores a fomentar en los niños de hoy, el capitalismo desde cada uno, alternativas, etc

Fuente: http://grupotortuga.com

Otra entrevista en video al final, pero esta merece más la pena, preguntan sobre muchas cosas

¿Cómo ves el nivel de concienciación ante el machismo? ¿Cuáles crees que son las causas por las que la situación de explotación de la mujer se mantenga generación tras generación?

Buf, es algo que se remonta al neolítico, no sé. Probablemente sea la lucha más urgente y primordial de todos los tiempos. Hay quien sostiene, de hecho, que las primeras monedas de cambio entre comunidades fueron las mujeres, es decir, que de esa injusticia se deriva posteriormente el germen mismo de la sociedad acumulativa o capitalista. La instrumentalización de la mujer es, tal vez, la piedra angular sobre la que se ha erigido nuestro enrevesado edificio social. Cambiar esta inercia es, pues, lo más urgente de todo, pero también lo más difícil, pues es algo arraigado en lo más arcaico de nuestra construcción antropológica.

Los valores del hombre (conflicto, superación, prepotencia, beneficio individual, unidireccionalidad), es decir, los que rigen la humanidad, no son precisamente los más beneficiosos para la especie -para la felicidad de la especie-, pero hasta ahora se han mantenido inamovibles, tal vez por ser "activos" e "impositivos" frente a otros valores más "pasivos" (empatía, cuidado, bien común), que parecen preservar en nuestra especie precisamente las mujeres. Lo deseable sería una sabia intersección de estos dos ejes rectores, haciendo especial hincapié en el segundo, por aquello de compensar trayectorias hasta la fecha más que defectuosas.

En tus comics, los niños son muchas veces los únicos personajes cuerdos. Creo que es obvio que no estás muy de acuerdo con la educación que reciben viendo en la clase de dementes que se convierten en tus comics cuando llegan a adultos. Debido a que sólo nos muestras instantaneas de tu universo y no solemos ver a tus personajes en evolución, te tengo que preguntar: ¿Los adultos dementes y consumidores compulsivos de tus comics nacieron siendo niños sabios? ¿Los niños sabios crecen perdiendo su intelecto irremediablemente, o queda esperanza para alguno?

Los niños no son precisamente sabios, pero sí ingenuos y desprejuiciados y, por encima de todo, lo único que les guía es una permanente pulsión por la vida, un deseo de juego y goce sin premios, sólo por el mero hecho del disfrute en el presente. Únicamente siendo niños -o bien mediante la meditación o la ingesta de ciertas sustancias-, puede uno llegar a abolir el tiempo y el espacio, y desembarazarse de ese lastre que conocemos por "realidad". Sería, claro está, muy difícil constituir una sociedad exclusivamente de niños, pero algo hay en este comportarse de los primeros años de vida de las personas que parece perderse irremisiblemente en el adulto, y que sin embargo bien merecería la pena conservar. Algo de ello, de hecho, siempre queda, pero la mayoría de las veces es justamente lo peor de los rasgos del niño lo que permanece, como el egoísmo, la visión reducida de las cosas, la inmadurez emocional, etc.

Si lográsemos educar a los que aún son niños para que conserven su curiosidad, su imaginación, su vitalidad, su ausencia de dogmas, estaríamos alumbrando una nueva manera del ser humano. Ha habido algunos intentos pedagógicos en esa dirección, y algunos muy esperanzadores, pero difícilmente son aplicables a las estructuras de un estado, y mucho menos a las de uno capitalista.

En tu obra hay padres desastrosos que creen hacerlo de maravilla, y al mismo tiempo se preocupan tanto o más del dinero que de sus propios hijos. ¿Cuáles crees que son algunos de esos valores perniciosos que estamos transmitiendo a la próxima generación desde casa, desde el colegio, a través de la publicidad, etc?

Lo más desastroso de todo es precisamente la desvalorización que se transmite, puesto que el dinero como motivador único no es un valor (no tiene contenido antropológico posible), sino una mera coordenada para insertar en una ecuación. Afortunadamente, las personas todavía no somos ecuaciones, pero se está haciendo todo lo posible para que respondamos como si lo fuéramos.

Otra enseñanza que se da a los niños es que no existe la causa-efecto, no existe en los hechos y por tanto menos aún en el plano moral. De esta manera es posible mantener un discurso-carcasa cargado de buenas intenciones y al mismo tiempo provocar las acciones más atroces imaginables. Alabamos la naturaleza mientras la destruimos, nos repetimos lo mucho que queremos a nuestros hijos mientras les enterramos bajo el jardín de infancia toneladas de residuos nucleares. Es la naturalización del mal y la primacía de la inconsecuencia. Muy interesantes a este respecto son los libros de Santiago Alba Rico (filósofo y uno de los guionistas de La Bola de Cristal), especialmente Leer con Niños, o el más reciente El Naufragio del Hombre, junto con Carlos Fernández Liria.

¿Crees que el modelo económico actual es nocivo para la expresión artística? ¿Que alternativas crees que podrían existir para evitar este ratio?

El modelo económico actual es claramente nocivo para cualquier área de la actividad humana salvo para la puramente económica o financiera, o la del ejercicio abierto de la violencia. En el terreno de la imaginación, el cómputo es desalentador. Por cada creador libre hay 200 que han puesto todo su potencial al servicio de la maquinaria sistémica. Una persona trata, trabajosamente y con paciencia, de alumbrar otra manera de ver las cosas, y enfrente suyo, 200 cuentan con todos los medios del mundo para reafirmar exactamente lo contrario: compra, no hay mucho más que hacer. Muchos de ellos tal vez escriban poemas en sus ratos libres, o tengan la vaga idea de hacer algún día un corto propio, yo qué sé, pero entre tanto su energía creativa sólo sirve para apuntalar todo este despropósito. La lucha es, por tanto, muy desproporcionada.

Algo muy similar a esto sucede con la investigación científica; esa brecha entre lo que la gente investigaría libremente y por el bien común, y lo que en verdad se ven forzados a investigar para vivir de ello.

La única alternativa a esto es que cada individuo con talento e imaginación valore bien hacia donde quiere remar, y tenga el valor de crear luchando y construir creando, al margen del dinero y la vida fácil, que no es precisamente la más grata.

Haces una muy dura crítica de la sociedad de consumo y su maquinaria propagandística creadora de realidades alternativas. ¿Crees que nos volvemos imbéciles porque se nos impone una visión naif del mundo, o que en muchos casos elegimos voluntariamente vivir alienados? Es decir, el imbécil, ¿nace o se hace?

Nadie nace imbécil, aunque siempre se puede tener cierta predisposición genética para ello. El problema es que la escala del mundo en nuestros días es casi inaprensible (la globalización es enrevesada e inabarcable) y es necesario un gran esfuerzo emocional e intelectual para comprenderlo en su totalidad. Los medios de incomunicación, por supuesto, hacen todo lo posible por fragmentar sus contenidos y reducirlos a meras anécdotas que sólo generen una respuesta emocional, nunca reflexiva. La gente, por tanto, con tan sólo tres o cuatro piezas entre las manos de entre un millón existentes en el puzzle de la realidad, difícilmente se hace una idea del conjunto. Luego están las inercias que vienen desde hace siglos, las convenciones mantenidas e incuestionadas, como las religiones o el propio sistema financiero. Deconstruir esas falacias nos puede llevar siglos y siglos, en tanto que a menudo se sustentan en instituciones muy poderosas y arraigadas cuyo único propósito es perpetuarse sin cambio alguno.

La democracia degenerada en dictadura del mercado. "Compre, obedezca, no piense, trabaje". Quien no se atenga al lema es un terrorista. ¿Qué valores tendríamos que aprender para escapar de esta tendencia que va a llevar a convertirnos en hormigas subnormales con la tarjeta de crédito cogida con los dientes?

El capitalismo, afortunadamente y como todo, también será una cosa del pasado. De hecho, sus topes de expansión se ven cada día más delimitados, fundamentalmente por las limitaciones energéticas inminentes y el deterioro del ecosistema, pero también por su propio funcionamiento financiero, completamente ficticio, que los economistas más juiciosos juzgan insostenible por mucho más tiempo.

Los nuevos valores habrán de surgir, por tanto, de la gente, de todos nosotros, y posiblemente muchos de ellos no serán nuevos en absoluto, si no los mismos de siempre. Creo, en todo caso, que sí será necesario para nuestra supervivencia el superar prejuicios e inercias ancestrales, como las religiones dogmáticas o los hieratismos ideológicos, y habremos de guiarnos más por un compromiso con el bienestar común y el equilibrio con el entorno. Y tal vez todo ello requiera, no sé, de cierto salto espiritual, con todo lo escurridiza que una cosa así pueda sonarnos.

¿Cómo te defines en política? ¿Cómo imaginas la sociedad ideal?

Mis simpatías, por razones obvias, son con la izquierda, que yo entiendo como el aglutinamiento de todas aquellas corrientes que han apostado y luchado por el progreso colectivo a lo largo de la historia. Todo lo bueno del mundo, desde las artes a la ciencia, se lo debemos a esa tendencia de cambio permanente, a esa incansable pulsión de mejora social y humana.

En todo caso, creo que el cambio necesario ha de venir más de la urgencia de resolver cuanto antes nuestros acuciantes problemas que de un cuerpo ideológico cerrado y riguroso. Una sociedad humana hipotética pero realista, a mi entender, habría de sustituir el sistema monetarista por otro de propiedad colectiva, despoblar las mega ciudades (insostenibles, nos pongamos como nos pongamos) para dispersarse por el territorio, autoproduciendo sus productos básicos en un ámbito local, generando poblaciones más reducidas en las que el autogobierno por asamblea fuese posible (los estados, aunque más controlables que las corporaciones, también son temibles), y usando exclusivamente las fuentes de energía renovables, que por cierto tienen un potencial infinitamente más poderoso que todas las contaminantes actuales juntas. Habría que renunciar, claro está, a ciertos caprichos de la vida consumista, pero con el tiempo, un desarrollo tecnológico colectivo focalizado en resolver las verdaderas necesidades acabaría generando un nivel de vida muy superior al actual.

Pero, vamos, definir cómo pase todo esto (o lo que sea que pase) habrá de ser tarea de todos, y eso sí que es bueno.

Teniendo en cuenta el estado de la educación actual, ¿Qué opinión te merece la "escolarización en casa"?

No me parece mal, pero creo que casi más importante aún que los métodos y contenidos educativos es la compañía de otros niños. Lo ideal sería hacer escuelas-cooperativas de padres y profesores o algo así, no muy grandes, pero con el tamaño suficiente para que se oyera siempre griterío en el patio.

En tu obra parece claro que crees que la educación juega un papel fundamental en el devenir de la sociedad. En gran medida el individuo piensa, siente y por ende se comporta en función a la educación recibida, y esto lo saben los poderosos, que siempre procuran adoctrinarnos desde los medios de masas. Estoy totalmente de acuerdo con el papel clave de la educación, pero no puedo dejar de reparar en la cantidad de veces a lo largo de la historia en que los propios revolucionaros se han convertido en dictadores, al estilo de "Rebelión en la granja" ¿Cómo podríamos evitar la tendencia al aburguesamiento? ¿Puede una educación correcta no solo inculcar ciertos principios, sino asegurar que el individuo permanecerá fiel a ellos? ¿Se puede evitar de alguna forma que el poder corrompa?

Después de todo, el comportamiento humano, al margen de los matices genéticos de cada persona, es fundamentalmente mimético. Si en una familia se miente con regularidad, el niño naturalizará la mentira como un hábito aceptable. Si en cambio la honestidad es lo común, el niño integrará esa pauta de comportamiento como suya propia. No somos robots, y esta explicación no será 100% infalible, pero sí creo que representa lo que más comúnmente se da. Esto quiere decir que unas condiciones de vida aceptables en un contexto social más o menos equilibrado podrían devenir en una forma de comportamiento colectiva no egoísta que se fuera asentando con las sucesivas generaciones. En todo caso, como es una pesadilla que se muerde la cola, lo primero que hemos de hacer para cortar este bucle es modificar nuestro comportamiento nosotros mismos, los adultos de hoy en día. Así a bote pronto se me ocurre: 1-Pensar, así en general. 2- No creerse lo que viene de los medios del espectáculo y buscar fuentes de información alternativas. 3- Sacar el dinero de los grandes bancos y meterlo en banca ética o en cooperativas de servicios como Coop 57. 4-Consumir lo menos posible, ceñirse fundamentalmente a lo producido en el entorno, y comer cuanto menos carne posible. 5- Usar el transporte público, la bicicleta y el tren en detrimento del coche y el avión. 6- No participar de la democracia ficticia. El bipartidismo actual es la perpetuación de lo peor. 7- Intercambiar impresiones con los demás; hablar, compartir e imaginar juntos lo que vendrá.

En cuanto al poder, siempre que existan estructuras de poder habrá una alta probabilidad de que éstas devengan en corruptas. Hemos de imaginarnos, pues, estructuras sociales en las que el poder sea temporal, muy limitado y nunca compatible con el beneficio personal, y para ello será necesario vivir en poblaciones más reducidas, en unidades de gobierno local y asambleario, aunque bien pudiera haber alguna clase de acuerdo mundial común en los puntos básicos más elementales. No sé, y a vosotros ¿qué se os ocurre?


(Podemos aprovechar para hacer debate)


"Libro de viñetas satíricas de 144 páginas" dice la Tebeosfera, en realidad es mucho más que eso, el talento de Miguel para desenmascarar la estupidez humana sigue siendo descomunal.

Portada


El Otro Mundo (Reservoir Books / Random House Mondadori, marzo/2009). Libro 144 pgs color, tapa blanda con solapas, tamaño 26x20 cm (16,90 €). Publicado como El otro mundo Volumen 1 y el subtítulo Atentos a sus pantallas, la editorial lo anunció como "una serie de revista de autor en la que recopilaremos varios trabajos de Brieva publicados en diversas publicaciones", idea que parece haberse abandonado posteriormente. Se trata de un libro compuesto ("fundamentalmente", según se especifica en los créditos) por las colaboraciones de Brieva en las revistas El Jueves y Cinemanía durante los años 2004 a 2008. El libro está dividido en dos partes, Muvirecor (que aparentemente recopila las historietas de Cinemanía, 10 pgs con dos tiras por plancha) y El otro mundo (aparentemente con las colaboraciones de El Jueves, 125 pgs, que es el grueso del libro). El otro mundo era también el título que tuvo la colaboración de Brieva en el diario El País en verano de 2008, pero que no se incluye aquí.
http://guiadelcomic.es/b/miguel-brieva.htm

"Crudas e insobornables, las ilustraciones de Miguel Brieva arremeten contra las grandes hipocresías de nuestra sociedad.
El otro mundo es el primer volumen de una nueva serie, «Revista de autor», en la que Reservoir Books recopilará varios trabajos de Brieva publicados en diversos medios. Brieva nos presenta un mundo absurdo y cruel, reflejo de nuestra sociedad consumista, uniformada y carente de espíritu crítico. Una obra gráfica original y lúcida en la que las ilustraciones se apoyan en textos explicativos, en citas y en pequeños relatos, para llegar a ser reflexiones ilustradas de gran calidad e ingenio."

«Lo que nos hace falta son más reveladores de La Verdad, y es imperativo que existan dos, tres, muchos Miguel Brieva. De momento, vamos a disfrutar del que ya existe; les repito que es genial.» La Vanguardia"

:arrow: El Otro Mundo en Diario Publico





Completando el monográfico.

Bienvenido al mundo
Enciclopedia universal Clismón

Portada


Crudas e insobornables, las ilustraciones de Miguel Brieva arremeten contra las grandes hipocresías de nuestra sociedad.
Un Bambi asesino o un peluche nazi son algunos de los personajes que habitan las extrañas viñetas de Miguel Brieva, uno de los protagonistas de la nueva generación del cómic español. Su mundo absurdo y cruel es reflejo de nuestra actual sociedad consumista, uniformizada y carente de espíritu crítico. Una obra gráfica extremadamente original, lúcida y radical, presentada en orden alfabético a la manera de una enciclopedia.

Hace unos meses y de la mano de la editorial Mondadori, y concretamente de su sello Reservoir Books, se publicó el álbum Bienvenido al Mundo. Enciclopedia Universal Clismón, que como su propio nombre indica ni es un cómic, ni una recopilación de historietas o humor gráfico, si no que se trata de una auténtica Enciclopedia Universal en la que Miguel Brieva ha reunido y compilado todo el conocimiento acumulado durante siglos, que cualquier lector del siglo XXI necesita para enfrentarse al mundo actual regido por un capitalismo exacerbado. En sus más de 100 páginas llenas de textos y de historietas, el cirujano Brieva con su afilado y crítico bisturí va diseccionando de la A la Z definiciones de palabras cotidianas cargadas de humor negro y crítica social. Viñetas y textos que en un principio pueden hacernos mostrar una sonrisilla maliciosa pero cuyo único fin es despertar nuestra conciencia y sensibilizarnos ante temas actuales como la especulación inmobiliaria, la corrupción política, el capitalismo salvaje, el fascismo, la religión y sobre todo el culto al vil metal, como ya hiciera en la revista Dinero.
Además de los textos y algunas historietas inéditas, el libro recopila algunas de sus innumerables colaboraciones publicadas previamente en revistas tan prestigiosas como El Jueves, Rolling Stone, La Vanguardía, NSLM, Recto, Mondo Brutto, Periódico Diagonal, El País, TOS, Vacaciones en Polonia, Om2, Lea! y Anuario Clismón.
Mucho más próximo al humor gráfico que a la historieta, el estilo de Miguel Brieva bebe de fuentes tan dispares como la estética de la publicidad de los años cincuenta, el potente grafismo del dibujante underground Robert Crumb o el ácido humor negro de humoristas gráficos como El Roto o Eneko, dando como resultado un explosivo y apabullante estilo personal fácilmente reconocible al primer vistazo.
Una obra imprescindible, de esas que dan que pensar, y que en mi opinión no debería faltar en ninguna biblioteca en la que, sin duda, estaría colocada al lado de los grandes pensadores y filósofos.

El autor sevillano Miguel Brieva (Sevilla, 1974) se dio a conocer en el mundillo comiquero gracias a su creación más conocida, la imprescindible revista Dinero "Revista de poética financiera e Intercambio Espiritual" publicada hace años por la editorial catalana D2ble D2sis. Brieva además es creador de la publicación Propuestas para no hacer y colaborador habitual de la revista Recto junto a los dibujantes Paco Alcázar y Miguel B. Nuñez.

Fuentes:
http://comixv2.blogspot.com/2007/06/enc ... lismn.html
http://lamansion-crg.net/forum/index.ph ... opic=51817

Portada


eLink de eMule Brieva, Miguel - Bienvenido al mundo. Enciclopedia Universal Clismón (CRG).cbr  [123.44 Mb]

Nota Mié Nov 05, 2014 1:08 am
Miguel Brieva: El cómic, un terreno fértil, libre y casero para ensanchar la imaginación



08.10.2010. El dibujante de cómics Miguel Brieva es un apasionado de su trabajo. Sus dibujos se vuelven objetos de culto y él te explica en este vídeo los trucos. ¿Uno? Siente que crear es la mejor forma de crecer.

Biografía: Es un nostálgico de la estética de mediados del siglo XX que, combinada con diálogos contradictorios, absurdos, incluso macabros, convierten sus viñetas en objetos de culto. La crítica inteligente al sistema capitalista y a la sociedad consumista de la serie Dinero, autoeditada en forma de comic-books en blanco y negro, fue su carta de presentación, y la que ha marcado su estilo.

En sus palabras justifica su estética: “La fastidiosa hiper-reproducción de nuestro mundo a través de todos los soportes visuales y publicitarios, junto con el progresivo desvanecimiento de nuestra propia identidad nos hace volver los ojos con nostalgia, fetichismo o inexplicable fascinación estética hacia iconografías del pasado" (http://www.ladinamo.org). Hace pocos años fichó por el semanario satírico El Jueves, que publicó la serie Dinero esta vez a todo color, y donde colaboró de manera asidua. La editorial Random House Mondadori publicó una recopilación de sus historietas en blanco y negro, convirtiéndose en su trabajo más conocido y con el que más se le suele identificar, aunque a estas alturas Brieva cuenta con una lista de revistas en las que sus viñetas e historietas han sido publicadas, algunas especializadas en cómic como Nosotros somos los muertos, Recto, Tos, El Jueves, y otras como Rolling Stone, Cinemanía, Generación XXI, y el diario El País.

http://www.casamerica.es/temastv/el-com ... maginacion

Re: BRIEVA, Miguel

Nota Dom Jun 11, 2017 12:13 pm
Entrevista en EL PAÍS sobre el nuevo libro.

Alex Serrano, el 9 de junio de 2017, en TENTACIONES escribió:Miguel Brieva: "Nuestra sociedad no tiene parangón en cuanto a crueldad y violencia"
El historietista aborda en 'La aventura humana' (Reservoir Books) un "quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos" en un imaginativo ejercicio de reflexión que invita también a ella

Portada
El atlas anatómico del hombre moderno visto a través de la mente (y los lápices) de Brieva.


La especialidad de Miguel Brieva pasa por facturar una narrativa gráfica no exenta de humor que plantea, mediante ácidos universos paralelos, una llamada de atención sobre la sociedad de consumo o la condición humana en el mundo moderno. En sus colaboraciones en EL PAÍS, Rolling Stone o Diagonal, y en obras como Dinero o Memorias de la tierra, plasma, por un lado, su compromiso como autor ante el panorama sociopolítico y, por otro, sus propias inquietudes como individuo.

¿Cómo se integra un proyecto compuesto de materiales preexistentes publicados en medios tan distintos?

Casi todos mis libros han sido mezclas de colaboraciones en distintos medios a los que he dado forma. Es como un puzzle cuyas piezas tienen que encajar, y el secreto para que esto ocurra es que, en el fondo, todas están rondando las mismas preocupaciones: tratar de entender o de mostrar cómo funcionamos.

Es casi inevitable utilizar el adjetivo conceptual para hablar de tu obra.

Si tuviera que definir de dónde sale mi trabajo diría que es un poco autoayuda, la necesidad de explicarme el mundo a mí mismo. Traslado esa incertidumbre a los libros, confiando que algunas respuestas a esas incógnitas estén ahí. Parten de una necesidad personal y luego acaban encontrando este formato enciclopédico.

¿Te ha preocupado alguna vez que ese espíritu analítico pueda ser acusado de dogmático?

Vivimos en un mundo tan dogmático y dictatorial que, en el fondo, lo que hago es bastante naif. En ese sentido, creo que soy honesto. No aspiro ni a predicar desde ningún pedestal académico ni desde ninguna objetividad. De lo que se habla en este libro es de algo delirante y hasta temerario, en el sentido que coge el formato de lo consensuado, de lo académico, y lo usa para darle la vuelta desde el prisma de una persona.

¿Te has planteado la posibilidad de que tu fórmula se agote?

Ahora hay una obsesión con la novedad, y es curioso porque todas las cosas realmente profundas ya se han formulado, la historia de la humanidad es muy larga. Como mucho, lo que vamos haciendo es reformular conceptos adaptados a la idiosincrasia de cada momento. Lo que sí me preocuparía es que el contenido fuese repetitivo, que no hubiese nada nuevo.

¿Hay en tu obra algo de desencanto?

Todo lo contrario. Sí creo que para entender el mundo hay que abrir los ojos y eso es algo doloroso, más en una sociedad como la actual, que probablemente no tiene parangón en cuanto a crueldad y violencia sistémica. Habría que pensar hasta qué punto nuestra sociedad y los medios desvían el foco sobre las cosas realmente importantes. Cuando lo único que importa es pasarlo chupi y tener muchos likes, que te echen un jarro de agua fría no mola nada. Pero para ser optimista y crear esperanza tienes que conocer el entorno que hay.

Portada


Unes el undergound americano con la tradición española del esperpento. ¿Cómo sucedió esta conexión?

El mundo ahora es una enorme coctelera. Vas a Albacete y hay un tío que te toca blues de la hostia o a Japón y hay uno tocando por bulerías. Las influencias en el mundo global son una cosa muy loca. Yo soy una víctima o un beneficiario más de esa mezcla.

¿Estamos viviendo un momento de cambio o solo es la resaca de la ilusión de cambio?

Estamos en un momento de cambio impepinable, lo vamos a ver durante las próximas dos o tres décadas. Hemos entrado de nuevo en la historia, frente a esta fantasía de Francis Fukuyama del fin de la misma. Además, estamos modificando las condiciones de vida en el planeta, lo cual va a poner a la humanidad contra las cuerdas. Hay dos cambios: uno es el colapso de la sociedad occidental y del mundo global, y otro es el que se atisba en España, que es que nos anticipemos a ese cambio para que cuando vaya sucediendo seamos los que llevemos las riendas.

Re: BRIEVA, Miguel

Nota Lun Oct 30, 2017 4:28 am
La gran aventura humana
Reservoir Books, 2017

Portada
(Tebeosfera | Lamansion-crg)



Introducción

    Un ensayo gráfico sobre la historia del hombre, por Miguel Brieva.
    Dicen que somos ocho mil millones de humanos, la mitad de los que nos han precedido desde que habitamos este planeta. Este dato coincide en el tiempo con sucesos de lo más inquietantes: cambio climático, gran extinción de especies, crisis energética, colapso financiero, apoteosis consumista, debacle de la creatividad, exaltación del individualismo, deterioro genético generalizado e inercia maquinal de las instituciones.

    De nuestra reacción a esta «tormenta perfecta» dependerá que exista un siglo XXI en el que merezca la pena vivir y, aún más importante, tras el que podamos sobrevivir como especie. Este libro, cruce de la mayor imprudencia teórica imaginable y del delirio visionario más temerario, quiere dar cuenta de por qué hacemos todo lo que hacemos. ¿De dónde viene esta lógica funesta de la que somos cautivos? ¿Y adónde podríamos llegar si fuéramos capaces de modificarla?

Comentarios y reseñas







Volver a Biblioteca

Antes de empezar, un par de cosas:

Puedes usar las redes sociales para enterarte de las novedades o ayudarnos a difundir lo que encuentres.
Si ahora no te apetece, puedes hacerlo cuando quieras con los botones de arriba.

Facebook Twitter
Telegram YouTube

Sí, usamos cookies. Puedes ver para qué las usamos y cómo quitarlas o simplemente puedes aceptarlo.